Jacques Sagot, el invitado especial de la Filarmónica de Cali este jueves y viernes

Marzo 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Jacques Sagot, el invitado especial de la Filarmónica de Cali este jueves y viernes

El costarricense Jacques Sagot ha tocado para casi todos los presidentes latinos. "Todavía no le he puesto música a ninguno de mis cuentos, pero sé que ello algún día ocurrirá", dice.

El solista invitado de la Filarmónica de Cali es pianista, cuentista, traductor y columnista.

Jacques Sagot es una caja de música y una caja de sorpresas: de sus dedos pueden salir las más sublimes notas musicales, los más intrigantes cuentos o los más urticantes artículos periodísticos. Y aunque no canta, cuando está ante una cámara o un micrófono, de su boca brotan comentarios de música... ¡o deportivos!Es pianista pero parece el hombre orquesta, y tampoco se anda con remilgos para sentarse a charlar cuando la ocasión lo amerita. Ese es, a grandes rasgos, el solista invitado por la Filarmónica de Cali para sus conciertos de jueves y viernes santo, hoy y mañana, en el Teatro Municipal, con entrada gratuita, a las 5:00 p.m.Junto con este costarricense de ancestros franceses, estarán la soprano antioqueña Beatriz Mora y en la dirección el maestro Irwin Hoffman, para interpretar gran repertorio.Sagot (Costa Rica, 1963), es doctor en artes musicales de la Rice University, con maestría en interpretación pianística de la Universidad de Arizona. Es Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia. Ha publicado nueve libros de cuentos; prologó y tradujo al inglés ‘Intimate Frida’, biografía de Frida Kahlo, y escrito mil artículos de opinión en diarios de su país. Además, fue embajador de Costa Rica ante la Unesco y productor de programas televisivos y radiales. Ah, por si se olvidaba, es destacado pianista. Por esto último está en Cali:¿Quién lo invitó a tocar en esta ciudad?El maestro Hoffman. Yo toqué por primera vez con él en 1987 y he tocado con él en varias partes, ahora en Cali. La ciudad me tiene encantado por la belleza arquitectónica del centro y la calidez de su gente.¿Desde cuándo empezó a balancearse entre la música y la literatura?Siempre quise hacer las dos y en ambas tengo compromisos ineludibles: todos los días tengo que tocar el piano y escribir. No puedo dar prelación a ninguna. Como musas ambas son celosas, pero nunca he tenido dilemas vocacionales, ni dudas. Como pianista es uno; como escritor es cuentista, columnista, traductor... El placer que me da la literatura es diferente del que me da la música: los escritos perduran, pero la música dura mientras se toca, y no puedes corregir.¿Qué Ravel mostrará en los conciertos?Un Ravel íntimo, susurrado, contenido, elegante. Se que su concierto para piano no es música sacra, pero en el segundo movimiento hay algo de misticismo.¿Ya pasó la tormenta que causó su columna sobre las nalguitas de Shakira?(ríe). ¡Cómo es posible que de tanto que he escrito, aquí me recuerden por eso! Eso me pasa por meterme con un ídolo popular.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad