Fallece la editora y escritora Esther Tusquets a los 75 años

Fallece la editora y escritora Esther Tusquets a los 75 años

Julio 23, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fallece la editora y escritora Esther Tusquets a los 75 años

Foto de archivo (07/11/09) de la editora y escritora Esther Tusquets, quien murió e 23 de julio del 2012 a los 75 años en Barcelona.

Fue la primera en editar en España los libros de 'Mafalda' con su editorial Lumen.

La editora y escritora catalana Esther Tusquets, la primera en editar en España los libros de 'Mafalda' con su editorial Lumen, falleció este lunes en Barcelona a los 75 años a causa de una pulmonía, informaron a Efe fuentes editoriales.Aunque Carmen Balcells la había denominado como "la gran señora de la edición" en España, Esther Tusquets llegó por casualidad a ese mundo, después de que su padre Magín adquiriera a su tío Carlos la pequeña editorial Lumen, en la que ella estuvo cuatro décadas.Hasta el último momento permaneció a su lado la escritora Ana María Moix, quien esta mañana apenas podía expresar que había perdido a "una gran amiga de toda la vida".Nacida en Barcelona en agosto de 1936 en el seno de una familia burguesa, rodeada de mujeres de servicio, Tusquets, una niña "rarita y un poco ensimismada", según la describió este lunes su amigo Jorge Herralde, sólo quería leer, escribir o ser actriz.Al acabar sus estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona se incorporó, en 1960, a la editorial Lumen, donde ejerció el cargo de directora.Allí se puso al frente de emblemáticas colecciones como las de 'Palabra e imagen', con autores como Camilo José Cela y Miguel Delibes y fotógrafos como Joan Colom o Ramon Masats, y 'Palabra en el Tiempo', dirigida por Antoni Vilanova, con autores como Céline, Joyce o Virginia Woolf.Pero a principios del siglo XXI, tal como dejó consignado en 'Confesiones de una vieja dama indigna', dejó de forma "abrupta" la editorial, aunque también dijo lo siguiente sobre este hecho: "No me hizo daño. No sé por qué no me afectó, aunque quedé tocada por los conflictos internos y porque la relación de más de veinte años con algunas personas quedó rota".Mujer, quien se reconocía "un poco desvergonzada y sin mucho sentido del pudor", sorprendió a sus amigos cuando en 1978, ya en la cuarentena, los invitó a una cena y les dio a conocer su primera novela 'El mismo mar de todos los veranos'.Con esta obra iniciaba una trilogía, que completó con 'El amor es un juego solitario' y 'Varada tras el último naufragio', y ya no dejó de compaginar edición con carrera literaria.Los conflictos entre madres e hijas han sido uno de los ejes de su narrativa -tampoco los ha escondido en sus volúmenes de memorias- al entender que es la relación "más compleja, difícil e importante de las que existen entre humanos" .El editor de Anagrama, Jorge Herralde, lamentó el fallecimiento de "una gran editora, una gran escritora y una amiga de toda la vida" y rememoró los inicios de Tusquets como editora, junto a su padre Magín, así como la creación de Distribuciones Enlace, junto a otros nombres del ámbito literario como Carlos Barral, Josep Maria Castellet o Alfonso Carlos Comín.En 1981 apostó por los relatos o novelas breves con la obra 'Siete miradas en un mismo paisaje', a la que siguieron 'La conejita Marcela' y 'Para no volver'. También es autora de 'Siete miradas en un mismo paisaje', 'Después de Moisés' y 'La reina de los gatos'.En los últimos años hizo incursiones en el género memorialístico con obras como 'Confesiones de una editora poco mentirosa', 'Habíamos ganado la guerra' y 'Confesiones de una vieja dama indigna'.En febrero pasado presentó con su hermano, el arquitecto Óscar Tusquets, 'Tiempos que fueron', un relato a dos voces en el que descubrieron todas las facetas de su vida privada, familiar y profesional sin tapujos.Esther Tusquets, que en los últimos años padecÍa parkinson, decÍa vivir a su aire, sin atender a normas ni formalismos y considerando que las personas a lo largo de la vida no cambian, sino que "se deterioran" .Tusquets enfatizó en 2009, en una entrevista con Efe, que no le gustaba nada la vejez y advertía que cuando muriera "no van a encontrar nada de mí, ni un papel, ni una carta, ni una agenda. Todo lo he ido destruyendo".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad