Édgar Álvarez, el cineasta que trabaja con plastilina

Édgar Álvarez, el cineasta que trabaja con plastilina

Octubre 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Édgar Álvarez, el cineasta que trabaja con plastilina

Édgar Álvarez asegura que la plastilina es un formidable vehículo pedagógico y que eso lo lleva a realizar talleres por todo el país.

El director de animación Édgar Álvarez, invitado al Festival Cine Toro, se ha dedicado a crear fantasías con plastilina.

La plastilina ha acompañado toda la vida al realizador audiovisual y maestro en artes plásticas, Édgar Álvarez, considerado uno de los grandes exponentes de la animación de nuestro país.Radicado en Los Ángeles hace cinco años, Álvarez es uno de los invitados del Festival Internacional de Experimentación Cine Toro que se realiza por estos días en Cali y varias poblaciones del Valle. Con más de 20 años de trayectoria, Álvarez realiza sus animaciones a través de la técnica de ‘stop motion’, que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas.Sus creaciones se han visto en producciones de televisión como La Brújula Mágica, de la década de 1990, en la campaña para la presidencia de Antanas Mokus o en la película documental ‘Extremely Sorry’, en torno al deporte extremo del ‘skateboarding’.El realizador está presentando en el Festival de Cine Toro el cortometraje ‘Invisibles’, un documental animado rodado en Los Ángeles en el que aborda el tema de los ‘homeless’, (personas sin casa).¿De dónde surgió la idea de hacer 'Invisibles', el corto que trae a Cine Toro?Este proyecto me lo encontré en las calles de Los Ángeles, donde hay más de 80 mil personas sin techo. Me aterraba ver a estas personas, rubias de ojos azules, arrastrando esos carros del supermercado en los que llevan sus pertenencias. Es una mirada a la insensibilidad del Estado y la sociedad gringa frente a estas personas.¿Cómo fue el proceso de producción?Me puse a investigar y hablé con muchas de estas personas. El documental que tiene como novedad que la animación es hecha directamente en la calle y no en estudio. La experiencia me hizo conocer mejor la ciudad y resultó algo ‘performática’, pues la gente se acercaba para preguntarme cosas. A raíz de este trabajo una ONG me invitó para hacer otro documental sobre este tema, pero enfocada específicamente en los jóvenes de la calle.¿De qué se trata el proyecto sobre la violencia en Colombia que prepara?Es un mediometraje que estoy haciendo con Proimágenes y es sobre el 9 de abril. Es bastante complejo, ya que tiene muchos personajes y escenarios. Más allá de referirme al asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, quiero es mostrar a Bogotá como protagonista. Creo que me he leído todos los libros sobre este tema que además está relacionado con mi vida, pues crecí escuchando a mi abuelo, un tolimense desplazado por la violencia partidista, contándome sobre Gaitán y lo que no se pudo hacer. Entonces, es un homenaje a esas historias suyas.¿Qué fue a buscar a Los Ángeles?En realidad viajé por amor, no fui en busca del sueño americano, pues la mayoría de trabajos para productoras de ese país los he hecho desde Bogotá. Mientras acá en Colombia viví mi fase capitalista, en Los Ángeles estoy viviendo la fase hippie, no tengo carro y trabajo en proyectos más personales de modo independiente, algo que en ese país es casi inconcebible, en especial en lo que tiene que ver con la animación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad