Este viernes, cantautor bugueño Gustavo Adolfo Renjifo será homenajeado

Noviembre 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Este viernes, cantautor bugueño Gustavo Adolfo Renjifo será homenajeado

Gustavo Adolfo Renjifo, cantautor bugueño.

El cantautor bugueño recibirá homenaje hoy en el Dann Carlton, para celebrar su regreso al Valle y los escenarios musicales.

Gustavo Adolfo Renjifo parece resuelto a reverdecer laureles en el Valle del Cauca, luego de algunos años de relativo silencio, tras radicarse en Bogotá. Por eso, en los recientes meses se le ha vuelto a ver y escuchar con más frecuencia en Cali.Ese regreso no pasó inadvertido y es celebrado. Como lo será esta noche en el Hotel Dann Carlton, cuando a partir de las 9:00 p.m. la Fundación del Artista Colombiano rinda homenaje a su trayectoria como músico y el aporte de canciones que ya figuran en el repertorio popular.El compositor y tiplista bugueño compartirá escenario con su paisana Beatriz Arellano, con Jorge Hernán Baena, el trío Los Patuma y las Danzas Suyay, en una noche de bambucos, pasillos, guabinas y danzas, y aires del altiplano boliviano. Cuando se le invitó a dialogar sobre el homenaje, Renjifo (con j y no con g, para evitar parentescos), respondió: “Mi vida no tiene nada de especial: no me he lanzado de 39 kilómetros de altura, no me he perdido en la selva y vuelto para contar una cantidad de historias, no”. Como si hacer canciones que todos cantan no fuera mérito. Pero “no sé si haya una época para los homenajes”, se revolvió, hasta que al fin aceptó hablar:¿A que se debe su regreso a la escena musical del Valle?Hace meses decidí dedicarme enteramente al tiple y dejar a un lado mi carrera de ingeniero civil, que ejercí durante 36 años. Así que tomo mi equipo de sonido portátil y me voy a cantar a los pueblos.¿Influyó su profesión en la música?Las canciones que canto en su mayoría hablan del amor, la naturaleza, las sombras, el agua. Mi profesión de ingeniero me permitió vivir cerca de todo eso. Cuando laboré con Acueductos del Valle podía viajar a veredas y parajes, en campero, a caballo o a pie, y eso era el contacto con la naturaleza y con la gente sencilla, caminar durante por paisajes hermosos. Entonces el trabajo técnico se hacía rápido, y ¿qué más hacer el resto del tiempo? Escribir canciones signadas por esas experiencias. Varias canciones suyas están ya en el repertorio popular...Soy muy agradecido con tres canciones: ‘La llamita’, ‘El caballito de Ráquira’ y ‘La cholita’. Siempre me las piden y en una época yo me cansaba de que siempre pidieran las mismas, si yo tengo otras, pero hoy pienso que gracias a ellas, especialmente ‘La llamita’, he dejado huella en muchas personas. Y volvió como solista de tiple...A partir del 1 de enero de 2012 dije que volvería a ser solista y me dediqué a montar un repertorio de obras compuestas en el Valle entre 1930 y 1950, que toco tratando de recuperar el estilo interpretativo del ‘Mono’ Núñez, que no sólo era el de él sino de la época y de la región, la Escuela de Buga, no académica, que dejó una impronta estilística. Entonces ahora hago conciertos dobles: la primera parte con el tiple solista y la segunda con canciones mías. Eso presentaré en el Dann Carlton.Muy bueno, porque como que se están extinguiendo los tiplistas.Hoy hay más solistas de tiple que nunca. En Bogotá hay una escuela y en los conservatorios se están graduando músicos de tiple y su concierto de grado es con este instrumento. Además, la música andina colombiana goza de cabal salud y está en uno de sus mejores momentos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad