"Joao Gilberto forjó mi camino musical": Rosa Passos

Agosto 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Por: Daniel Mariscal / Especial para El País

Imperdible será el concierto de Rosa Passos en Cali, el próximo 5 de septiembre.

Entrevista. Considerada por los aficionados como la versión femenina de João Gilberto, Rosa Passos es una de las estrellas invitadas al Festival Ajazzgo que se inicia el 4 de septiembre. “Estoy contando los días para llegar a Cali”, dijo.

Hay algo fascinante en la música brasileña. Quizás sea la sugerencia de lo tropical, que es inherente a lo misterioso y lo sensual, como la lengua portuguesa, donde un simple giro de una frase, un silencio o la articulación fresca de un sonido vocal puede convocar sucesivamente sentimientos que no requieren traducción. El bossa nova brasileño es un subgénero de la samba y del jazz que constituye, junto al jazz afrocubano, una de las dos principales ramas del jazz latino.Y si hablar de bossa nova y de la música popular brasileña en la actualidad se trata, es paso obligado hablar de una bahiana dueña de un swing extraordinario: Rosa María Farria Passos, más conocida como Rosa Passos. Cantora, guitarrista y compositora, nacida en la mítica ciudad de San Salvador de Bahía, nordeste brasileño, el 13 de abril de 1952, Rossa es considerada como la versión femenina de João Gilberto, el máximo compositor e intérprete del bossa nova, junto a Tom Jobim y Vinicius de Moraes. Al igual que su maestro, Rosa posee un toque de guitarra preciso y sensual, una voz dulce y afinada, comparada por igual con grandes como Elis Regina o Ella Fitzgerald.Su simpatía y creatividad la han convertido en una de las mayores estrellas de la música popular brasileña moderna, con influencias del jazz y la samba. En sus grabaciones y conciertos han colaborado músicos de la talla de Ivan Lins, Chico Buarque, Paquito D’Rivera, Yo-Yo Ma, Toots Thielemans y Ron Carter.Desde 1995 viene realizando giras por Estados Unidos, Europa y Japón con un extenso repertorio de temas propios e interpretaciones de clásicos como Gilberto Gil, Djavan, Dorival Caymmi, Ary Barroso, Edu Lobo y otros grandes referentes de la música popular brasileña.Por ello, debemos sentirnos honrados y felices por la próxima visita de Rosa Passos a Cali, quien ha sido invitada este año al XIII Encuentro de Creadores de Jazz Fusión y Experimental Ajazzgo. Desde Brasilia, antes de su arribo a la ciudad, este es el diálogo que sostuvimos con ella. Rosa, a los 3 años usted comenzó a tocar el piano. Pero luego descubre la guitarra española. ¿Cómo fue este desarrollo musical tan temprano en su vida?Siempre creí haber nacido con una misión musical. Mi facilidad y atracción por la música se manifestó desde muy pequeña, escuchando y siguiendo a mi hermana mayor que estudiaba piano. No tuve ninguna duda y, fascinada, tuve mi primer acercamiento a un instrumento musical, lo que fue una alegría y orgullo para mi papá. Enseguida ingresé a la escuela de música Santa Cecilia de Bahía, donde 5 años después me gradué con honores, ya que tenía las notas más altas de toda la academia de música. Esto -creo- comprobó y afianzó mi idea de que tenía una finalidad musical para desarrollar en esta vida.El bossa nova es hoy uno de los géneros más representativos del Brasil en todo el mundo; no solo grandes músicos y compositores como Antonio Carlos Jobim, Joao Gilberto o Vinicius de Moraes crearon este género en los años 50, sino que en la actualidad son muchos los músicos que lo interpretan. Sin embargo, Rosa Passos le ha dado un estilo distintivo, podríamos decir único, admirado en el mundo del jazz. ¿Cómo llega usted a desarrollar ese estilo tan particular?Primero, hice un cambio muy radical en los instrumentos, que fue pasar del piano a la guitarra clásica española, al violao. Y luego, cuando oí por primera vez la música de una novela que se llamaba ‘Orfeo de Carnaval’, donde escuché ‘A felicidade’, un clásico de Tom Jobim y Vinicius de Moraes, interpretada por Joao Gilberto, quedé fascinada. Esto me contagió muchísimo, y descubrí que mi instrumento no era el piano, y sí la guitarra. Seguí escuchando mucho a Joao Gilberto; el pasó a ser una figura central en mi vida, y me fue forjando mi camino musical. De él aprendí la forma de cómo se cantaba el bossa nova, y aprendí que en la música popular brasileña, “El bossa nova es primo del jazz”. El jazz era la música que mi padre me ponía a escuchar durante mi infancia, así que fue un paso fácil de dar, y muy tranquilo, para llegar a este estilo de cantar e interpretar. Su última producción discográfica se llama ‘Samba Dobrado’ con canciones del gran compositor Djavan, un artista nacido en Maceió, Alagoas, Brasil, quien ha descrito su música como noble e integral. “Rosa es un clásico”, se le escuchó decir. ¿De dónde nace la idea de este disco?Siempre canté muchas canciones de Djavan en muchos de mis discos, entonces ahora quería hacer un homenaje a su obra, así que organicé con mi director musical, Lula Galván, la elección de sus canciones más clásicas pero también las más modernas. Djavan acompañó todo el proceso de producción y grabación de este disco, y quedó encantado con el resultado. Su repertorio es muy extenso, así que es posible que algún día, más adelante, podamos realizar un ‘Samba Dobrado II’ donde se incluirían las canciones que han quedado por fuera en este disco homenaje. Este álbum se lo dediqué a mi hija mayor, ya que desde muy pequeña ella adora la música de Djavan. El resultado del disco ha sido tan bueno que en todos los sitios donde lo presento ha sido muy bien recibido. Espero repetir esa experiencia en la ciudad de Cali.Rosa, saliendo un poco del tema músical, y entrando en su mundo espiritual ¿qué visión tiene de la reciente visita del Papa Francisco a su país?Yo estuve encantada de su visita al Brasil. Soy devota de San Francisco de Asís desde hace mucho tiempo, también porque soy aficionada a los animales: tengo cinco perros y cuatro gatos en mi casa. Me ha llamado mucho la atención la humildad y sencillez del Papa; se percibe en él un corazón limpio. También me gustó mucho su campaña de llevar la paz, el amor, la comprensión, empujando a la juventud a participar ayudando más a los desprotegidos. Quedé inmensamente feliz de poder ser testigo de esta visita a mi país.Rosa, ¿qué referencias tiene de la música y la cultura de Cali en particular?Me disculpan, conozco muy poco. Tengo una ansiedad muy grande de conocer Cali, tengo amigos colombianos en Brasil y tengo amigos brasileños en Colombia. Esta va a ser una gran oportunidad de interiorizarme de su cultura.Sin duda alguna, su presentación en el Ajazzgo será un momento estelar pues disfrutaremos en vivo y en directo de una de las máximas figuras que tiene el bossa nova y la música popular brasileña a nivel mundial. ¿Qué nos puede adelantar, Rosa, de lo que el público caleño vivirá el próximo 5 de septiembre?Los clásicos de la MPB y el homenaje a Djavan ‘Samba Dobrado’ serán el eje del concierto. Es la primera vez que me voy a presentar en Cali, es cierto. Anteriormente he cantado en Bogotá, Barranquilla y Manizales, y fue maravilloso, un público muy cálido. Adoro cantar en Colombia porque el público colombiano es muy cariñoso, muy alegre y muy musical, porque entiende la música brasileña. Ya he cantado en distintos festivales y no tengo ninguna duda de que en Cali tendremos un encuentro muy feliz con la música popular brasileña.Así que envío un mensaje al pueblo caleño: vamos, mis músicos y yo, con el corazón lleno de amor, lleno de musicalidad, para pasar un momento de mucha alegría en el Ajazzgo; vamos con los brazos abiertos para todos. Después del show, esperamos tener un encuentro cercano con el público para saludarlos, sacar fotos, firmar discos, hablar con todos, ¡estoy contando los días para llegar a Cali!

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad