‘El poder del estilo’ o la moda convertida en arte

Febrero 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Por Miguel González l Especial para GACETA

Nueva York aloja por estos días una serie de exposiciones dedicadas a la moda. Una de ellas, ’El poder del estilo’, del prestigioso diseñador de joyas Fulco di Verdura, quien llegó a trabajar con Salvador Dalí, sobresale.

Las exhibiciones sobre moda, joyas y glamour parecen concentrar una parte importante de la programación en los museos de Nueva York. Aparte de los valores intrínsecos que revelan y exaltan, una poderosa razón es el interés mediático que provocan haciendo que los visitantes acudan masivamente. En esta temporada el Museo Metropolitano presenta una exhibición sobre los vestidos femeninos de luto en el siglo XIX, tanto en el período Imperio como en la Era Victoriana. Al mismo tiempo una muestra dedicada al kimono japonés en la modernidad. Ofrece también joyas de Turquía, Irán, Asia Central con deslumbrantes piedras, entre ellas espectaculares esmeraldas de gran tamaño provenientes de la Colombia del Siglo XIX, estas gemas usadas en la India son de la colección de Al-Thani. El Museo de Brooklyn, por su parte, organizó una exhibición de calzado, acompañada de videos y documentales. La muestra se titula ‘Tacones asesinos’, una antología donde se pueden ver las plataformas de madera de las aristócratas turco-otomanas, las geishas japonesas y las que se han manejado en occidente en este siglo. Pero había una curiosa exhibición antológica en el número 745 de la Quinta Avenida, en el piso doce, donde está la sede de la empresa Verdura. Se accedía solamente por invitación y no estaba publicitada en medios. La exposición de joyas celebraba el 75 aniversario de la casa Verdura en Nueva York. Su nombre: ‘El poder del estilo’; curada por Carolina y Reinaldo Herrera.Fulco Santostefano della Cerda, Duque de Verdura, perteneció a una aristocrática familia siciliana. Era primo del Duque Giuseppe di Lampedusa, que escribió la famosa novela ‘El Gatopardo’ que en 1963 Luchino Visconti llevó al cine. Verdura nació en 1899 en Palermo. Allí se encontró a los 18 años con Cole Porter y con su esposa Linda, una amistad que duró mientras ambos existieron. En 1925, en el palacio veneciano sobre el Gran Canal, fue huésped de los Porter y en él se relacionó con Cocó Chanel con la cual colaboró en el diseño de sus joyas. Para ella creó la serie inspirada en Bizancio titulada ‘Teodora’. En 1934 emigró a América junto con el Barón Niki de Gunzburg y la princesa Natalie Paley. En Hollywood fue presentado por Diana Vreeland a Paul Flato quien tenía una boutique en Sunset Boulevard. Eso le permitiría a Verdura diseñar para las estrellas de cine. El director George Cukor le encargó las joyas para Katherine Hepburn de una de sus películas, otro tanto hizo Alfred Hitchcock, quien contrató las alhajas para Joan Fontaine.En 1939 abrió en Nueva York su salón en septiembre y su primera colección fue aclamada. En 1940 colaboró con Salvador Dalí en una serie de obras que fueron exhibidas en la Galería de Julien Levy de la gran manzana. La muestra se tituló ‘Joyas freudianas’, después se mostraron también en el Museo de Arte Moderno. Entre ellas estaba la ‘Medusa’ y el ‘San Sebastian’.Las joyas de Verdura sedujeron no solamente a Hollywood. Greta Garbo encargó un brazalete de oro para su reloj que está en la exhibición y que nos revela la elegancia y relajada simplicidad de la dueña. A Betsey Whitney le diseñó la tiara de plumas para el baile en el Buckingham Palace en 1956. Minnie fue su confidente y Barbara ‘Babe’ Paley fue su musa. Para ella creó un impresionante cuello de cabuchones de esmeralda que se podía apreciar en la exhibición. ‘Babe’ no solamente se la referencia con las joyas de Verdura sino por su estrecha amistad con Truman Capote, relación que se rompió cuando este publicó ‘Plegarias atendidas’ contando infidencias familiares. Verdura fue uno de los invitados al famoso baile de máscaras ‘Blanco y negro’ del Hotel Plaza en 1966 que Capote ofreció. Fulco di Verdura vivió en el Nueva York del Café Society cuando los sitios de encuentro glamuroso eran Cologny, 21 y El Morocco. Se relacionó con artistas, empresarios, actores, escritores y la gente bella que se divertía y que eventualmente eran sus clientes. La exhibición demuestra los aportes de Verdura en sus diseños imaginativos y osados. La flora, la fauna, la mitología y las antiguas civilizaciones fueron su inspiración. El editor de estilo de la revista Vogue, Babs Simpson, ha declarado: “Las referencias de Fulco a la naturaleza, la cultura y la religión convierten su trabajo en un clásico. Sin duda él fue un revolucionario. Capaz de transformar cualquier cosa. Fulco convirtió todo en moderno”. Por su parte, Elsa Maxwell la famosa columnista de sociedad, comentó sobre Verdura: “Toda la historia, tanto de Europa como de América, todos los poetas desde Dante a Auden, fueron libros abiertos para él, como también cada artista desde Botticelli a Picasso y Peter Arno”.En 1972 se retiró y cuatro años después publicó sus memorias tituladas ‘Los felices días de verano’. Dos años después murió. Había cumplido 79 y sus restos fueron enterrados en la iglesia del Espíritu Santo en Palermo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad