Incolballet está listo para sorprender a Cali con su VII Festival

Incolballet está listo para sorprender a Cali con su VII Festival

Mayo 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Incolballet está listo para sorprender a Cali con su VII Festival

Con su compañía, Surdance Ensemble, Jorge Amarante monta obras que se danzan con músicas populares, a las cuales se les exploran sus posibilidades coreográficas académicas.

En una semana empezará el VII Festival Internacional de Ballet. Jorge Amarante revela cómo será uno de los estrenos de Incolballet.

Al argentino Jorge Amarante se le recuerda en Cali por haber montado con Incolballet las obras ‘Tangueándonos’ y ‘Perdiéndote’, que asombraron al público del Festival de Ballet de 2009. La primera es habitual en el repertorio de la compañía caleña.Para esta séptima versión del Festival que comenzará en una semana, Amarante mostrará otra obra, que estrenará Incolballet en su función del jueves 6 de junio a las 7:00 p.m., en el Teatro Municipal. Para antojar, dialogamos con el maestro Amarante, quien contó aspectos del estreno:“Es una obra brasileña, más o menos como ‘Tangueándonos’, pero con un carácter más moderno, más libre; con una música muy hermosa que se baila en media punta de pies, la cual estrené el año pasado con el Ballet de Monterrey. Se titula ‘Uma batida diferente’.¿Cuáles son sus características?Yo me muevo entre lo neoclásico y lo contemporáneo. El estilo se inscribe en lo neoclásico y la técnica es de danza contemporánea. Y al bailarla en media punta incorpora elementos de danza moderna. A esta altura, como va la vida, se mezclan mucho los estilos y resulta complicado decir a cuál pertenece cada cosa. ¿En qué consiste la obra?La pieza consta de seis músicas de compositores diferentes. Son músicas populares, no muy conocidas, porque no quise quedarme con las más trilladas en todo el mundo, y es una de las cosas que me seducen de este montaje: no caer en lo mismo. En lo coreográfico, es un divertimento para lucirse en la estética, para mostrar el cuerpo en todo su esplendor y que el público sienta ganas de bailar. Hay dos dúos, uno de destreza y otro más romántico.¿Cuenta una historia?No, no cuenta ninguna historia. Pareciera que a usted le gusta trabajar con las músicas populares y explorar cuánto pueden dar coreográficamente.Sí. Yo estudié en las escuela de ballet del Teatro Colón de Buenos Aires y llevo 22 años como bailarín de esa compañía. Mi formación es clásica y de eso no me desprendo, pero tengo obras que tienen carácter popular, tanto en lo musical como en lo coreográfico.A ese tipo de mezclas en Colombia las han acusado de desvirtuar lo popular. ¿Le ha sucedido?No, porque es difícil encasillarme, pues aunque estoy en un medio clásico, mi estilo es muy personal. Entonces, para una compañía contemporánea lo mío es danza clásica y para una compañía clásica es ballet contemporáneo. Eso me permite trabajar con varios tipos de danzas, pero no siento que le falte al respeto a ninguna música. Por el contrario, siempre me han dicho que mis obras son muy musicales.Usted es reconocido en Cali por ‘Tangueándonos’. ¿Es un reto esa imagen?Yo no estoy al tanto de cuán grande pudo ser el éxito de 'Tangueándonos', porque solo estuve en el estreno, de modo que no me lo tomo como un reto. Yo sólo trato de dar lo mejor de mí en cada obra y que los bailarines puedan expresarse en su máxima exigencia. Además, tampoco busco que cada obra sea mejor que la anterior, porque una no compite con la otra, porque tienen temáticas y estéticas distintas. Busco, sí, que mi lenguaje coreográfico sea cada vez más claro y se vea en mi manara de montar cada obra.¿Cree que el acento brasilero atraerá a los espectadores?En lo que sí veo reto es en el gusto que los colombianos sienten por el tango, de modo que presentarles una obra brasileña entra dentro de otro concepto. Allí las expectativas pueden ser otras, pero sé que al público le va a gustar, porque la obra es muy fuerte, la música pegajosa, la danza termina arriba y la coreografía es actual. ¿Por qué la escogió?Cuando a Incolballet le ofrecí esta obra, lo hice no porque fuera a competir con ‘Tangueándonos’, sino porque pueden convivir y llegar a ser la continuidad de un trabajo que empezamos hace cuatro años. ¿En ese tiempo cómo ha sido la evolución de Incolballet?Notable, a pesar de que hubo cambios en el elenco de bailarines. Usted sabe que eso a veces puede ser negativo, pero en este caso fue positivo, porque ‘Uma batida diferente’ la monté en siete días con la compañía. Eso es un récord. Y para eso se necesita un elenco con la capacidad suficiente para afrontar una obra que dura 24 minutos, en los cuales no siempre está todo el elenco en escena, que sería una manera muy fácil de copar el tiempo, sino que hay entradas y salidas ágiles y veloces. De modo que si Incolballet no tuviera las condiciones técnicas y artísticas, esta obra no hubiera podido montarse.La danza latinoamericana está viviendo un período plateado, ¿o dorado?Ahora nos damos cuenta de que la cultura latinoamericana llama la atención en otras partes, porque la nuestra es más desestructurada, entonces es muy amena. De modo que así se bailen piezas muy tradicionales, siguen pareciendo nuevas a pesar del paso del tiempo. Por eso estamos en un buen momento, pero el factor económico impide que lleguemos todavía a una edad dorada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad