El fotógrafo Aymer Álvarez retrata el conflicto colombiano

El fotógrafo Aymer Álvarez retrata el conflicto colombiano

Mayo 01, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA

Durante los últimos 20 años, el fotógrafo Aymer Álvarez recorrió Colombia retratando tomas guerrilleras, enfrentamientos, desplazados y el miedo. Gran parte de ese material permanece inédito. Aquí, una muestra de lo que, anhelamos, no se vuelva a repetir tras la firma de la paz.

Entrega de armas en el Distrito

[[nid:531502;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/p6gacetamay1-16n1photo01.jpg;full;{Foto: Aymer Álvarez}]]En Aguablanca se hizo una dejación de armas. Quienes entregaran una, recibían a cambio juguetes para sus hijos. La fotografía capta el momento en que un padre entrega una metralleta mientras abraza a su pequeño: el amor sobre la guerra.

[[nid:531504;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/p6gacetamay1-16n1photo05.jpg;full;{Foto: Aymer Álvarez}]]En 2008 el gobierno colombiano puso en marcha la Operación Fénix, también llamada bombardeo de Angostura, realizado en una zona selvática en cercanías a  la población Santa Rosa de Yanamaru, en la provincia ecuatoriana de Sucumbíos.

La operación causó la muerte de 22 guerrilleros, incluyendo al comandante de las Farc, alias Raúl Reyes. Esto generó una gran tensión en la zona fronteriza.  

La imagen capta el momento en que una familia, con  sus pertenencias, huye del territorio en una canoa con motor a través del río Putumayo. La guerra definitivamente nos cambia la vida en cualquier momento.

[[nid:531506;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/p6gacetamay1-16n1photo02.jpg;full;{Foto: Aymer Álvarez}]]La guerra no solo la libran la guerrilla y el Ejército o los paramilitares. A veces, se enfrentan hermanos indígenas: en 2009 se desarrolló un conflicto entre guambianos y paeces.  Disputaron las tierras de una finca en el Cauca: Las Mercedes. Aquello resultó doloroso. La imagen recuerda el entierro de los muertos. 

[[nid:531512;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/p6gacetamay1-16n1photo06.jpg;full;{Foto: Aymer Álvarez}]]Los campesinos del Cauca huyen de la guerra a lomo de mula. La imagen se tomó en una trocha del departamento, después de una toma guerrillera.

[[nid:531513;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/p6gacetamay1-16n1photo13.jpg;full;{Foto: Aymer Álvarez}]]Esta fotografía fue tomada en un recorrido por los municipios del Valle del Cauca. El arma en la trinchera representa el descanso de la guerra, el sueño de que por fin,  los fusiles se dejen de disparar.

[[nid:531501;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/p6gacetamay1-16n1photo04_0.jpg;full;{Foto: Aymer Álvarez}]]

Para entender la guerra en Colombia habría que dormir en un municipio amenazado por una toma guerrillera. El miedo es permanente, la gente duerme con ropa de calle puesta, lista para huir en cualquier momento. Esta fotografía, captada en el corregimiento Tablones, de Palmira,  es símbolo de eso: la zozobra de quien vive en medio del conflicto.

En Ortega, Cauca,  los autodefensas campesinas decidieron entregar sus armas, apostarle a la paz pese a la muerte, el dolor de la guerra.

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad