La cuota caleña en el Ajazzgo

Agosto 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Por: Ricardo Moncada Esquivel / Periodista de Gaceta
La cuota caleña en el Ajazzgo

La agrupación Sango Groove participará de un conversatorio el 5 de septiembre, a las 10:00 a.m., en la Biblioteca Departamental.

Jorge Herrera & Friends, Sango Groove y Africali conforman parte de la cuota local en el Festival Ajazzgo. GACETA habló con sus directores, quienes soltaron sus notas con sabor a jazz.

La huella afroSiete músicos de diferentes orígenes, que tocan más de 35 instrumentos de todo el planeta, están detrás de la propuesta sonora de Africali. Una propuesta que para su director musical, Wildeman Muriel, es una mezcla de sentimientos melódicos, rítmicos y culturales. “El eje de nuestro trabajo lo constituye la afrodescendencia, no vista como un asunto de color de piel sino de un origen, que es común a todos, y como una huella sonora que nos marca”, dice.Los integrantes de la banda invitan al público a transitar por el amplio espectro de las músicas del mundo. Así, en sus presentaciones se siente las combinación de vibraciones que pueden ir del reggae, a la salsa, el hip hop, el rock o la bossa nova. “En ese viaje sonoro el público puede entrar en un estado de euforia y disfrute”, asegura su director.Y eso se refleja en las actuaciones en vivo de este grupo en el que todos los músicos están en movimiento constante. “Hay distintos tipos de conversaciones instrumentales, como los solos, pero también surge una comunicación interna en cada canción en la que los instrumentos se respetan unos a otros y que sabe cuando el mensaje se necesita resaltar. Es un juego de sutilezas dentro de una festividad, de eso se trata lo que hacemos”, agrega el director.Pero también es una música que contiene la manera en que los integrantes del grupo asumen la vida. “Nuestras canciones contienen mensajes como la necesidad de rescatar a los niños de la guerra, contra las minas antipersona o todo aquello que divida, genere límites, que impida que compartamos y nos integremos”, asegura.Creada en 2007, el grupo está integrado por Jalier Torres, percusionista; el argentino, Marcelo Martínez, director de percusión; Francisco Vásquez en el saxofón y la voz; Patricia Castillo, en voz y percusión; Mauricio Trujillo, vientos y voz, y Alejandro Bastidas, es bajista.Latin Jazz caleñoReconocido por ser el director y productor de la Orquesta La Misma Gente, el músico vallecaucano Jorge Herrera lleva varias décadas incursionando en los sonidos del jazz latino. Este bajista y percusionista, egresado del Conservatorio Boys Harbor de Nueva York y que ha recibido distinciones como ciudadano de honor de Nueva Orleans por su talento musical, comenzó a experimentar con la descarga y la improvisación en la década del 80, junto al maestro Jaime Henao, con quien hizo parte del grupo Areíto. La banda seguía la senda de grandes exponentes del género como Mongo Santamaría e Irakere. Posteriormente, en compañía de músicos como Larry Joseph, otro protagonista de la escena jazzística caleña, conformó Barrio Jazz Quarter, que retomó piezas estándar del jazz interpretadas al estilo latin jazz.En ese punto de su experiencia, entre el 2008 y 2009 surgió su proyecto Jorge Herrera & Friends. Fue entonces cuando el músico comenzó a darle rienda suelta a sus inquietudes componiendo y haciendo sus propias arreglos e incursionando como solista.El resultado de esta experimentación se verá en el álbum que lanzará a finales de agosto con el sello británico All Latin Music y que será presentado oficialmente en Ajazzgo. “Estoy experimentando una nueva sonoridad. Generalmente en el latin jazz la melodía la tiene una trompeta, un saxo, un grupo de instrumentos de viento o el piano. Hago una combinación con una trompeta, un trombón y la guitarra bajo, la cual interpreto, haciendo la tercera voz. Ese es el rasgo particular de esta propuesta”.La agrupación está conformada por los músicos caleños Diego Giraldo, en la trompeta; Luis Bernardo Vélez, en el bongó; Juan Manuel Murillo, en las congas; Sarli Katerin Delgado, en el contrabajo, y Giovani Caldas en el piano. Junto a ellos está el peruano Carlos Latoche en el trombón.Herrera resalta que es un equipo en donde cada uno encierra maestría en su oficio. “Si bien como Jorge Herrera and Friends llevamos poco tiempo, desde hace muchos años hemos venido tocando juntos en estudio y en tarima. En ese tiempo hemos escuchado y analizado mucha música y tenido momentos para la descarga y la improvisación. Eso hace que cuando estamos en tarima tengamos la sensibilidad para saber cómo vamos a expresarnos, cómo vamos a improvisar y quién va a hacer el solo en un momento determinado. Y eso hace que se sienta la diversión que significa para nosotros hacer lo que hacemos”.Para Herrera “Trabajar en el medio salsero ocupa mucho mi tiempo y eso hace que, de cierta forma, le de largas al proyecto de jazz. Pero cuando aparece Diego Pombo y nos pone fecha y hora para el Festival es motivo suficiente para volver a él”.Sopa con afinqueEl año pasado, durante un jam session que el músico Víctor González suele organizar con un grupo de amigos, decidieron hacer un encuentro de descargas musicales mezclando el jazz, la marimba y los ritmos del Pacífico. El resultado de aquel experimento se convirtió en el germen del concepto musical de Sango Groove, una banda que se define como una “mezcolanza, sancocho, un encuentro con el legado del mestizaje afroamericano, un recorrido musical por África, New Orleans, Quibdó y Cali”.González, un joven e inquieto músico caleño, que fuera pianista y arreglista del grupo Ancestros, ganador del Festival Petronio Álvarez, explica que el sonido de la banda retoma múltiples influencias que han ido recogiendo él y los integrantes de la agrupación a lo largo de sus trayectorias personales.“Con el grupo Ancestros tuve oportunidad de viajar a un Festival en Austin, Texas, donde vi una banda de vientos al estilo Nueva Orleans y de alguna manera sentí que tenía ese mismo espíritu que percibía en los remates de la Calle del Pecado, en los días del Petronio, con las chirimías. Entonces me pareció interesante experimentar con esos sonidos del jazz, del afrobeat con el funk, el blues con el sabor del Pacífico, con toda esa frescura de la raíz musical africana”.De ahí el nombre de la banda. “La palabra Sango tiene varios significados, se dice que deriva de un vocablo quechua, pero también significa sopa, sancocho. Es, además, una lengua africana y se relaciona con Changó, el dios oricha. Mientras que Groove es un término del swing americano que se relaciona con lo que llamamos afinque. Y es que lo nuestro es eso, una sopa con afinque”.La banda está conformada, además, por el francés Walter Mendoza en el saxo tenor; los caleños Jeffry Obando, en el bajo; Heriberto Bonilla, voz, marimba y percusión; Sebastián Blackburn, en la batería; Cristian Muñoz en la trompeta; y el bogotano Brayan Campaz en el saxo barítono. “Somos un reflejo de lo que es Cali, pues tenemos diversas raíces étnicas, un hervidero de ideas y de encuentros”, asegura el director.Dentro del repertorio que esta joven banda presentará en Ajazzgo hay versiones clásicas del jazz interpretadas con los aires del Pacífico. “Pero también piezas del foclor del Litoral, recargadas de jazz, afrobeat y funk al estilo Sango Groove. También estamos preparando música inédita con influencias del blues y afrobets, pero con armonías de bamabazú. Nuestra música es producto de esa simbiosis de cultura y es un reflejo de lo que sentimos y lo que somos”.Para ellos, Ajazzgo “Es un espacio que permite divulgar propuestas como la nuestra y de tantos otros grupos y músicos en la ciudad que están realizando fusiones muy interesantes. Es la oportunidad también de encontrarnos con otros grandes músicos, como Gonzalo Rubalcaba o Paquito D’Rivera, y eso es para nosotros un gran honor”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad