La caleña Caty Cucalón fue seleccionada para la XI Bienal de Florencia, Italia

La caleña Caty Cucalón fue seleccionada para la XI Bienal de Florencia, Italia

Septiembre 29, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Ángela María Collazos / Reportera de El País
Caty Cucalón

Caty Cucalón fue seleccionada entre más de 2500 artistas para estar en la Bienal de Florencia.

Oswaldo Páez / El País

Caty Cucalón creció entre trazos de lápices y pintura. Desde muy niña encontró en el papel su vocación artística, la que la llevaría por un camino de aprendizaje en el que desarrollaría la obra que hoy la tiene ad portas de tomar un vuelo hacia la fascinante ciudad de Florencia, en Italia, un lugar con el que todo artista sueña, que respira arte por donde se le mire, cuna de grandes personalidades del arte desde el Renacimiento.

Caty salió seleccionada entre más de 2500 artistas del mundo para participar en la XI Bienal de Florencia, que se llevará a cabo en la histórica Fortezza da Basso del 6 al 15 de octubre. Unos 600 artistas dedicados a la pintura, las artes visuales, obras en papel, fotografía, digital art, video art, mixed media e instalaciones, estarán compitiendo por el premio Lorenzo il Magnífico, luego de ser evaluados por un jurado internacional, compuesto por académicos, historiadores y críticos del arte.

Para esta versión la bienal tiene como objetivo contribuir a imaginar un futuro en el que la creatividad y la sostenibilidad sean principios inspiradores de un ecosistema artístico y cultural, acorde a un mundo respetuoso con la naturaleza.

Caty Cucalón habló con El País sobre la obra que tiene su sello y con la que pretende dejar en alto no solo su nombre sino el de su ciudad natal.
Cuéntenos un poco acerca de su trayectoria.

Desde que tengo recuerdo de mí misma la pintura y el dibujo hacen parte de mi vida. A medida que fui creciendo quise aprender la técnica, así que estudié con el maestro Bernardino Labrada en la Academia Labrada. A pesar de que me he perfeccionado para tener argumentos técnicos, he querido cuidar mucho la creatividad. También estuve un tiempo con el maestro Mario Gordillo, con quien hicimos grabados, acrílico y punta seca. Y con Liliana Villegas, con quien hice talleres de arte contemporáneo. De ahí en adelante todo ha sido oficio, de estar en el taller muchas horas haciéndole. Ya llevo 25 años dedicada al arte.

¿Cuáles son los desafíos a los que se enfrenta como artista?

Mi desafío en cada obra es decir algo más allá de lo que muestro a través de lo icónico y lo plástico, que la fuerza expresiva de la obra se transmita a través de ambos. Me encanta que el contenido de la obra juegue con lo denotativo, es por eso que para mí los títulos son un elemento más de la obra, hacer que el lenguaje sea un elemento más, en este caso los títulos que transmiten información al observador no solo de una manera literal sino también figurada y con doble sentido.

¿Cómo llegó a ser escogida para la bienal?


Contemporary Art Projects, la galería que me representa en Miami, presentó mi obra al comité de selección de la bienal. Y luego del proceso de selección me avisaron que les había interesado mi obra y que querían que viajara.

¿Qué obra mostrará ante el jurado?

Voy a llevar un tríptico de un trabajo que vengo realizando en los últimos cuatro años con tapas industriales que he usado como soporte para crear. Son latas que me han parecido fascinantes, que me he encontrado en todas partes, con diferentes colores y texturas, y sobre ellas hago mis obras. La idea siempre ha sido crear sobre la materia aparentemente perdida e intervenir las huellas que el tiempo ha precisado. He querido creer que ese tiempo de vida de estas tapas no se ha terminado y entrar en un diálogo con ellas; hacer una alianza entre la historia de la lata y lo que yo le aporto con mi narrativa visual. Es un trabajo que tiene que ver con la temática de este año de la bienal: cómo se conjuga en armonía la naturaleza con la creatividad y la sostenibilidad.

Entonces usted le apostó al reciclaje...

La idea es que cada artista presente desde su punto de vista creativo lo que quiera y en el soporte o material que quiera. En mi caso fue perfecto, porque en los últimos cuatro años mi soporte ha sido la lata, es decir, trabajar con material perdido, convertir en arte algo que ya no tiene vida, uso o importancia para unas personas, convertirlo en una pieza diferente, mostrar con mis ojos, de una manera distinta, algo que está desechado por la vida misma. No es solo proponer lo visible sino proponer otros universos posibles.

“Mi desafío en cada obra es decir algo más allá de lo icónico y lo plástico, que la fuerza expresiva de la obra se transmita a través de ambos”

¿Y exactamente de qué se trata la obra?

El tríptico se llama ‘Cuánto vale escucharte’. Cada tapa tiene un rostro de hombre, e individualmente tiene un título. La primera se llama ‘La otra cara de la moneda’, en la que se aprecia una moneda de mil pesos; la segunda, ‘Está encandado’, en la que se ve un hombre con un candado en la boca; y la tercera, ‘Sin volumen’, que muestra un hombre en blanco y negro.

Todas están ligadas y cada una cuenta una historia visual. La última tendrá un parlante que va a tener sonido en el que se escucharán voces de distintas personas, en todos los idiomas, se escucharán sonidos de la naturaleza, la tierra rugiendo, de repente el Papa estará hablando o algún presidente del mundo.

¿Y qué historia quiere contar con esta obra?

Nunca explico el sentido de mis obras porque cada espectador, a través de las narrativas y los títulos, se transporta a un universo y llega a hacer una reflexión propia. Pero, básicamente, es un llamado de la tierra sobre lo que está sucediendo en el mundo; qué es lo que me quieres decir, cuánto vale que escuches el llamado de la tierra, cuánto vale que escuches a una persona afectada, un niño llorando, el amor, la guerra. Todo tiene un sentido social, religioso, sin polarizar en muchos temas, pero que tendrá que hacer reflexionar a quien pase por ahí.

De Cali para Florencia

El tríptico que presentará Caty Cucalón se llama ‘Cuánto vale escucharte’ y consiste en tres tapas que tienen un rostro de hombre. La primera se llama ‘La otra cara de la moneda’, la segunda, ‘Está encandado’ y la tercera ,‘Sin volumen’. La última tendrá un parlante en el que se escucharán voces y sonidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad