‘Fotomeraki’, un libro que muestra lo nuevo de la fotografía en Colombia

Julio 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
‘Fotomeraki’, un libro que muestra lo nuevo de la fotografía en Colombia

La publicación del primer volumen de Fotomeraki deja al descubierto las nuevas miradas en la fotografía conceptual colombiana, cuyos linderos con el arte son cada vez más difusos. Hablamos Victoria Holguín, la caleña que lidera el proyecto.

La publicación del primer volumen de Fotomeraki deja al descubierto las nuevas miradas en la fotografía conceptual colombiana, cuyos linderos con el arte son cada vez más difusos. Hablamos Victoria Holguín, la caleña que lidera el proyecto.

Una mujer que mira con incertidumbre a través de la ventanilla de un bus mientras va de regreso a su tierra en Montería (la misma de la que huyó 12 años atrás por la presencia de paramilitares). Una abuela nonagenaria de piel curtida por el sol que sonríe en su cocina de Ventaquemada. Un grupo de bañistas armados de aletas que luchan por mantenerse a flote en una piscina… Todas son historias de vida contadas en imágenes. Y todas, también, se pueden encontrar en tomeraki.com un proyecto que comenzó como un blog para promocionar el trabajo de jóvenes fotógrafos y que luego mutó a página web. 

Fotomeraki hoy, además, es un libro.  Su primer volumen fue publicado hace un mes, tiene 169 páginas y 105 fotografías, muchas de ellas imágenes documentales que narran procesos de vida o historias de la cotidianidad. Es un reflejo del talento de fotógrafos jóvenes en nuestro país, con un sello muy personal.

La idea del libro (y del blog y de la página), la tuvo, claro, una fotógrafa. Su nombre es Victoria Holguín y es caleña. “¿Cómo es posible que estas fotos no se encuentren fácilmente en la web?”, pensó. De allí a crear el blog fue cuestión de meses. Y justo un año y medio después, es decir ahora, Victoria celebra la aparición del libro. 

“Meraki significa hacer las cosas con pasión, con el corazón, dejando un poco de cada uno de nosotros en lo que hacemos, en este caso fotografías”, dice Victoria, quien heredó de su padre el gusto por la fotografía y lo convirtió en su oficio. 

La idea surgió cuando empecé mi serie fotográfica ‘Fotógrafas colombianas’. Primero fotografié a las que conocía o las conocidas de mis amigas, pero hubo un momento donde simplemente se agotaron las fotógrafas a las que podía llegar de esta manera; esto me hizo investigar sobre el tema y buscar el trabajo de mis colegas. Pero, pero para mi sorpresa, fue muy poco el material que encontré. Existen publicaciones impresas sobre fotografía en Colombia, pero hablan principalmente de la historia de la fotografía en Colombia. Luego, en internet, encontré que hay muchos fotógrafos en Colombia y la mayoría cuentan con su página personal de fotografía, pero no existía ningún lugar que reuniera el trabajo de todo el talento que yo conocía, y los que eventualmente encontraba como ‘blogs de fotografía’ realizan un trabajo de difusión sobre la técnica fotográfica o sobre cámaras, otros promocionan eventos de fotografía a nivel nacional y fotógrafos extranjeros talentosos, que en definitiva, no era lo que estaba buscando. 

Fue entonces cuando tomé la iniciativa de crear Fotomeraki con mi amiga y colega Zully Sotelo, quien cumple un papel fundamental, pues es profesora de fotografía en varias universidades y nos interesa llegar a  quienes se están formando en este oficio. 

Creo que es una definición que apenas se está moldeando, pues la fotografía todavía es muy joven y es muy difícil hablar de ‘categorías’ sabiendo que hasta el momento la única de la que se habla es la de la historia de la fotografía. En nuestro caso, presentamos la fotografía que se está desarrollando a partir del año 2000, porque es precisamente cuando varios de los fotógrafos jóvenes empezaron a crear su propio lenguaje y discurso fotográfico. En este momento también se consolida la fotografía, la edición y el revelado digital, lo que cambia mucho algunas reglas de la fotografía. Desde ese momento y hasta ahora el quehacer del fotógrafo sigue en constante mutación, por lo que en el encuentro de un lenguaje muy personal, el desarrollo de nuevos espacios narrativos como el video y otros lenguajes híbridos para los fotógrafos define lo que es la fotografía contemporánea. 

Ha sido evidente que el trabajo de colectivos fotográficos ha aumentado últimamente porque a muchos de los fotógrafos que hacen parte de estos les interesa la retroalimentación que ofrecen. La creación de proyectos grupales es interesante para dialogar sobre lo que se está generando adentro y lo que se genera en el resto del país. Uno de nuestros hallazgos es que estos colectivos se están generando fuera del centro del país, y esto se debe a que entre más te alejes de Bogotá, son menos los espacios abiertos a una reflexión sobre el lenguaje fotográfico en el país.

Con la experiencia de recibir proyectos semanalmente por mas de año y medio, vemos una tendencia muy marcada por dos tipos de trabajos, los documentales y los artísticos, pero lo más importante de esto es que los que realmente llaman nuestra atención y son aquí presentados, son los que definitivamente muestran un poco del espíritu del fotógrafo, pues ya no es suficiente con tomar una foto bonita o que esté técnicamente correcta. Lo más importante es dejar algo completamente personal en cada uno de los proyectos, esto es lo que hace la diferencia y es lo que los fotógrafos colombianos están entendiendo y desarrollando cada vez más.

Este primer volumen reúne el trabajo de los diez fotógrafos más destacados durante el 2014 en nuestra página web, en los que además de ser los más vistos y mejor recibidos por todos los espectadores del blog, son proyectos que reflejan la carga personal en cada una de sus imágenes, volviendo cada uno de esos proyectos en una declaración de su discurso fotográfico. 

Ana Adarve, María Luisa Vélez, June Juno, Comescake, Federico Ríos, Juan Cristóbal Cobo, Carlos Sierra, Guillermo Santos, Sebastián Bejarano y Esteban Valencia; son proyectos documentales, artísticos y de retrato que muestran en el lugar que estamos y que, sin duda, es importante crear memoria de lo que están desarrollando, porque con esto las generaciones futuras van a tener presentes los referentes nacionales de este momento.

No mucho, son muy pocos los fotógrafos que logran exhibir su trabajo en las galerías de arte del país. Por eso, desde Fotomeraki queremos empezar a abrir estas posibilidades y apoyar los espacios que lo hacen. 

Se debe trabajar cada día por encontrar esa línea personal e íntima de trabajo y desarrollarla tanto para trabajos personales y comerciales, pues creo que esto es lo que realmente te diferencia como un fotógrafo y no como alguien que simplemente tiene una cámara fotográfica y sabe cómo manejarla.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad