El grito chocoano de Jhonny Hendrix Hinestroza

Agosto 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Beatriz López y Aura Lucía Mera, especial para El País
El grito chocoano de Jhonny Hendrix Hinestroza

Jhonny Hendrix Hinestroza tiene larga trayectoria en el cine colombiano, pero su nombre vino a tener resonancias internacionales el año pasado con ‘Chocó’, primera película dirigida por él.

Jhonny Hendrix dice que su película ‘Chocó’ no es pornomiseria sino un llamado de atención hacia la gente olvidada. Rechaza el término afrocolombiano.

Alrededor de un suculento ‘arroz puteado’ fue el diálogo con Jhonny Hendrix Hinestroza. Es alto, de facciones bellísimas. Voz de bajo y una sonrisa amplia que muestra una dentadura perfecta. Y repudia el apelativo ‘afrodescendiente’. Tenía 5 años cuando la familia se trasladó de su Quibdó natal a Pereira, donde fue auxiliar de veterinaria, carpintero, pero también alumno destacado del colegio Deogracias Cardona, donde a los 15 años ganó el Premio Nacional de Poesía.Quiso ser futbolista pero una lesión de rodilla acabó con ese sueño. Entonces decidió estudiar comunicación. Trabajó y estudió; llegó a Todelar de Cali, donde Gloria Roa le hizo una prueba de voz y de inmediato se convirtió en reemplazo para transmitir noticias. Fue asistente de luces, pasó a la fotografía hasta realizar comerciales. Su afición al cine desde niño y las historias contadas por su papá lo encarrilaron hacia el mundo fascinante de los guiones, la dirección, la fotografía.Película universal‘Chocó’ le permitió regresar a su tierra natal después de muchos años, para comprobar que el tiempo se detuvo: el ritmo de vida, la sumisión ancestral de sus mujeres, la indolencia de los hombres y las tardes interminables alrededor de una mesa en la calle polvorienta, tomando biche o cerveza y jugando dominó, mientras la ‘hembra’ trabaja, cocina, cría los hijos, recibe a su hombre y se las arregla para sobrevivir. Todo eso fue el marco de su guion.‘Chocó’ es una película que rompe esquemas, que denuncia con la poesía de las imágenes, que equilibra escenas fuertes con paisajes de ese paraíso terrenal. Película universal, pues relata la historia de cualquier pequeña ciudad del continente.Por primera vez en la cinematografía colombiana, el público presenció la depredación de la riqueza natural de una manera tan cercana y se adentró en ese universo silencioso y lleno de estigmas que es el maltrato contra la mujer. Por todo ello, ‘Chocó’ es un grito en medio de la majestuosidad de la selva, sobre lo cual dialogamos con Jhonny:¿Nadie es profeta en su tierra? Mientras la película ha sido objeto de premios internacionales, en Colombia apenas se ha visto.No. Creo que a pesar de todas las barreras que abiertamente se nos impusieron desde que la película era tan solo letras y papel, hemos logrado buena acogida del público. De hecho, desde el primer momento en que ‘Chocó’ fue seleccionada para abrir el Festival de Cartagena, un año después de su estreno en salas seguimos recibiendo solicitudes para conocer y saber acerca del proyecto. No en vano, tan solo un día después de su venta en dvd la película salió a la venta informal en prácticamente todas las ciudades del país. Como bien me dijo un vendedor del centro de Cali: “Chocó se vende como pan caliente”.¿Por qué la gente de la Costa Pacífica no protesta ante el abandono estatal y el saqueo de sus riquezas, o esa inercia obedece a factores culturales?En cada lugar que he tenido oportunidad de ir con ‘Chocó’, siempre empiezo mi charla diciendo que esta película bien podría llamarse Cali, Bogotá, Berlín o Amsterdam. Estoy de acuerdo en que hay matices y que crecen o disminuyen ciertos factores, dependiendo de la riqueza y las tradiciones culturales. Pero la discusión está más allá de un asunto de regionalismo o de color de piel. La gran mayoría de población del mundo está expuesta hoy a violaciones a sus derechos, a grandes brechas sociales, económicas y tecnológicas, que a su vez desencadenan en conflictos políticos. Creo que debemos aprender a leer nuestra realidad entre líneas.Usted que nació en el Chocó, ¿acepta el apelativo ‘afro’ para la raza negra? Aunque respeto ese concepto de identificación, el término ‘afrocolombiano’ resulta más que todo una denominación políticamente correcta, casi diplomática, para no tener que lidiar con eso de la segregación racial. Eso no resuelve lo sustancial de la identidad. De hecho, la vida me ha llevado a entender lo que significa llenarse de palabras bellamente construidas. Yo, como muchos negros en Colombia, soñaba con ir a África a encontrarme con mis raíces. El día que tuve oportunidad de hacerlo, una simple pregunta me situó de nuevo en mi tierra; el hombre de la aduana, negro como yo, me detuvo y me dijo: “Passport please” y mi pasaporte decía nada más que: colombiano. Jamás me consideraron uno de ellos.Creo que en gran medida el desarraigo que tenemos por el suelo que pisamos viene también por el sentido y los símbolos que le damos a nuestra identidad.¿Por qué el cine nacional nunca pisó la alfombra roja?El cine nacional ha estado ya en grandes festivales y ha pisado algunas alfombras rojas a lo largo de estos años. Quiero destacar, por ejemplo, las obras de Víctor Gaviria, pues es el único director colombiano que ha sido seleccionado en dos ocasiones en el Festival de Cannes por ‘La vendedora de Rosas’ y por ‘Rodrigo D, no futuro’. Para ser una industria joven estamos logrando cierto reconocimiento internacional gracias a la lucha, la constancia y el trabajo de grandes directores y productores que abrieron un camino en épocas pasadas, cuando no existían las salas y el apoyo que hay ahora.Del cine pasemos a la televisión: ¿Cree que las narco-novelas están narcotizando a la sociedad colombiana?La sociedad colombiana se ha narcotizado ya hace varios años y cuando me refiero a narcotizado no estoy pensando únicamente en el consumo de narcóticos y en toda la narcoviolencia. Pienso en la actitud de no asumir nuestra parte en el conflicto, de no ser responsables con nuestros propios actos. La televisión puede reflejar, expresar o reafirmar ciertos valores, pero nunca debemos olvidar que nosotros como colombianos, consumidores y público, tenemos el deber de ser críticos frente a nuestra sociedad y frente a lo que se nos ofrece como entretenimiento.¿Cuáles son las figuras chocoanas que más admira?Choquibtown, Jairo Varela, Alexis Lozano, Óscar Borda.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad