El pintor Óscar Murillo contagiará de arte a colegios del mundo

El pintor Óscar Murillo contagiará de arte a colegios del mundo

Noviembre 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Ricardo Moncada Esquivel | Reportero de El País
El pintor Óscar Murillo contagiará de arte a colegios del mundo

Óscar Murillo, el pintor vallecaucano que vendió un cuadro en Londres por más de $700 millones.

El artista Óscar Murillo, llegó a La Paila para lanzar un proyecto de arte que hará en varios países.

Apartado de toda controversia entorno a su figura y de su obra, el artista plástico Óscar Murillo está de visita en La Paila, su tierra natal, para emprender allí su primer proyecto artístico en Colombia, bajo el título School Project- Proyecto Escolar Multinacional, una propuesta que se realizará con la colaboración de estudiantes de primaria y secundaria de instituciones educativas en América, Europa, Asía y África y de la cual participan instituciones de Bogotá y La Paila.El artista, que fue noticia en el mundo cuando desde el 2011 sus obras comenzaron a ser altamente cotizadas por grandes galerías y casas de subastas en Europa y Estados Unidos, llegó a su tierra natal, luego de presentar el proyecto en la Fundación Menorah, de Bogotá.Arropado de una gran sencillez el artista estuvo ayer en la mañana en la Fundación Hernando Caicedo, para explicarle a los alumnos la naturaleza del proyecto que consiste, en su primera fase, en forrar con lienzos un puñado de pupitres de cada aula de clase y dejarla allí durante seis meses para que los niños y adolescentes dejen plasmadas la huellas cotidianas de su vida escolar, rayones, mensajes, dibujos y hasta los “chancucos”, que usualmente les prohíben realizar en dicho mobiliario.Los lienzos se convertirán en material para un estudio social, económico y cultural que hará el artista en su taller y que dará origen a una obra que luego exhibirá. “El lienzo es como un catalizador de muchas posibilidades que a través del tiempo se convierta en una herramienta de comunicación instantánea donde los estudiantes puedan descargar todos sus pensamientos y se vuelva como una especie de memoria, porque el dibujo es la forma más primaria que tenemos para expresarnos y lo podemos hacer de forma automática, como cuando estamos aburridos y comenzamos a rayar con un lápiz o un lapicero”, explicó el artista en diálogo con El País.El proyecto surgió a partir de una invitación que le hizo hace un año la Guest Fundation, una entidad alemana, para realizar una residencia artística en Berlín. “La idea de irme a Berlín no me llamó la atención y como siempre me ha interesado los temas sociales y colaborar con otras personas para hacer proyectos de arte, quise trabajar con estudiantes de diversos niveles sociales, económicos y culturales”, explicó el artista en diálogo con El País.Murillo explicó las razones que lo llevaron a querer trabajar con grupos de jóvenes entre los 10 y los 17 años. “Los estudiantes de primaria y secundaria todavía no hacen parte activa de la sociedad están en una etapa de su vida en la que persiste la pureza del su pensamiento y poseen un nivel alto de expresión. Me da curiosidad de observar esta parte de la sociedad que está captando todo lo que está pasando a su alrededor, pero que al mismo tiempo no está participando y que tiene cosas interesantes por decir”.El proyecto también contempla generar un intercambio entre los estudiantes que participen a través del uso de las redes sociales como facebook, twitter o instagram. “Es una forma de aprendizaje sin libros, que busca abrirles la mente y descubran cómo funciona el mundo”, dijo. La desacralización del arte, como algo exclusivo para unas élites también atraviesa la propuesta de Murillo. Todos tenemos capacidad para hacer arte que no se trata que sepamos dibujar perfectamente una manzana o un rostro sino que algo tan cotidiano como el lienzo en un pupitre por el hecho de existir en mi día a día con el paso del tiempo se vuelva arte si yo digo que es arte. Pero para que algo sea así yo tengo que estudiar arte y la historia del arte y así mismo tomar esas decisiones".El proyecto está pensando a que dure unos dos años y una vez que culmine esta semana la instalación de los lienzos en los pupitres elegidos, seguirá su periplo por el mundo con su propuesta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad