Crítica a comedia italiana 'Si Dios Quiere'

Junio 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez | Especial para GACETA*
Crítica a comedia italiana 'Si Dios Quiere'

'Si Dios quiere' es la divertida historia de un prestigioso cardiólogo ateo que tiene que enfrentar una verdadera tragedia: Su hijo se convertirá en cura. La noticia descoloca al padre quien se debate entre ser un padre comprensivo y hacer desistir a su hijo de esa locura.

A diferencia de las aburridas y predecibles comedias norteamericanas que, al mejor estilo de una telenovela resumida, nos presentan el conflicto romántico de una pareja que tras superar muchos malos entendidos termina junta, Europa  nos sorprende. Francia e Italia son países que han sabido encontrar en su cotidianidad, situaciones originales que superan los lugares comunes y el chiste provocado por el pastelazo. 

De la misma línea de ‘No se casen con mis hijas’, una película francesa que narra la historia de una pareja de padres que debe aceptar  con resignación los maridos que escogen sus hijas, llega ahora ‘Si Dios quiere’ una producción italiana fresca y muy divertida.  

La historia, que tiene por protagonista a Tomasso (Marco Giallini), un importante cardiólogo romano que se caracteriza por ser el mejor en su área y también por sus comentarios ácidos y a veces hirientes.  En realidad tiene mucho de que estar orgulloso, de su destreza, de su genialidad, de su dinero, de su esposa perfecta y de sus hijos, que hacen justo lo que él espera de ellos. Ni más ni menos.  Y no es que sea un ogro ni mucho menos, pero para Tomasso las cosas están perfectas como están y por lo mismo así se deben quedar. 

En su perfecta vida familiar las noches transcurren con cenas en la terraza de su apartamento del centro de Roma, donde comparten mesa y conversaciones que por supuesto el padre dirige y aprueba.   Él, que es un hombre astuto, sospecha que su hijo Andrea, que también estudia medicina, les está ocultando algo y no quiere misterios. Y como  cree sabérselas todas ha preparado a su esposa, su hija y su yerno para la noticia que seguro su hijo menor les dará: está seguro que les dirá que es gay.  Pero lo que su hijo le dirá, lo dejará desconcertado: efectivamente sí ha encontrado el amor de su vida en un hombre, pero en uno que se llama Jesús a quien  quiere entregarle su vida convirtiéndose en sacerdote. 

Las noticias no pueden ser peores.  Tomasso siempre se ha esforzado por ser  un padre solidario, por eso desea apoyar a su hijo, pero en su cabeza no cabe la idea de un Dios, mucho menos que él  vaya a desperdiciar su vida en alguien que no existe. Tampoco comprende de dónde sacó el muchacho esas ideas, si él y su esposa son ateos. 

En su propósito de averiguar quién le ha lavado la cabeza a su único hijo varón, Tomasso pide ayuda a su yerno para seguir al muchacho que sale todas las noches de manera misteriosa.  Así terminan descubriendo que el muchacho es uno de los muchos que asisten a escuchar a un sacerdote que se hace llamar Don Pietro (Alessandro Gassman).   Convencido de que aquel cura no es quien dice ser, el médico emprende una investigación con la que pretende desenmascarar a quien  considerar un embaucador. 

Sirva lo anterior para entender de qué va la trama de esta película que corre  por cuenta de Edoardo Falcone, guionista de varias producciones anteriores y que se inaugura como director con ésta.  

‘Si Dios quiere’ está construida con situaciones muy originales y no se conforma solo con el chiste superficial y los personajes ridículos.  Al contrario, explora en un tipo de comedia más de caracteres e incluso pone un pie en el complicado terreno de las creencias sin convertirse en una película fanática ni religiosa. 

Un trabajo que Falcone construye desde el guion  y que apuntala con los dos grandes actores  que lo acompañan como protagonistas. De hecho, las escenas que comparten estos hombres se vuelven divertidas y honestas con esa naturalidad que tienen las comedias europeas, alejadas de situaciones demasiado elaboradas. 

‘Si Dios quiere’ es mucho más que una burla a la trágica decisión de un padre que no sabe cómo hacer desistir a su hijo de convertirse en cura, es la historia de un hombre que empieza  a revaluar su vida y la manera como se ha comportado con sus acompañantes de viaje.  Por lo mismo ningún personaje queda desatendido en esta historia y todos de alguna manera se transforman. 

Ésta bien podría ser una película sobre la familia que tiene que aceptar sus diferencias como lo es la italiana ‘Hombres al dente’ o podría ser la historia un hombre que decide cambiar sus actitudes para rescatar su hogar como fue  la francesa  ‘No molestar’ o incluso podría ser la trama de un par de hombres muy  diferentes que terminan convirtiéndose en verdaderos amigos como fue ‘Amigos intocables’ o ‘Mi mejor amigo’.   Es un poco de todas. Una  buena mezcla de  humor y  drama, dejando en los espectadores el agradable sabor de haber visto una película que le hará pasar un buen momento. 

@kayarojas

*Docente Universidad Autónoma de Occidente

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad