El museo Malagana, la joya escondida de Palmira que muchos aún no conocen

El museo Malagana, la joya escondida de Palmira que muchos aún no conocen

Agosto 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción PalmiraHoy
El museo Malagana, la joya escondida de Palmira que muchos aún no conocen

Máscaras bellamente repujadas muestran la destreza y creatividad de esta civilización. Una de las piezas del Museo Malagana de Palmira.

Aunque se inauguró hace dos años, aún muchos palmiranos no saben que existe un museo en la ciudad. ¿Falta mayor publicidad y proyección? ¿Qué dicen los que lo manejan?

El museo Malagana, fundado hace dos años para que propios y visitantes conocieran las costumbres y la cultura de los antiguos pobladores de la región, sigue sin hallar acogida por parte de los palmiranos, de acuerdo con expertos consultados.Diseñado por el arquitecto museólogo José Eduardo Vidal, actual director administrativo del departamento de cultura de Comfandi, consta de seis salas en las que se exhiben los momentos más relevantes de esta civilización.Son ellas: Palmira Hoy, Transformación del Paisaje, Poblamiento del Territorio, Creatividad, Liderazgo y Conocimiento y Saqueo en Malagana.Esta última hace referencia a los años 90 cuando se hicieron los primeros hallazgos en el corregimiento El Bolo y saqueadores y huaqueros destruyeron toneladas de cerámica y hurtaron alrededor de cuatro toneladas de oro.Allí también se encuentra el gran Diorama que se muestra la cotidianidad del grupo; las piezas que utilizaban para la siembra y la agricultura, objetos para la pesca y quehaceres diarios como ollas, vasijas, trabajos en oro, así como los que utilizaban para el procesamiento de alimentos. Este es uno de los museos más modernos y bellamente diseñados de todo el país, pues también cuenta con pantallas táctiles en las que los visitantes acceden a toda la información del lugar.Y aunque la entrada para las instituciones educativas es gratuita y se les ha enviado en reiteradas oportunidades invitaciones para que traigan a los estudiantes, la respuesta no ha sido la que se esperaba.De las 12.800 personas que han visitado el museo en estos dos años, solo 2.600 corresponden a estudiantes.Y si bien el número de usuarios es importante, la cifra tampoco llena las expectativas.De acuerdo con Norberto González, guía del lugar, algunos turistas le han dicho que ni siquiera los taxistas saben dónde queda la sala, e incluso, muchos palmiranos desconocen que en la ciudad hay un museo.Para González, una de las razones podría ser la falta de publicidad, pero también responsabiliza a los colegios, los cuales, según afirma, deben apropiarse de este patrimonio cultural y difundirlo entre la población estudiantil.“El objetivo es sensibilizar al estudiante de que tenemos un gran museo, para que lo divulguen con su familia, con sus amigos. Que vengan a aprender cómo vivieron sus antepasados, qué comían, de qué se enfermaban y de esta manera recuperar la identidad que se ha perdido porque desconocemos nuestro patrimonio”, recalca quien sostiene que vienen más fácil de otros municipios y corregimientos que de esta ciudad. Para la antropóloga Sonia Blanco, lo que ha faltado es que el museo tenga un director exclusivo, que se dedique al mercadeo, la divulgación, llevar y traer exposiciones, así como hacer convenios con las diferentes instituciones y museos regionales.“Pero lo más importante es que el museo se logre insertar dentro de la dinámica del municipio, a través de la investigación, cosa que tampoco se ha hecho”, reiteró. Criticó duramente la desidia de rectores y profesores del área de sociales, que no fomentan en los estudiantes las culturales ancestrales de Palmira, sino que siguen “hablando de los Calima o los Quimbaya, un discurso que está mandado a recoger”, según dijo, al indicar que tanto la Academia de Historia como el centro cultural Guillermo Barney Materón manejan discursos muy distintos sobre la historia prehispánica.“Todo el mundo anda por su lado y no hay una vinculación del museo hacia esas otras iniciativas locales y comunitarias que se deben apoyar”, enfatizó.“Se hace gestión permanente”Para María Eugenia Tabares, coordinadora de Educación y Cultura de Comfandi Regional Palmira, desde el 2012 se ha venido haciendo un trabajo permanente a través de exposiciones itinerantes, conferencias, presentaciones artísticas y culturales, además de otras propuestas para dinamizar el museo.Enfatizó en que se hacen actividades cada mes o cada dos meses, las cuales se incluyen dentro de la agenda cultural de Comfandi. Incluso se realizará la segunda versión de Malagana Rock y con la exposición La Buena Gana de Malagana se visita las instituciones educativas.Asimismo, la exposición itinerante Señor Sipán traída a Palmira con ocasión del lanzamiento del libro ‘Mis tesoros palmirindios’, que se realizó ayer, en el centro cultural Guillermo Barney Materón y que presenta de manera sencilla y didáctica toda la historia de la cultura Malagana.“Comfandi como operador del museo seguirá desarrollando actividades, porque lo que buscamos es tener un museo dinámico, no estático, pero infortunadamente no encontramos la respuesta que esperamos de las instituciones educativas locales”, subrayó Tabares. Entre tanto, María Cecilia Solarte, presidenta de la Fundación Ecoparque Llanogrande, Fellg, manifestó que si bien algunos procesos de reestructuración al interior de Comfandi han demorado el nombramiento del director o directora del museo, “la sala no podía estar en mejores manos”.“Con el museógrafo Vidal vamos a sacar un plegable para llevarlo a los hoteles y terminales de buses y hacer una actividad mensual para promocionarlo a nivel departamental”, explicó, al admitir que sí requiere de una persona dedicada las 24 horas del día para proyectarlo mejor y con muchas ganas sea visitado el museo Malagana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad