El 'no se qué' de Martina García

Enero 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El 'no se qué' de Martina García

Martina García, actriz colombiana.

Los especialistas describen a la actriz colombiana, Martina García, quien es recordada por películas como 'Rabia', 'Satanás' y ‘Perder es cuestión de método, entre otras.

Martina encarna una dualidad. Es encantadora, frágil y muy bella. Pero también tiene un halo de misterio y de maldad. Así la lee la cámara, según los directores. Así la leyó Sebastián Cordero cuando la seleccionó para el papel de Rosa, una empleada doméstica en ‘Rabia’. “Martina en ese papel va agarrando fuerza gradualmente. Si tú ves una escena suelta es engañosa, parecería que está transmitiendo poco, es en la acumulación cuando empiezas a ver lo que sucede con ella en toda la película, que te das cuenta de que está transmitiendo muchísimo”, dice el director. “Es esa sutileza que maneja Martina, con detalles pequeñitos, lo que te hace sentir el proceso que vive Rosa. La acumulación de agresividad que ha vivido todo el tiempo, porque ha tenido que cargar con mucho encima, y a pesar de eso, ella mantiene su delicadeza y esa luz”, agrega Orozco.Baiz, por su parte, insiste en que Martina encarna a la vez un ángel y un demonio. Frágil y buena, misteriosa y malvada. Confiesa que Martina sí es, en privado, una persona misteriosa, enigmática. Pero que eso es lo que la hace aún más interesante, “porque no es tan chévere cuando una persona es fácil de leer”, dice Baiz. El realizador caleño reconoce que Martina tiene un defecto: “Ella es manipuladora, usa muchas veces su encanto para manipular, lo cual habla de su inteligencia. Pero tiene ese lado calculador”. Y la misma Martina asegura que no todo en ella es calma y tranquilidad. “Me dan mucha rabia las injusticias, la mentira y la agresividad injustificada en todas sus formas, y el maltrato animal”. Además reconoce que tiene un vicio: Dormir como una marmota. “Puedo estar acostada hasta 20 horas de seguido al terminar un rodaje”. Y que tiene un sueño aún frustrado: grabar un álbum como cantante. Ante los periodistas tampoco tiene una imagen muy positiva, por su hermetismo con su vida privada. Una vez, a una periodista de este diario que le preguntó: ¿Está ennoviada? le contestó: “Jamás respondo a esa pregunta. Nunca lo he hecho y ahora no empezaría a hacerlo”. El único romance que se le conoce fue el que supuestamente tuvo con Guillermo Prieto La Rota, ‘Pirry’, quien la descubrió y la presentó en la revista Shock, donde le dieron la primera portada a ella.Los críticos de cine no son tan benévolos con Martina, pese a que han catalogado ‘La cara oculta’ como una gran producción a la altura de muchas internacionales. Para el crítico de cine Alberto Posso, “No es que actúe mal, pero es la misma que hemos visto en ‘Perder es cuestión de método’, ‘Rabia’, y hasta en la telenovela de ‘Amor a la plancha’. Y lo peor es que ante la impresionante calidad de sus coprotagonistas, queda en un segundo plano y no logra destacarse”. Posso considera que “por su expresión de niña ausente, etérea pero sensual y picaresca, los directores la han convertido en una eterna ‘Lolita’ y no la dejan trascender a diferentes personalidades. Hace falta verla en otro tipo de caracterización, para valorar su compromiso con el meticuloso proceso de estudio que ha forjado”. Pese a su juventud, tiene un largo recorrido en las artes. En el colegio tomó clases de ballet. Estudió actuación con Paco Barrero, en Bogotá; en The Central School of Speech and Drama, en Londres, y con Juan Carlos Corazza, en Madrid. Estudió canto con Silvia Moscowitz, Héctor Artiguez y Ramón Calzadilla, en Bogotá. Con una carrera que empezó en la televisión colombiana en 1999 y que se disparó con la telenovela ‘Amor a la plancha’, dirigida por Mario Ribero, su reconocimiento lo logró en el 2004 con su debut en el cine en ‘Perder es cuestión de método’. Y sigue en constante formación, porque, según ella, “es importante para tener criterio, pero también es vital conservar la inocencia y la libertad interior”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad