El Gato del Río, el gran sueño de Hernando Tejada

El Gato del Río, el gran sueño de Hernando Tejada

Diciembre 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luis Guillermo Restrepo | Editor de Opinión
El Gato del Río, el gran sueño de Hernando Tejada

Soffy Arboleda y María Thereza Negreiros, siempre presentes en el comité de Tejada.

Ese gato que posa travieso sobre la ribera del Río Cali, fue un sueño que durante años guardó en silencio el artista Hernando Tejada. Gracias a la complicidad de un grupo de buenos amigos, la escultura se hizo realidad.

Corre octubre del año 1995. En la inauguración de la exposición de un artista chileno se encuentran Hernando Tejada, Medardo Arias y Germán Patiño. En el ir y venir de la concurrencia ven una pequeña mesa en la terraza de la Tertulia y se sientan allí, a disfrutar unos vinos. Y aparecen las inquietudes permanentes de Tejada, el más curioso de los artistas. Habla de su deseo de hacer un Gato gigante para la ciudad, lo cual es respaldado de forma inmediata por Medardo, nuestro poeta del Pacífico. Y por Patiño, quien fue uno de los más cercanos amigos del pintor, dibujante, escultor y tallador que llegó un día a esta ciudad en los años cincuenta y se quedó para siempre.Meses después, el Gato vuelve a aparecer en el religioso almuerzo que teníamos cada semana en el restaurante Consulado del Pacífico en el barrio el Peñón, los sábados a las 12:30. Allí llega Teja con ese maravilloso cuaderno que cargaba siempre y en el cual plasmaba sus ideas. Abre el cuaderno —una verdadera caja de Pandora—, y nos muestra un fotomontaje: un gato en miniatura puesto sobre la ribera del río Cali, en la Avenida Cuarta Oeste.No hay dudas ya. Germán, en ese momento Gerente Cultural del Departamento del Valle, bajo la gobernación de Germán Villegas, aporta veinte millones de pesos para darle vida al proyecto. La tarea entonces era conseguir el resto, hasta completar los treinta millones que incluían la fundición, el transporte desde Bogotá y la construcción del pedestal.Nunca olvidaré la sonrisa que llenó la cara de nuestro querido Maestro. A partir de allí se inició una febril actividad. Y conformamos el comité que se encargaría de convertir en realidad la obsesión de Teja: Soffy Arboleda de Vega, Maria Thereza Negreiros, Martha Hoyos de Borrero, Andrea Buenaventura, Luz Elena Azcárate de Guzmán, José Pardo Llada, Germán Patiño, Víctor Raúl Martínez y Luis Guillermo Restrepo nos encargamos de hacer la tarea. Por supuesto, Soffy y María Thereza estuvieron siempre atentas para sugerir los complementos que debía tener la obra y de pasar revista periódica a su construcción, realizada por el maestro Rafael Franco en Bogotá. Una monumental escultura en bronce con la técnica de la cera perdida que demandó seis meses y obligó a tumbar el techo del taller, el cual también debimos pagar. Entretanto, el comité decidió fabricar ciento cincuenta réplicas miniatura del gato, que fueron firmadas por Teja. Éstas fueron elaboradas por su sobrino, Alejandro Valencia, y fueron vendidas a trescientos mil pesos cada una. Sobra decir que volaron. Para completar los recursos acordamos rematar el modelo que Teja había construido en escala de 1 a 10. Entonces empezó la febril actividad para organizar una cena en el Club Colombia. Hernando hizo de su puño y letra el menú, José Pardo Llada actuó como rematador y los miembros del comité estuvimos atentos a motivar las ofertas. Después de una puja intensa, el señor Gonzalo de Oliveira ganó el remate, pagando quince millones de pesos por el ejemplar. Ya habíamos rebasado con amplitud el presupuesto que teníamos. Lo que siguió fue esperar a que terminaran el Gato en Bogotá. Y luego el transporte hacia Cali en una camabaja que llamó la atención de quienes transitaban la carretera. Imagínese el lector al enorme felino que ve hoy al lado del río Cali, cruzando el alto de la Línea, de pie, lento, majestuoso. O atravesando las decenas de pueblos y ciudades que hay en los 450 kilómetros de la vía que une a Bogotá con Cali. Entonces podrá darse cuenta del impacto que Hernando Tejada tuvo en ese momento en toda la geografía Nacional. Hasta que llegó el Gran Gato a su sitio, escogido por su autor. Fue cuando Teja disfrutó subiéndose a él, quitándole las envolturas, limpiándolo y tomándole fotos con su cámara Leica. Era el Tejadita travieso que disfrutaron quienes lo conocieron. Allí me di cuenta que el Gato era, en realidad, el mismo Hernando Tejada. La escultura fue entregada el 2 de julio de 1996 por el entonces gobernador, Germán Villegas. A partir de ese momento, han sido muchos los matrimonios, muchas las reinas, muchos los turistas y muchos los amores que se han tomado fotos o han sellado sus encuentros al lado de una escultura que se convirtió símbolo de esa Cali juguetona, alegre y traviesa que vio Hernando Tejada. Y siguieron los almuerzos en el Consulado del Pacífico. Y el artista empezó a llegar con sus quejas por los grafitis y rallones que escribían. Fue cuando se buscó la presencia de un policía que debió aumentarse con otro para la noche, ante los intentos por plasmar las impresiones de la gente. Era la forma, sin duda agresiva, en que los habitantes de la ciudad se apropiaban de la obra. Y Teja sufría y se quejaba. Hasta que ocurrió un milagro. De pronto, a un almuerzo llegó Hernando sonriente. Se sentó, abrió su cuaderno y con satisfacción nos dijo que ya no necesitaba más vigilancia, a la vez que nos mostraba un grafiti que decía, más o menos así: “Este gato fue testigo de la primera vez que mi novia y yo hicimos el amor”. Desde ese momento, nunca más volvió a pedirnos vigilancia especial, aunque los vecinos del Gato solían verlo en las mañanas con un betún y un trapo en la mano, limpiándolo y protegiéndolo del vandalismo que, para infortunio de la ciudad, suele habitar sus calles. Unos años después, la Cámara de Comercio abrió un concurso original: se trataba de conseguirle novias al felino de Tejada. Varios artistas caleños concurrieron y desde entonces la zona es un bello escenario en el cual se vive el eterno romance del Gato con sus novias y, sobre todo, con la ciudad. Ésta es la historia verdadera del Gato de Tejada. Así se logró construir un referente de la ciudad que además aportó recursos para construir las aves de Omar Rayo que están situadas en la manzana T, cerca al Centro Administrativo Municipal. Pero esa, claro, es otra historia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad