La danza, música y humor del teatro colombiano conquista al público pequinés

Mayo 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:

El grupo de teatro colombiano de Univalle conquistó al público de Pekín, quienes disfrutaron de la representación de la obra 'Égloga de Plácida y Vitoriano', una historia de amor del español Juan del Encina.

La danza, la música y, sobre todo, el humor del grupo de teatro colombiano Univalle ha conquistado al público pequinés este viernes con el estreno de 'Égloga de Plácida y Vitoriano', una historia de amor del español Juan del Encina, dramaturgo contemporáneo de los Reyes Católicos, adaptada a nuestros tiempos."Son un Romeo y Julieta cien años más jóvenes y atados al PacÍfico colombiano", explicó el director de la obra, Alejandro González Puche, ante una sala expectante y con gente de todas las edades, mientras la co-directora, Ma Zhenghong, de nacionalidad china, traducía simultáneamente al mandarín.Ambos directores lo predijeron: "La gente se va a sorprender mucho, por la energía de la obra, su alegría", comentaron a Efe antes del espectáculo.Y fue así. Tras el primer 'Ni hao, Pekín' ("hola", en mandarín), los actores comenzaron a ganarse al público, a pesar de que la representación fuera en castellano en verso y los asistentes chinos tuvieran que apoyarse en las pantallas con subtítulos en mandarín dispuestas a ambos lados del escenario."No era mucho volumen. He podido seguir la historia perfectamente", afirmó un joven pequinés de 21 años a Efe, al acabar la obra.Como él, la mayoría salían de la sala aún dando palmas, con el trasfondo de la música que seguían entonando los actores en el escenario, donde algunos compatriotas presentes se atrevieron a subir para acompañarles."Es muy divertida. El baile y las canciones me han encantado", comentó a Efe una mujer china de 46 años.Aunque dramática en un principio, la historia de amor de Placida y Vitoriano transforma la tragedia en una comedia alegre con final feliz, gracias a la ayuda de dioses como Venus, Cupido o Mercurio, cuya presencia en escena desató innumerables carcajadas entre los asistentes."Los personajes mitológicos, la pasión y las historias de amor, gustan a los chinos", aseguraba la directora Ma Zhenghong antes del estreno.El vestuario de un elenco de artistas multicultural también cautivó a los chinos que permanecían atentos al desenlace de la historia, aunque la censura en el país asiático obligara a hacer algunos ajustes en las prendas."Nuestra Venus se ha tenido que poner más ropa que en otras latitudes", admitieron riéndose ambos directores de la obra.Sin apenas escenografía, la representación guía al espectador a través de carteles que sitúan dónde transcurre la trama."Usamos muchos carteles recordando la idea de Federico García Lorca de hacer un teatro ágil", explicó el director Alejandro González Puche.Y es que el problema del idioma quedó relegado gracias a las traducciones dispuestas pero, sobre todo, por la cercanía que transmitieron los personajes, que en repetidas ocasiones se acercaron al público e, incluso, dejaron que su Cupido repartiera uvas a los presentes."La clave es el formato alegre y musical. Eso hace que para los espectadores sea una obra atractiva", señaló a Efe el actor Jesús David Valencia, encargado de darle vida a Vitoriano.Aparte de la pareja protagonista, el rol de los campesinos refresca la acción dramática, ya que son "los que hacen alegre las situaciones", tal y como explica Roberto Garcés, quien encarna a uno de estos personajes.El Laboratorio Escénico de Univalle es el primer grupo de teatro colombiano que actúa en la capital china desde 1982, invitado al festival 'Meet in Beijing', uno de los grandes encuentros culturales de China, que celebra este año su XII edición y al que han podido asistir con la colaboración de la Embajada de Colombia en Pekín."Estamos muy ilusionados. Al igual que han viajado Romeo y Julieta durante muchos años, una pareja de amor clásica, nos causa mucha alegría que la nuestra, Plácida y Vitoriano, la más auténtica y bella del lenguaje español, llegue a China", destacó el director Alejandro González.Estos dos enamorados ya recorrieron una treintena de ciudades españolas y colombianas, intentando trasladar el teatro del pueblo "para el pueblo", a imagen y semejanza de García Lorca, señaló el director, quien se mostró emocionado de que el "sentir" sobre el arte de Lorca llegue a Pekín.Una de las primeras frases que se escucha en la obra deja ya claro su mensaje: "Un pueblo que no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad