Jacobo Vélez presenta su nuevo disco

Marzo 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
Jacobo Vélez presenta su nuevo disco

El disco está inspirado en su bisabuelo, un mulato del barrio Obrero de Cali que se fue de polizón desde Buenaventura hasta New York, con el sueño de crear una orquesta de música latina.

El próximo 5 de marzo en el Centro Cultural Comfandi será presentado el nuevo disco ‘El Callegüeso y su mala maña’, un trabajo del compositor caleño junto al grupo La Mambanegra.

Jacobo, ¿cómo surge este nuevo trabajo discográfico?El Callegüeso fue detonado por un encuentro con una historia que tiene ver con mi bisabuelo, que se llamaba Tomás Rentería. A él le decían ‘el Callegüeso’ y tenía una orquesta en Nueva York que se llamaba la Mambanegra. Gracias a esa historia contada por mi abuela y a unas entrevistas que hicimos junto a Julia Díaz, en el 2012 logramos reconstruirla con la idea de hacer algo de salsa. Y bueno, aquí está el resultado, un disco que se llama ‘El callegüeso y su mala maña’.Usted viene de hacer música del Pacífico, fusiones con música del Pacífico. ¿Cómo fue el cambio?No solo del Pacífico sino también del Atlántico con la Mojarra Eléctrica. Y fue una época bien interesante porque estuve viviendo y desarrollando mi música durante 12 años en Bogotá. Fue toda una escuela. Pero pasó algo después y es que me fui conectando de nuevo con el sonido caleño, el sonido de la salsa, y me empezó a rondar en la cabeza la idea de hacer algo con ella. Sentía la necesidad de volver a mis orígenes caleños. ¿Y cómo se ha sentido trabajando en Cali?Cocinar música en Cali es muy diferente a cocinar música en Berlín o en La Habana o en Nueva York. Hacer música aquí es como cocinar con fogón de leña y poder preparar un ‘pusandao’ con influencias del Chocó. Me he sentido muy bien. Y este disco me ha hecho entender cosas internas musicalmente, sobre todo de cómo funcionan las claves. Ha sido un aprendizaje del oficio de componer, arreglar y producir. ¿En cuál de estas facetas se siente mejor?No me considero ninguna de las tres porque no me interesan las etiquetas. Yo me siento y hago canciones, eso es todo. He grabado más de 40 canciones mías. Quizás por eso siento que la definición que mejor me resume es la de ser un amante de acomodar sonidos en el tiempo. ¿Qué vamos oír en este nuevo disco?Son diez canciones en las que la fuerza de gravedad la tiene la salsa neoyorquina. Pero con una diferencia: aunque en el formato que se utiliza en vivo se reemplaza el timbal por el bongó, que son muy característicos de la salsa neoyorquina, yo lo que hago es que lo reemplazo por una batería que es más salsa cubana. Por otro lado, tengo barítono, trombón y trompeta. Esa es la mezcla de la banda en vivo, aunque en el disco sí hay timbales y trombón, además de la batería, así que siento que está muy bien, un poco de Nueva York, un poco de Cuba y un poco de funk y de hip-hop. Y en últimas, tengo que decirlo, África está presente, eso no lo puedo negar. ¿Cómo es eso de que anda oyendo a Mozart últimamente?Estoy haciendo unos arreglos para una presentación en el teatro Julio Mario Santodomingo, invitado para una presentación en la que se invitan a músicos a hacer interpretaciones de clásicos. Y adivinen que hice: ¡pues una salsa! Y terminé enamorado de su música.¿Quiénes están invitados en este disco nuevo?Tenemos invitados de lujo: los percusionistas Wilson Viveros y Dénilson Ibargüen; La trompetista holandesa Maité Hontelé, el cubano Yasek Manzano en la trompeta y nadie menos que eddy Martínez, una leyenda viva del Jazz Latino que fue arreglista de la Fania All Stars.DATO CLAVE.El disco está inspirado en su bisabuelo, un mulato del Barrio Obrero de Cali que se fue de polizón desde Buenaventura hasta Nueva York, con el sueño de crear una orquesta de música latina, con tan mala suerte que antes de llegar a Cuba lo arrojaron al mar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS