El poeta Horacio Benavides lanza libro de adivinanzas

El poeta Horacio Benavides lanza libro de adivinanzas

Marzo 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
El poeta Horacio Benavides lanza libro de adivinanzas

Para escribir (adivinanzas), antes hay que haberlas escuchado, apreciado; algunos poetas las miran por encima del hombro.

‘Tapiz al revés, ¿dime quién es’?, editado por Sílaba, es el nuevo libro del poeta caucano en el que nos seduce con un divertido juego de adivinanzas.

¿Cuál fue la primera adivinanza que escuchó en su niñez?No fue una, fueron dos; como una de ellas la he repetido, va la otra:Pasa por aguano se desaguaPasa por peñano se despeña¿Y la primera que escribió?Si no recuerdo mal, fue la siguiente:Hermana del solde cara gatunaLámpara del pobrey del que tiene fortunaAdivíname ésta adivíname una¿Por qué cree que nos seducen tanto los acertijos, tanto a niños como adultos?Creo que nos seducen porque ocultan algo, y el gusto por descubrir lo oculto es una de las claves del hombre; esta cualidad está muy presente en los niños. Usted, me imagino, jugó a las escondidas, descubrir al escondido era un frenesí.De las adivinanzas de la antigüedad, ¿cuál considera la mejor lograda?Hay varias muy buenas, la que le planteó la esfinge a Edipo, que muchos conocen: ¿Cuál es el animal que en la mañana camina en cuatro patas, al mediodía en dos, y al atardecer en tres? Y para variar, ésta que aparece en ‘Las mil y una noches’:Soy pájaro, pero no tengo carne ni plumas,no podría decir si estoy vivo o muertoy mi color es como la nieve y el oro.¿Se tiene noticia de la adivinanza más antigua?Esa es una pregunta para Matusalén. Podría ser una que, dicen, apareció en Sumeria, en la cuna de la escritura: Hay una casa en la que se entra ciegoy de la que se sale vidente.¿Qué casa es?La respuesta es la escuela. En esos tiempos las escuelas debieron ser talleres donde se hacían tablillas de arcilla y se aprendía a escribir, tal cosa debió ser un acontecimiento. Para un poeta debe ser mucho más fácil escribir adivinanzas. Tiene medio camino ganado ¿o no?Lo podría tener ganado, o no lo podría tener, depende. Para escribirlas, antes hay que haberlas escuchado, apreciado; algunos poetas las miran por encima del hombro. Borges las tomó en serio, el poeta mexicano José Emilio Pacheco escribió un libro de adivinanzas. ¿Puede haber adivinanza sin rima?Sí, claro. Las hay muy buenas rimadas y las hay excelentes sin rima. También las hay cojas. Algunos, a las no rimadas las llaman acertijos. ¿Hubo algo a lo que usted no pudo componerle una adivinanza? Si no, ¿cuál fue la más difícil?Hay animales y seres que son un blanco fácil, el elefante por ejemplo, el rinoceronte con el cuerno en la nariz, la tortuga a la que la poesía no la deja tranquila; con la silla me saqué un ojo.¿Dónde está la clave de una buena adivinanza?Está en el peso; una adivinanza debe ser breve y ligera, la mucha cola la hace caer. Debe aparecer y desaparecer y dejar una estela de interrogantes. Hechas para ser dichas, por lo general no van más allá de las cuatro líneas.Si tuviera que hacerle una adivinanza a la paz, ¿cómo sería?Esa es una adivinanza difícil de construir, la tendríamos que hacer entre todos. Mientras nos ponemos de acuerdo:A la guerra no másabrámosle la puerta a la …Muchos dicen que no hay literatura infantil, sino una sola. Para usted, ¿qué cambia al momento de escribir para niños, de escribir adivinanzas?Me cambia el humor, me siento relajado, me río solo. La verdad es que no las escribí sólo para los niños, mi esperanza es que cualquier persona se interese por ellas. Creo que fue Borges quien dijo: la literatura infantil es una degradación de la literatura. Habrá excepciones, agregaría yo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad