La argentina que se lució con su arpa en el Festival de Música de Cartagena

La argentina que se lució con su arpa en el Festival de Música de Cartagena

Enero 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, enviada especial a Cartagena
La argentina que se lució con su arpa en el Festival de Música de Cartagena

La arpista argentina María Luisa Rayán, quien brilló en el VI Cartagena Festival internacional de Música.

María Luisa Rayán recibió los mejores comentarios en Cartagena, por su interpretación de la obra del colombiano Nicolás Prada.

Tuvo el reto en el pasado VI Cartagena Festival Internacional de Música de estrenar a nivel mundial una obra encomendada por la organización del evento al joven talento nacional Nicolás Prada Díaz. Él escribió ‘Tres Reflexiones sobre Músicas Populares Colombianas sólo para Arpa’ partiendo de temas muy populares en nuestro país: Colombia Tierra Querida, de Lucho Bermúdez; La Múcura, de Crescencio Salcedo y A mi Dios Todo le Debo, de Joe Arroyo. La interpretación magistral que hizo la argentina María Luisa Rayán de esta obra mereció los mejores comentarios y el pasado jueves, en la capilla del Hotel Charleston Santa Teresa, fue despedida con vítores que retumbaron en el recinto. Identificar algunos acordes en arpa de reconocidísimos temas orgullo de los colombianos, a la vez, fusionados con notas que los hicieron sentir novedosos, fue una experiencia electrizante para el público.¿Cómo fue asumir este gran reto? Hice un poco de investigación, estuve escuchando las canciones en su forma más popular. Recibí la partitura y fue muy bien escrita, no hubo que hacerles grandes cambios porque Nicky (Nicolás) la escribió muy bien. Era la primera vez que él escribía para arpa, fue un reto para él también. Entonces por mi parte era entender realmente lo que él había escrito, lo que quería y qué es esa música colombiana que él estaba tratando de expresar.¿Se sintió satisfecha con su actuación? Por supuesto yo interpreto el repertorio de música clásica hecha para el arpa, pero también disfruto esta fusión de música clásica con los ritmos folclóricos colombianos, me dan hasta ganas de bailar (risas), llevo un poco de ritmo con los pies, aunque a veces se escucha, pero es que me compenetro mucho con la música (risas).¿Qué comentarios escuchó luego de su presentación?En el concierto escuché vítores en la parte de atrás, había mucha gente que se emocionó, es una música que le llega al alma y hubo otras personas que, aunque no son colombianas, les gusta este tipo de música y la entienden. Eso me dio gran satisfacción.¿Qué sabía del Cartagena Festival Internacional de Música?El año pasado estuve como artista invitada, éramos dos arpistas, una chica de EE.UU. excelente que hizo la mayoría de los conciertos y yo me dediqué más a enseñar. El festival es muy conocido, en tan sólo seis años ha establecido una gran reputación en todo el mundo, por eso para mí es un honor participar aquí. Siempre traen artistas de excelente nivel.¿Por qué se inclinó por el arpa?Creo que el arpa me escogió a mí. Estábamos visitando la escuela de música de mi ciudad y la profesora me pidió para sacarme una foto y ahí comenzó todo. Comencé a tocar a los 6 años y a concursar a los 9. A los 11 fui seleccionada para tocar en el Foro Mundial de Comercio en Davos, Suiza, a beneficio de Unicef. Y se me abrieron muchísimas puertas.¿Como cuáles?Por ejemplo, la señora que me prestó el arpa en Suiza, pues yo no tenía, mis papás no me la habían comprado por grande, costosa y porque no se conseguía fácilmente, se convirtió en mi hada madrina. Me hizo miembro de la Asociación Mundial de Artistas y a raíz de eso conocí a muchas personas, entre ellas a quien luego sería mi profesora en EE.UU. Esta señora suiza me regaló un arpa que me llegó a los tres meses del concierto en Davos. Fue una gran sorpresa: al final de una cena me dan una llave para que vaya a recibir un cajón enorme: ¡en él estaba el arpa que me habían mandado! Fue espectacular.¿Como profesora de arpa es tan dulce como el sonido de su instrumento?No soy para nada dulce, porque esto requiere de mucha concentración. A veces enseño varias horas seguidas y termino exhausta, porque me entrego mucho. La enseñanza para mí resulta gratificante.El arpa es un instrumento grande. ¿Siente dolor físico por la posición al tocar?Lo más común en los músicos es la tendinitis en las manos, por suerte no la he tenido, porque si estoy practicando muy entusiasmada y veo que mis manos empiezan a cansarse paro. Si uno no toma un descanso empieza el dolor de espalda. Si todo lo hace bien, no hay mayores inconvenientes. Lo mejor es tocar, practicar y levantarse frecuentemente a descansar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad