El pulso a la evolución del idioma español

El pulso a la evolución del idioma español

Abril 23, 2012 - 12:00 a.m. Por:
El País
El pulso a la evolución del idioma español

El gramático Cleóbulo Sabogal le tomó el pulso a la evolución del español, con motivo de la celebración del Día del Idioma.

Con motivo de la celebración del Día del Idioma, el gramático Cleóbulo Sabogal le tomó el pulso a la evolución del español. Habló de los errores más comunes que se comenten en el lenguaje y mencionó algunas de las palabras que a través de la histoia se han castellanizado.

Más de dos años han transcurrido desde cuando fue aprobada la ‘Nueva gramática de la lengua española’, en diciembre de 2009, con aportes de las veintidós Academias de la Lengua Española que funcionan en el mundo.Diez meses después, en octubre de 2010, fue publicada la nueva edición de la ‘Ortografía española’ y ambas obras persiguen el propósito común de lograr que todos los hispanohablantes conozcan mejor su idioma y sus reglas, y que éstas sean menos complejas.Como el tiempo transcurrido desde entonces puede ser tomado como un período de prueba, El País dialogó con el gramático y lingüista colombiano Cleóbulo Sabogal, quien ha seguido de cerca este proceso de aceptación:¿Cuál de las nuevas reglas causa más dificultad a la gente?En la gramática no ha habido mucha dificultad. En la ortografía, la escritura de la partícula ‘ex’, aplicada a dignidades que se tuvieron, no ha sido muy entendida. Ahora debe ir unida al cargo, como exesposo, por ejemplo. Esto cuando el título es univerbal, porque cuando es pluriverbal va separado: ‘ex primer ministro’ y ‘ex primera dama’ siguen siendo separados. En la prensa se nota que aún hay confusión, pues no saben cómo escribir la partícula, porque hasta la separan con un guión.¿Cuál fue el cambio mejor asimilado?En el caso de la ortografía, las tildes. Ya fueron suprimidas para ‘este’, ‘ese’ ‘aquel’ y ‘solo’, que antes la tenían para diferenciar cuando eran pronombre demostrativo y adjetivo demostrativo. Eso ha sido un alivio, porque las personas difícilmente identificaban cuándo se trataba de un caso y cuándo del otro. Realmente, eran unas tildes inútiles.Las tildes que siguen causando problemas son las de los hiatos...Sí, porque algunas personas desconocen que la hache no impide la formación del diptongo, lo cual las hace equivocar. Por eso, hay palabras que deben llevar la tilde así tengan hache intermedia. En este momento recuerdo el apellido Piedrahíta, que debe llevar tilde en la ‘i’, porque es un diptongo. Si no se la escribe, habría que leerlo ‘Piedráita’.Aunque se busque hacer el funcional español, sigue siendo muy complejo...Sí, claro. Aunque se busque la simplificación de las normas ortográficas y la mayor coherencia entre escritura y pronunciación, nuestra lengua sigue siendo complicada y no se termina de conocer.Hay quienes aseguran que estos cambios han frivolizado el idioma. Entiendo ese comentario. La ‘Nueva gramática’ reconoce el empleo extendido del qué galicado, que tradicionalmente se ha censurado. Si bien no se dice que sea lo mejor, se reconoce su uso.Pasemos a otro tema. Después de la publicación de estas dos obras, ¿han sido aprobados neologismos?De vocablos aceptados por la Real Academia e incorporados en la página web oficial, se puede ver el anglicismo ‘stand’, que se castellanizó anteponiéndole una ‘e’: estand. Ninguna palabra en español puede comenzar con ‘ese’ líquida, es decir, seguida de otra consonante. Hay que anteponer una vocal, que se denomina ‘prótesis’, es decir, una ‘e protética’, para hacerla pronunciable. ¿Otros casos?El galicismo ‘henna’, que en español tiene otras denominaciones como ‘aligustre’ o ‘alheña’, que es el más tradicional. En el campo de la informática, ‘plóter’, del inglés ‘plotter’. Debe llevar tilde en la ‘o’ por ser palabra grave.Una serie de palabras con ‘a doble’, como el verbo ‘contraargumentar’ y el sustantivo ‘contraargumentación’.Fue aprobada la expresión ‘bodas de platino’, que no figuraba en el diccionario. Expresiones como ‘presidenciable’ y ‘alcaldable’, ‘rastafari’, ‘rocanrol’, así castellanizado en una sola palabra, no en inglés ‘rock and roll’. Además, ‘suflé’, del francés ‘souffle’; el verbo ‘fidelizar’, ‘cuásar’, ‘muslamen’, un coloquialismo referido a los muslos y ‘oenegé’, como una sola palabra tildada en la ‘e’.Se nota que se está apuntando a un español globalizado.Se busca un español estándar, sin regionalismos que impidan la comprensión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad