Gustavo Niño, el solista invitado al concierto de la Filarmónica de Cali

Gustavo Niño, el solista invitado al concierto de la Filarmónica de Cali

Octubre 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Rodrigo Obonaga (*) - Especial para El País
Gustavo Niño, el solista invitado al concierto de la Filarmónica de Cali

Gustavo Niño es el solista invitado del concierto de temporada número 14 de la Filarmónica de Cali.

El concierto será el viernes en la Universidad Javeriana y tendrá entrada libre para el público.

La batuta del maestro Irwin Hoffman y el talento del guitarrista Gustavo Niño, como solista invitado, son la fórmula del Concierto de Temporada No. 14 de la Orquesta Filarmónica.  La primera cita con la Orquesta será hoy, en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura,  a las 8:00 p.m.; la segunda será el  viernes, a las  6:30 p.m. en la Universidad Javeriana, Auditorio Alfonso Borrero Cabal, como parte de la celebración de los 45 años de la institución. Para estas dos jornadas de conciertos, el programa estará integrado por la Obertura Las  Bodas de Fígaro de Wolfgang Amadeus  Mozart, el concierto para guitarra de Álvaro Ramírez Sierra y   la Serenata No. 1 de Johannes Brahms. Las Bodas de Fígaro, obra maestra de Mozart, se destaca por ser   luminosa  y festiva. En esta piezas las cuerdas y el fagot nos dejarán apreciar una   exuberante alegría.  Otra de las piezas será el  concierto para guitarra del compositor caleño Álvaro Ramírez Sierra, (1932-1991) quien realizó   90 piezas musicales en el campo de lo vocal, coral, cámara y sinfónica. Ramírez Sierra es reconocido en el círculo académico de Cali y Colombia por sus aportes en el campo de la creación musical, como pedagogo y director de orquesta. Su concierto para guitarra y orquesta escrita  en 1962, será ejecutado por el solista Gustavo Niño. La composición llega con  un sabor colombiano a ritmo de un pasillo -bambuco, con un lenguaje sencillo, de fácil comprensión para quien lo escucha por primera vez. Es un concierto escrito con lenguaje moderno pero de onda expresión musical, que debería tocarse más frecuente en nuestra salas de concierto por su valor musical. La última pieza del repertorio será la ‘Serenata No. 1 en re mayor, óp. 11’ de  Johannes  Brahms nos  muestra el reencuentro del compositor con  una forma antigua de ejercer la serenata instrumental.  Brahms establece un nuevo discurso musical desde lo sensible y refinado, verdadera joya en los bien sonados ambientes palaciegos de la época del siglo XVIII y que hoy en las salas de concierto es necesario volver a retomar.  En una ocasión el compositor  manifestó que él había puesto vino nuevo en odres viejos. Fue pensada para un  octeto o noneto  de vientos y cuerdas, pero la versión definitiva estrenada por Joachim en Hamburgo el 18 de Marzo 1859 está reservada a conjunto de 2 flautas, 2 oboes,  2 clarinetes, 2 fagotes, cuatro cornos, dos trompetas, timbales y cuerdas.  Una obra plena de luz, de carácter popular, meditativa con  una bella melodía del clarinete. Una obra que sirvió de base para futuras composiciones de gran importancia en el plano orquestal. (*) Docente musicólogo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad