Festival Mundial de Salsa 2012: ¿sigue siendo Cali la capital de este fenómeno musical?

Septiembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S. | Reportera de El País

Este lunes empieza el Festival Mundial de Salsa Cali 2012 que además de la competencia de bailarines trae una interesante agenda académica.

Hacer de Cali las ciudad más culta en materia de salsa es una meta alcanzable. A través del Festival Mundial de Salsa que se inicia este lunes, se busca que los nacidos en esta ciudad y aquellos que han sentido ese abrazo rumbero y cadencioso de la salsa, reconozcan su historia, su realidad cultural y la preserven. La tarea es hacerle honor al apelativo de ‘Capital de la salsa’. “Si miramos bien, Nueva York desertó de la salsa luego del fenómeno Fania; en Puerto Rico, las nuevas generaciones se entregaron al reggaetón; y Cuba se envejeció, el son se quedó como una postal. Pero en Cali sí hay cultura y memoria de la salsa”, dice Umberto Valverde, escritor y melómano. Y es que en el Festival Mundial de Salsa no son solo bailarines y músicos, también habrá espacio para instruirse en la danza. Valverde, coordinador de la parte académica del evento, nos cuenta cómo está la ciudad en este aspecto. ¿Por qué este año hay que reflexionar sobre el papel de la mujer en la salsa?Desde hace tres años venía madurando hacer el reconocimiento al papel de la mujer en la salsa como bailarina, música y cantante. Además, porque en Cali sucedió un fenómeno único, extraño y maravilloso: aquí llegaron a existir más de 25 orquestas femeninas. De ellas emergieron figuras que han hecho carreras brillantes. ¿Tiene Cali la enciclopedia de la salsa?Creo que Cali se quedó con la memoria de la salsa para el mundo. No es gratuito que uno de los tres coleccionistas más grandes del mundo latino, Humberto Corredor, sea un caleño que tiene 35.000 piezas únicas. Además, aquí en Cali estamos los biógrafos de figuras como Celia Cruz o Arsenio Rodríguez; se han hecho libros de investigación antropológica y hay escritores sobre el tema de la salsa; Carlos Mayolo hizo un seriado llamado ‘Salsa’ y un cortometraje; Antonio Dorado está terminando una película relacionada con el mundo de la rumba; pintores como Evert Astudillo le han dedicado parte de su obra al tema. Aquí hay un proceso que hace único a Cali y hay una reflexión permanente sobre la salsa. ¿Las universidades se han acercado a los estudiosos de la salsa, para apoyarlos en su labor de preservación?No. Del mundo académico nadie ha venido a decirnos que hagamos cosas en común. Y proyectos como el Museo de la Salsa, el cual tenemos desde hace 15 años con Rafael Quintero, Alejandro Ulloa y yo, aún están pendientes. Cali es potencia de bailarines pero ¿los músicos sí están haciendo su aporte?Creo que no. Aquí hay que ser autocríticos y debemos reconocer que, por la crisis disquera, los músicos no trabajan en orquestas estables sino que tocan para los extranjeros que vienen. Así que tenemos músicos maravillosos cuyo talento vive alquilado pero no se expresa individualmente y no se llega a producir. ¿Cómo está la ciudad, en general, frente a su identidad salsera?Desde hace cinco años vivimos una de las mejores épocas de recuperación de la salsa, que se ve expresada en un movimiento intelectual, en nuevas orquestas y sin duda en los bailarines, quienes son el ejemplo vivo de la salsa, ahí estamos salvados.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad