El escritor Guillermo Martínez habla sobre su premio Gabriel García Márquez

El escritor Guillermo Martínez habla sobre su premio Gabriel García Márquez

Noviembre 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Ricardo Moncada Esquivel | periodista de El País

Guillermo Martínez fue el ganador del Premio de cuento Gabriel García Márquez por su libro ‘Una felicidad Repulsiva’.

Convertido en el primer ganador del Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, que le fue otorgado el viernes en Bogotá, por su libro ‘Una felicidad repulsiva’, el escritor argentino Guillermo Martínez dijo sentirse honrado con dicho galardón. “Tiene una dimensión extraordinaria este premio. Lo voy a recordar con mucho cariño siempre, porque adoro a Colombia. Es casi una felicidad repulsiva”, dijo el escritor en diálogo con El País minutos después de recibir el premio en la ceremonia que se realizó en el Teatro Colón de Bogotá, con presencia del Presidente Juan Manuel Santos y la Ministra de Cultura Mariana Garcés, entre otros invitados. Martínez dijo que el premio constituye una marca para el resto de su vida. “No solo por el nombre al que está asociado -uno de los grandes escritores de continente que ha sido un ejemplo de vida en una cantidad de cosas- también por ser la primera edición y de carácter hispanoamericano, pero además porque este libro premiado marcó mi retorno al cuento, género que no había hecho desde el primero”.El autor explicó que su libro ganador está integrado por once cuentos que recogió a lo largo de una década. “El punto de partida fue el cuento ‘El I Ching y el hombre de los papeles’ sobre una pareja que tiene una hija recién operada que no sabe si va a sobrevivir y aparece la confrontación entre el pensamiento mágico el ‘I Ching’, libro tradicional oriental, y el racionamiento estadístico que se da en esta clase de situaciones, generando una tensión entre esos dos mundos”. En cuanto al relato que da nombre al libro, ‘Una felicidad repulsiva’, Martínez dijo que trata sobre ese refrán que dice que no hay dicha completa. “El narrador se dedica a seguir desde su infancia a una familia que para él es perfectamente feliz y lo que se descubre es que hay en ella un elemento siniestro como una locura que desquicia toda realidad”. Martínez aseguró que como lector un buen cuento debe tener una combinación de varios factores: “Cierta intensidad que impida soltarlo, que aspire al lector y que consiga generar en él cierto vértigo. Que de entrada te introduzca a otra clase de mundo”, agrega. Pero escribir un cuento puede ser más difícil. “No sé si pueda alcanzar esos objetivos ideales de un cuento. Es algo que además depende también del lector que encuentres, que tenga cierto presupuesto intelectual, cierto conocimiento y sensiblidad”, reflexionó. Volviendo a la obtención del premio el escritor dijo que al saber el fallo del jurado en la primera persona que pensó fue en su padre Julio, fallecido en 2002 y quien le inculcó el amor por la literatura. “Pero también pensé en mi mujer que ha sido una constante lectora de lo que escribo y en mi hija Julia que es una fuente permanente de felicidad”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad