El libro que rinde homenaje a la poesía de mujeres colombianas

El libro que rinde homenaje a la poesía de mujeres colombianas

Mayo 25, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
El libro que rinde homenaje a la poesía de mujeres colombianas

Guiomar Cuesta, coautora de 'Poesía colombiana del Siglo XX escrita por mujeres'.

Ya se encuentra en circulación el segundo tomo de ‘Poesía colombiana del Siglo XX escrita por mujeres’, una antología de poemas escritos por poetas nacidas a partir de 1950. Hablamos con Guiomar Cuesta, coautora del trabajo en compañía de Alfredo Ocampo Zamorano.

Guiomar, ustedes ya habían publicado hace unos años la primera antología de poesía colombiana escrita por mujeres, pero esa vez solo llegaron hasta la mitad del Siglo XX. ¿Cómo fue eso?Sí, cuando surge la iniciativa de reunir el trabajo de las poetas, llegamos a recoger cerca de mil poemas. Arrancamos con Agripina Montes del Valle, que nace en 1844 y en 1880 ya era rectora de una universidad. Fue una mujer muy adelantada a su tiempo, y eso era lo que queríamos mostrar en ese primer tomo: que estas mujeres iniciadoras eran cultas y autodidactas. También repasamos, entre muchas otras, la obra de poetas como Margarita Gamboa. Hay algo curioso: siempre pensamos que la poesía erótica había empezado con Laura Victoria, de Boyacá, pero cuando vamos a ver a Margarita Gamboa, que nace unos años antes, fue en realidad Margarita la iniciadora de ese género en Colombia, con una poesía de una belleza y un ritmo y una fuerza impresionantes. Y es increíble que ella, en esa época, se dedicara a leer públicamente su poesía no solo en Cali sino en Armenia. Allí irrumpía en las salas con la lectura de algo tan novedoso en ese momento. Ese es un poco el espíritu del primer tomo.Ahora llega el segundo tomo, que abarca a las poetas nacidas en la segunda mitad del siglo XX...Sí. En el primer tomo habíamos llegado hasta 1949, es decir, hasta la ruptura que hubo a partir del 9 de abril. En este segundo tomo empezamos a hablar de mujeres nacidas a partir del 50, es decir, Matilde Espinosa, Meira Delmar, Maruja Vieira... Aquí la gran coyuntura, la que tiene una gran influencia en su visibilización, es el Año Internacional de la Mujer, en 1975. Fue la primera chispa que nos llegó mostrándonos qué es lo que estaba pasando en el mundo con la mujer. Fue realmente en la década del 70 que las mujeres colombianas empezamos a entrar masivamente a la universidad, se empezó a hablar de género, se creó el grupo Mujer y Sociedad de la Universidad Nacional y posteriormente el de la Universidad del Valle. Era una época de doble juego: aparentemente todos estaban de acuerdo en que la mujer ocupara otros espacios distintos al hogar, pero en el fondo no se quería que saliéramos a trabajar porque los niños se iban a enfermar y los jóvenes se volverían drogadictos, había una posición muy contradictoria. Es entonces cuando surgen estas mujeres de una gran fuerza poética. Mujeres que son capaces incluso de hablar de sus contextos de violencia, cosa que no habían hecho muchos hombres. ¿Qué poetas empiezan a tener relevancia en esa época de transición?Mujeres como Carmiña Navia, Gloria María Medina, Carmen Elena Aguilar y Meira Delmar en Barranquilla. Pero de una vamos llegando a otra. Maruja Vieira, por ejemplo, que es quien nos introduce en el mundo de Agueda Pizarro y su Encuentro de Mujeres Poetas en Roldanillo.¿Qué tanto ha influido este encuentro en la divulgación de la poesía hecha por mujeres en Colombia?Yo participo por primera vez en el encuentro en el 87 y veo que es una forma de recoger esas voces, de conocernos, de intercambiar, y de ir madurando, porque nadie solo logra nada. Veo cómo van llegando las mujeres afro, María Teresa Ramírez, luego Mary Gruesso, Marga López, a todas ellas Agueda Pizarro les da apoyo, les abre espacios y, sobre todo, nos enseña a todos a amar y respetar a nuestras poetas afro. Quizá por eso hablamos tanto del encuentro, porque es el único espacio de verdad nuestro, de las mujeres poetas. Agueda no ha dejado que nadie dañe su esencia. Muchos le han dicho que deje entrar varones y ella dice que no.El libro incluye el contexto sociológico de las poesías. ¿Cómo surgió la idea?Alfredo Ocampo Zamorano, coautor del libro, es doctorado en sociología en la Universidad de Columbia. Sin embargo, ya era poeta para cuando realizó su doctorado. Entonces se le ocurrió encaminarse por el tema de la sociología de la literatura y vincularlo a las problemáticas del desarrollo del país. De ahí que quisimos no solo hacer la antología sino hablar de su contexto.¿Qué le falta al mundo de la poesía de mujeres?Vamos ganando terreno. Pero nos falta reconocimiento. Mujeres como Piedad Bonnett y María Mercedes Carranza han ocupado espacios importantes, y muy merecidos, pero hay muchas más mujeres haciendo poesía en Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad