'Inocentes', una película de Anne Fontaine? basada en hechos reales

Julio 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez* Especial para GACETA.
'Inocentes', una película de Anne Fontaine? basada en hechos reales

‘Inocentes’ es una producción francesa dirigida por Anne Fontaine que transcurre en Varsovia en días de postguerra en 1845.

La vida en Polonia no puede ser más dura. Termina el año de 1945 y el invierno arrecia en una Europa arrastrada por el hambre y la desolación. Entre las ruinas de Varsovia, los huérfanos juegan mientras la Cruz Roja francesa hace presencia atendiendo a los últimos heridos que permanecen  en la zona.  Entre sus miembros está Matilde, una enfermera asistente que por esas cosas de la vida es contactada por una monja quien le pide que la acompañe a su convento para atender a una paciente que ellas cuidan.   

La joven va a la brevedad y empieza a atender una mujer que acaba de dar a luz. La madre superiora le informa que apenas  la conocen y que la están ayudando porque fue rechazada por su familia.  Matilde tiene que improvisar como mejor puede y con los pocos recursos que tiene a la mano interviene a la mujer y ayuda a que su bebé nazca por medio de una improvisada cesárea.  Tras el procedimiento, la mujer necesita atención y Matilde se propone seguirla cuidando hasta que  recupere su salud.  La madre superiora le aclara que eso no es necesario, y le permite que permanezca alejada.  Matilde sin embargo no puede hacerlo, por encima de todo está su sentido del deber y con la ayuda de la misma joven novicia que la contactó se las arregla para ingresar al convento en momentos en que pueda pasar desapercibida.  

Estando allí, y por accidente, descubre que una de las monjas se encuentra embarazada, y después otra y otra más. La madre superiora debe confesarle toda la verdad. “Cuando la guerra terminó para unos, empezó el infierno para nosotras”, le dice y le explica cómo fueron víctimas de las vejaciones de los soldados del ejército ruso que asaltaron el convento y se instalaron allí, incluso durante varios días, en los que las  abusaron como quisieron. 

El evento dejó más de siete embarazos que ahora han empezado a llegar a su término y que ninguna, ni la madre superiora, ni la asistente médica saben cómo van a enfrentar.  El debate que envuelve a las religiosas es grande, no se trata solo de superar el evento traumático, sino de mantener oculto su secreto porque si la Iglesia se entera de la situación que allí ocurre, pueden clausurarles el convento.   A partir de este momento Matilde  decide ayudarlas, incluso arriesgándose frente a sus jefes.  

De esto va ‘Inocentes’, una película dirigida por  Anne Fontaine (‘Cocó antes, de Chanel’, 2009) está basada en hechos reales y, por lo mismo, se construye con lujo de detalles permitiéndonos explorar la cotidianidad de estas religiosas atormentadas por el peso de un pecado que aunque no fue buscado sí pesa y… ¡de qué manera!  

Para estas mujeres resulta imposible no sentirse merecedoras del infierno por haber roto sus promesas divinas y haber sido objetos de aquellos hombres.  Y en medio de tanto dolor el silencio y la rutina se imponen como un manto que todo lo cubre, después de todo nadie sabe qué pasa de puertas para adentro en aquel convento en el que solo pueden entrar unos cuantos. 

Por eso la intromisión de Matilde, una mujer que se define atea, resulta tan inexplicable para muchas, pero tan necesaria para todas.  Y con ella, nosotros, que empezamos a comprender la negación como la única respuesta certera a lo inexplicable, el miedo como el mejor refugio de lo imperdonable y la resignación como el mejor antídoto al dolor del pasado. 

Fontaine nos pasea entre los muros de aquel convento, aguardando el momento preciso, inevitable, al nacimiento de estos niños.  Afuera se mueven las mareas propias de la postguerra más dura de la historia.  Polonia se reparte desde afuera  y sus nuevos dueños establece sus propias dinámicas, unas en que estos niños no tendrán oportunidad ni sus madres volverán a ser castas como lo eran antes.  

Ante el nacimiento inminente de tantos niños, las excusas se acaban, los hogares para llevarlos en adopción cada vez son menos y las preguntas surgen.  Como es de esperarse aquella maternidad no buscada  genera sentimientos en aquellas religiosas que nunca la tuvieron como opción de vida. Entonces  Matilde se propone ser más que una partera de momento y se convierte en la solución a tantos interrogantes y sentimientos nuevos, inexplorados pero ciertos. Tan ciertos como la fe y la vocación. ‘Inocentes’ es una película que se narra diferente, viendo otra esfera del mundo femenino, esta vez desde la óptica religiosa como una salida, más que como una opción de vida.  Y en esta búsqueda, cada una de las piezas cobran importancia en una película que se cuenta sin prisas.  

*Docente Universidad Autónoma de Occidente | @kayarojas.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad