Guía para entender la exposición de Rembrandt en el Museo La Tertulia

Guía para entender la exposición de Rembrandt en el Museo La Tertulia

Enero 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Guía para entender la exposición de Rembrandt en el Museo La Tertulia

‘Autorretrato con Saskia’ un grabado de 1936.

En el Museo continúa abierta la exposición de 69 grabados de Rembrandt, pero es importante que antes entienda cómo interpretar las obras de este artista europeo.

Hasta el  28 de febrero estará a disposición del público, en el Museo La Tertulia, la exposición de 69 grabados de Rembrandt. Una colección con  trabajos desarrollados entre 1630 y 1659. Lea también: Diez curiosidades de la vida y obra de Rembrandt. La muestra disponible al público en la Sala Maritza Uribe es una cátedra de dibujo, precisión, detalle y creatividad apta para  todas las edades. Precisamente para entender el universo de Rembrandt, Alejandro Martín,  curador de La Tertulia; y Rosa Perales, curadora de la muestra, dan claves para sacarle  gusto a la visita:  El grabado surgió como nueva técnica artística durante el Renacimiento en Europa y encontró uno de sus puntos más altos durante el Barroco en la obra de Rembrandt van Rijn (1606-1669).La experimentación de Rembrandt en la técnica del aguafuerte, y su interés por el barroco italiano, le llevaron a explorar a fondo las posibilidades del claroscuro con todas sus connotaciones simbólicas. El manejo de la línea y de los distintos tipos de sombreado le posibilitaron crear, sobre las pequeñas placas de metal, piezas en las que expresó, con gran dinamismo, complejas relaciones de múltiples personajes en tensión, cada uno perfectamente definido por sus rasgos, expresiones y vestimentas.Rembrandt atravesó un siglo durante el cual Holanda fue de las mayores potencias mundiales  al ser el principal puerto de Europa en tiempos de su apogeo colonial. En Ámsterdam florecía la burguesía quienes reclamaban otras formas de arte para representarse y para exhibir en sus casas. Los grabados, más accesibles que las pinturas gracias a la reproducción múltiple, tuvieron un gran auge entre ese nuevo público que reclamó un nuevo tipo de imagen para representarse, diferente a aquello establecido en las iglesias y en los palacios. Rembrandt se destacó por la renovación que dio a las imágenes religiosas. En sus representaciones del Antiguo y el Nuevo Testamento, expresó su propio espíritu protestante con  piezas en las que los acontecimientos bíblicos fueron representados por personajes contemporáneos del artista, llenos de elementos cotidianos y profanos y acercando esos sucesos míticos a los hombres del común.Entre los 69 grabados que se exhiben en el Museo La Tertulia, además de un grupo importante de imágenes religiosas y de retratos, se cuenta también con una muestra de los otros campos que exploró: escenas de vida cotidiana, caracteres típicos y ejercicios académicos.Rembrandt nunca dejó de renovarse y de probar nuevas técnicas; la posibilidad de ver estampas de todos sus momentos creativos darán elementos al público para entender sus distintos usos expresivos de los recursos del grabado. Hoy, cuando la modernidad no deja de ser pensada y cuestionada, los aguafuertes de Rembrandt resultan una ocasión única para reconocer el tipo de distribución de arte que inauguran, el mundo globalizado (capitalista y colonial) en el que surgen y el sujeto reflexivo que vemos constituirse en sus imágenes.En los retratos de los personajes plasmó con absoluta franqueza su situación anímica, concentrándose en la expresión del rostro y el gesto. El autor dibujaba directamente sobre la plancha sin hacer diseños previos. Para el artista holandés la expresión de los ojos de los personajes era el punto culminante del retrato, igual que en sus autorretratos. La técnica del grabado no era usada por los pintores. Los grabadores eran vistos más como artesanos. Rembrandt dignificó la labor del grabado al darle  un concepto pictórico.

Vamos a La Tertulia 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad