Homenaje a dos grandes del teatro caleño

Homenaje a dos grandes del teatro caleño

Marzo 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Homenaje a dos grandes del teatro caleño

Dos grandes del teatro local, Beatriz Monsalve y Álvaro Arcos.

El País habló con Beatriz Monsalve y con Álvaro Arcos sobre la situación actual de este arte que necesita del entusiasmo de los caleños para alcanzar su sostenimiento.

Dos grandes del teatro local, Beatriz Monsalve y Álvaro Arcos, fueron homenajeados ayer con motivo del Día Mundial del Teatro que se celebra este jueves.Obras profundas, no solo ‘light’: Alvaro Arcos¿Qué representa el teatro para usted y cuál es su importancia para la sociedad?Es una actividad que me ha proporcionado y me sigue dando momentos muy felices. El teatro desarrolla, además, una importante labor tanto desde lo artístico y desde lo social.¿Qué sucede en el movimiento teatral de Cali en cuanto a propuestas artísticas?Veo un problema. Hace algunos años, cuando a doña Fanny Mikey se le ocurrió montar obras de ‘Café Concert’ generó tanto en la ciudad como en el país la tendencia a crear espectáculos de ese tipo que hoy se han convertido en el ‘Stand up comedy’ un estilo que cada vez más se hace en nuestro medio. Si bien es una manera de atraer más público a las salas, también es cierto que son obras ligeras con temas repetitivos cuyo único objetivo es hacer reír. Eso hace mella en el otro teatro, el del drama, la tragedia y la comedia, el teatro épico o el teatro del absurdo que buscan divertir pero que incitan a la reflexión¿Cuáles son los principales problemas que afronta el medio escénico en la ciudad?Obviamente no faltan las dificultades, pero en el caso nuestro pesan más las cosa buenas que las malas. Yo hago reflexiones: se dice que nadie es profeta en su tierra, pero en mi caso pienso que sí lo he sido, así mi origen sea pastuso. ¿Qué le ha dejado al sector las políticas públicas que se gestan desde el Ministerio de Cultura? Se ha beneficiado al sector. Haría mal en decir lo contrario, porque tan solo el año pasado, fuimos favorecidos en el programa de Salas Concertadas, también en el programa de Itinerancias y en la publicación de un libro y este año nos fueron aprobados dos nuevos proyectos. En resumen es positiva la labor hecha por el Ministerio de Cultura en el campo de las artes. ¿Por qué el gremio teatral en Cali no trabaja unido como en otras ciudades?Simple y llanamente porque cada quién trata de tirar para su propio lado no importando que existan acuerdos, principios o camaradería. Eso es algo que no se puede tratar de ocultar. En Cali, y no sé si en el resto del país la desunión a nivel de los grupos es supremamente notoria, cada uno es como una isla que trata de mantenerse a flote como puede.Una encuesta de la Firma Raddar e Industrias Culturales revela que los caleños gastan el 1,34% de su presupuesto en cultura. ¿A que se debe esta situación?Es muy cierto que se invierte muy poco y peor aún lo poco que gastan está destinado a espectáculos delirantes no en propuestas que los haga pensar. Nosotros durante nuestros 25 años de labores nos hemos mantenido de pie porque hemos tenido un público partidario de un teatro que divierte pero ante todo nos pone a pensar. Es un público que no nos ha abandonado porque entiende el teatro de esa manera en que nosotros lo asumimos. ¿Se puede vivir del arte?En mi caso, si dejara de hacer teatro me moriría de hambre. ¿Cómo recibió el homenaje otorgado anoche por la Secretaría de Cultura? Es algo que me hace reflexionar en el sentido de que mi actividad no ha sido ignorada por los sectores de la cultura me hace sentir que estoy vivo, es algo que tiene mucha importancia para mí.Gratis no es tan bueno: Beatriz Monsalve¿Qué representa el teatro para usted y cuál es su importancia?El teatro, para mí, es una de las artes que nos permiten manifestar lo que sentimos y pensamos a través de los personajes. En él están reunidas todas las artes y permite reflejar a través del drama, la comedia y la tragedia lo que somos, de una manera crítica. Es además un espacio de encuentro que nos da felicidad y alegría. ¿Cómo observa la calidad del movimiento teatral en Cali?Cali tiene más de 30 agrupaciones independientes profesionales de teatro y que provienen de las instituciones de formación. Cuenta además con doce salas. Es un movimiento que perpetúa una fuerte tradición arraigada en Cali y es, además, un gran semillero de talento.¿Cuáles son los principales problemas que afronta este sector hoy en día?Debo decir que venimos construyendo, en conjunto con la Secretaría de Cultura de Cali, unas políticas públicas al rededor del teatro. Allí hemos encontrado mucha sensibilidad. Pero pienso que hace falta un mayor reconocimiento por parte del Concejo de lo que significan para la ciudad el teatro y el arte en general, pues es un sector que necesita del apoyo estatal para desarrollarse en la creación, producción y circulación. La labor de la Ministra de Cultura, Mariana Garcés, ha sido buena. Se han fortalecido los programas de estímulos, becas y pasantías y el programa de Salas Concertadas beneficia al público al permitir que los escenarios tengan todo el año una oferta de programación, a pesar de que los recursos son mínimos. ¿Por qué el gremio teatral en Cali es tan desunido?Esa es una percepción equivocada. Las artes escénicas son de las que más trabajan en colectivo, somos como una gran familia en la que puede haber diferencias. En Cali existe una red de salas de teatro, con los altibajos de una organización de su tipo. Hemos impulsado el Festival de Teatro, en diciembre pasado lanzamos la revista de las memorias de este certamen. Hoy se inicia el Festival de Teatro de Calle, que busca abrir espacio a este género poco reconocido en Cali. No creo que haya desunión. ¿El País publicó una encuesta de la firma Raddar e Industrias Culturales que revela que los caleños gastan solo el 1,34 % de su presupuesto en cultura. ¿A qué se debe esta situación?Pienso que en la parte de formación de públicos no sólo se le deben enseñar a la gente las diferentes manifestaciones artísticas. También se debe promover que, de acuerdo a su nivel adquisitivo, inviertan en las actividades artísticas, porque la comunidad también es responsable de desarrollo cultural de una ciudad. Creo que el tema de la gratuidad no necesariamente es bueno.¿En Cali, se puede vivir del arte?En mi caso sí y conozco muchos otros que han logrado con su arte tener una calidad de vida digna. Un buen ejemplo es el TEC, pues en más de 50 años no han hecho otra cosa diferente que hacer teatro. ¿Cómo recibió el homenaje otorgado anoche por la Secretaría de Cultura de Cali? Mi trabajo es producto de una labor en equipo del grupo Barco Ebrio y de Salamandra. Pienso que más que un reconocimiento a una persona es una exaltación al arte teatral, el cual cada vez adquiere más reconocimiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad