"La naturaleza es una fuente de inspiración para mí", Cecilia Coronal

Mayo 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción Gaceta

Cecilia Coronal, artista payanesa.

La consagrada artista payanesa acaba de instalar una réplica de su escultura ‘La gata en cintas’ en la Vía Cali-Palmira. GACETA aprovechó la ocasión para dialogar con ella sobre su dilatada carrera en las artes plásticas.

‘La gata en cintas’ es una de sus obras más populares, ¿a qué cree que se deba esa acogida?Fue un proyecto que lideró la Cámara de Comercio. Yo quise darle a esa gata un enfoque de coqueta salsera, pues era una de las novias de la escultura de El Gato, de Hernando Tejada. Entonces quise representar a esa caleña simpaticona que a diario en mis clases, como docente, suelo encontrar. Niñas muy lindas, adornadas con pulseras, llenas de color. De ahí surgió la idea. Lo interesante es la manera cómo la escultura ha calado en la gente, sobre todo en los niños, que se sienten identificados con esa sensación de alegría que genera; tal vez por eso sea tan popular. En verdad adoro a esa gata.Ya tiene tres de esas gatas coquetonas maullando por la ciudad…Sí, la primera está junto al Gato de Tejada; hay otra en el Instituto de Niños Ciegos y Sordos y también me parece muy bonita su presencia en ese lugar. Y ahora acabamos de instalar una en la recta Cali-Palmira, a la entrada de la ciudad, gracias a una invitación del Club Activo 20-30 Internacional de Cali. Fue un placer colaborar a este grupo de jóvenes que hacen una labor social y humanitaria muy linda con los niños y además me parece maravillosa la ubicación, pues les está dando la bienvenida a quienes llegan a la ciudad. Sus pinturas y esculturas están impregnadas de una gran alegría, ¿de dónde viene esa sensibilidad?Siempre he sido una persona optimista. Me parece que es una manera de contraponerse a tanta tristeza que hay en nuestro país. Por eso he optado por expresar ese positivismo en mis obras a través de la vibración del color y las abstracciones geométricas que genera una sensación de movimiento. Tal vez esta inclinación viene de la formación musical que tuve en mi niñez, además porque tuve una infancia muy feliz. A lo mejor hace que mis cuadros vibren tanto. Adoro mi carrera, me ha dado muchas satisfacciones.¿Cómo van surgiendo sus obras?La naturaleza es una fuente de inspiración para mí porque en ella pervive la abstracción. Una hoja me habla, la toco, la analizo, percibo su textura, lo mismo la madera del árbol o la misma superficie del lienzo, todo eso me lleva a tener una experiencia que estimulante para expresarme.¿Y cómo percibe la interacción que tiene el público con ellas?Hace unos años, por ejemplo, que expuse por segunda vez en el Museo Rayo de Roldanillo, cuando aún mi buen amigo Omar no había muerto, expuse mis obras durante el encuentro de Mujeres Poetas. Fue bonito: las participantes escribían en papelitos versos que surgían inspirados en mis obras; sentir que a estas señoras mis cuadros también les decían cosas me hizo sentir feliz. Un cuadro suyo fue expuesto en la retrospectiva con que el Mambo de Bogotá celebró sus 50 años de creado…Sí, estoy muy contenta. Ese cuadro lo hice cuando aún estudiaba en la Universidad Nacional y mi profesora de arte era Marta Traba, fundadora del Museo. Precisamente ella escogió esa pieza para incluirla en la exposición inaugural del Museo de Arte Moderno de Bogotá en 1963. Es el único cuadro en blanco y negro que he hecho, se titula ‘Trauma’. La obra surgió tras sufrir un accidente en una pierna; quise reflejar esa situación en la obra, es decir que el trauma no era asunto del cuadro, la que estaba traumática era yo. (Risas) ¿Qué recuerdos guarda de su maestra Marta Traba?Realmente era una verdadera profesora, muy entregada a sus alumnos. Ella nos ubicó a nosotros en el mundo del arte. Fue una crítica internacionalmente reconocida y ella hizo mi presentación para la beca que obtuve en el Royal Collage de Londres en 1969. Fue muy interesante, pues solo admitían a ocho alumnos y yo fui la única hispanoamericana en ser recibida. Yo me enteré de eso cuando estaba allá.¿Qué está haciendo ahora en su taller?Estoy preparando una exposición para una galería en Bogotá, el próximo año, pero tengo que encerrarme a trabajar y pensar despacio lo que voy a crear para esa muestra, ojalá lo logre.¿Qué les recalca a sus alumnos?Les digo que pueden investigar sobre todo lo que se hace de arte en el mundo aprovechando las nuevas tecnologías, pero que en últimas deben seguir su propio camino, no copiar.Usted ejerce como docente en la Universidad Javeriana, ¿qué opina de las nuevas generaciones de artistas?Pienso que hay un movimiento muy interesante. Yo dicto un curso abierto a estudiantes de diversas carreras y cada uno aprovecha su perfil profesional para expresarse. Incluso tuve el caso de un joven que estudiaba ingeniería a quien le gustaba el dibujo manga y terminó consiguiendo una beca para estudiar esta técnica en Japón.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad