El financimiento colectivo a través de Internet será una realidad para el próximo año en Colombia

Diciembre 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
GACETA
El financimiento colectivo a través de Internet será una realidad para el próximo año en Colombia

María Pia Giudice, Jefe de Finanzas y Comunicaciones de Ideame.

María Pía Giudice, Jefe de Alianzas y Comunicaciones de Ideame, una plataforma continental de origen argentino dedicada al ‘crowdfunding’, estuvo en Cali como expositora del IV Encuentro Internacional de Redes y Gestores Culturales. El próximo año el financiamiento colectivo será una realidad en el país.

¿Qué es el ‘crowdfunding’?Financiamiento colectivo en Internet. Se da cuando una persona tiene una idea que necesita dinero para hacerla realidad y acude a otras personas comunes y corrientes dispuestas a aportar pequeñas sumas de dinero a cambio de un incentivo o recompensa de ese proyecto.¿El ‘crowdfunding’ es la salvación de la cultura?No, pero sí creo que es una conexión interesante con ella porque es un facilitador. No el ‘crowdfunding’ en sí sino los que apoyan sus proyectos. La salvación está en todos ellos, que los hacen realidad.¿Y qué tiene de positivo?Aparte de lo obvio que es juntar dinero para hacer realidad un sueño, en términos de formación de un emprendedor es muy valioso porque ayuda a focalizar objetivos construyendo una campaña de comunicación que en un lapso definido debe seducir al público para lograr financiación. También sirve como una vitrina que permite conectarse directamente con gente que quiere apoyar sin intermediaciones.¿Sólo aplica para proyectos culturales?No, pero la tendencia está orientada hacia la cultura. Sin embargo también son válidos los proyectos tecnológicos, educativos, ambientales, deportivos y sociales, entre otros. En Ideame apoyamos 18 categorías distintas siendo la cultural la más popular: los libros, las artes visuales, el cine y la música son los que despiertan mayor interés. ¿Ustedes curan las propuestas?Sí pero dejaremos de hacerlo. Antes acompañábamos a los creadores para ofrecer proyectos de calidad a la gente que buscaba aportar y también para entrenarlos en el armado de un proyecto para que tuvieran buena aceptación en el público. Hasta el momento hemos tenido más de 3.800 solicitudes de las cuales hemos publicado poco más de 400. De esa cantidad, 160 proyectos han recaudado lo solicitado para un total de casi un millón de dólares recaudados entre Argentina, Brasil, Chile, México y Uruguay. De ahora en adelante la comunidad misma curará los proyectos.Es decir que así como es importante el proyecto en sí, ¿también lo es la forma de presentarlo?Sobretodo en la forma de pedir el dinero. No hacerlo, por ejemplo, desde la lástima, porque nadie apoya por pesar. Hay que hacerlo con alegría y felicidad. Por supuesto que una buena idea es necesaria, y sobretodo que sea explicada con claridad. Eso genera no solo apoyo económico sino que otras personas ayuden a difundirla para ampliar su alcance. ¿El financiamiento colectivo puso en evidencia a miles de mecenas?A un montón, es un recurso que no estaba siendo utilizado y afortunadamente hay mucha gente que está disponible para aportar dinero en causas concretas. Eso es lo importante, que saben cómo funcionarán los proyectos que apoyan y que el creador siempre les contará sus avances, además de llevarse algo a cambio: las gracias, una foto, un producto tangible o una experiencia de consumo.¿Quién debe aspirar al financiamiento colectivo?Todo aquel que tenga una idea de proyecto para emprender o un capricho que quiera llevar a cabo y no tenga el dinero para comenzarlo.¿Y quién no debe presentarse? Cualquiera que no tenga tiempo para trabajar en una campaña difusión de su proyecto. La plataforma no es milagrosa y la gente no da plata todos los días. Mentiría si dijese que esto es un éxito rotundo. Si un creador no está convencido ni comprometido con su proyecto y no va a trabajar para socializarlo y, consecuentemente, recaudar la plata necesaria, no es recomendable.¿Cómo funciona la estructura de aportes económicos?Por medio de tarjetas de crédito y pagos ‘off-line’. El método de recaudación es el todo o nada, que significa que si en 55 días un creador no junta la plata solicitada, lo que haya acumulado es devuelto a cada aportante. Si el proyecto recauda lo solicitado o más, él recibe lo que juntó menos el 10% del monto total, que es la comisión para las empresas de recaudo y la plataforma de ‘crowdfunding’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad