Conozca los detalles de la pelicula 'Misión Rescate', basada en el planeta Marte

Octubre 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez / Especial para Gaceta
Conozca los detalles de la pelicula 'Misión Rescate', basada en el planeta Marte

La película es protagonizada por Matt Damon, narra la historia de un astronauta que tiene que arreglárselas para sobrevivir.

Hace mucho tiempo una película no me aburría tanto. Lo siento… estas líneas son, ante todo, un ejercicio auténtico de honestidad. Es la verdad, me aburrí como nunca, incluso más que en la fila de un banco donde mal que bien disfruto observando personas de todo tipo e imaginando sus historias de vida.

Sin embargo, el cine no debería producir aburrimiento. Cualquier cosa antes que eso. La película que produjo semejante desazón lleva por nombre ‘Misión rescate’ y aunque está dirigida por Ridley Scott ni siquiera cumplió con su cuota mínima de entretenimiento.

De hecho, cuando escribo estas líneas empiezo a preguntarme qué me llevó a sobre estimar a Scott. En realidad fueron solo un par de películas las que me gustaron de él (‘Blade Runner’ y ‘Gladiador’), pero eso, sin duda, fue hace mucho. Este condenado hábito que tengo de esperar la reivindicación fue lo que me hizo regresar a su obra y entrar a ver una película que ni siquiera por su título me resultaba atractiva.

‘Misión rescate’, protagonizada por Matt Damon está basada en el libro ‘El marciano’ escrito por Andy Weir y narra la historia de un astronauta botánico que es abandonado por su tripulación en marte en medio de una peligrosa tormenta. A partir de ese momento su único propósito será mantenerse con vida mientras espera ser rescatado. Tal cual.

En realidad este tipo de historias nunca me han impresionado. Ni las películas de héroes espaciales. Mucho menos los argumentos taquilleros de los súper humanos (tipo MacGyver) que salvan su vida con un par de herramientas. Y no es una cuestión de verosimilitud, pues aunque amo las farsas y me dejo seducir con facilidad con las historias inverosímiles de los melodramas, no encuentro nada apasionante en las reforzadas tramas donde impera el facilismo dramático.

Para ponerle nombre a las cosas, hablemos entonces de la anécdota que dispara esta película de dos horas de duración. El astronauta Mark Watney es abandonado por su equipo en medio de una tormenta marciana, mientras los demás huyen por salvar su vida y la misión. A escasos diez minutos de su planteamiento me resultó imposible no recordar una película infantil llamada ‘Rescate en la Antártida’ (2006) que narra la aventura de un grupo de perros que deben sobrevivir el más rudo de los inviernos en el polo esperando que el dueño que los abandonó varios meses atrás regresé por ellos. La comparación puede ser odiosa, tal vez, pero resulta perfecta para el caso y es que, la verdad, no se diferencian mucho una de otra.

Pero bueno, allí yace el chico abandonado en medio del planeta rojo descubriéndose abandonado a su suerte y sin muchas posibilidades de mandar una botella con un mensaje en el que implore rescate. A partir de ese momento, nos vemos obligados a acompañar a Matt Damon en su papel de botánico genial, sorteando toda suerte de situaciones y saliendo triunfante. El éxito y la supervivencia nos hacen pensar que estamos frente al nuevo paradigma del héroe norteamericano de nuestros días, en el vaquero espacial solitario que no se doblega ante las adversidades y que cabalga la superficie marciana con valentía y arrojo.

Un momento… ¿acaso esto de querer sobrevivir a un naufragio no se nos hace conocido? ¡Por supuesto! Tom Hanks y ‘El náufrago’ (2000) vienen a nuestra memoria. Este, al igual que aquel empleado de mensajería logra hacerse una vida en su nuevo hábitat y así avanza la película sin mostrarnos mayores sorpresas a las que alcanzamos a prever desde nuestro humilde rol de espectadores.

Y la historia continúa entre triunfos y desaciertos, hasta que surge la esperanza certera. Sus compañeros de tripulación, al enterarse de su supervivencia deciden ir a su rescate. Entonces han transcurrido más de noventa largos minutos en los que también vemos sus conversaciones solitarias ante cámaras silenciosas, pero ni así logramos vislumbrar un rasgo de humanidad. No, definitivamente este tampoco parece ser el propósito de esta historia, tampoco el de Scott.

Queda claro entonces que el único propósito de esta adaptación fue jugársela por una película de acciones externas, reforzadas y llenas de inconsistencias científicas que ni siquiera vale la pena mencionar.

Nunca hubo un interés en mostrar el drama de un hombre solitario al que podría enfrentarse un hombre ante sus miedos, sus culpas y sus remordimientos, como llegó a serlo ‘Gravity’ (2013). Y por lo mismo tampoco es una película que nos deje ver una lucida actuación de Matt Damon, quien al igual que Scott ha tenido mejor pasado que presente. En este papel luce parco, racional e inalterable.

Así, el único rescate que puede producir esta misión es la de evitar que el espectador caiga en el más profundo de sus aburrimientos. Con eso hubiera bastado, pero la misión fue fallida.@kayarojas / Docente Universidad Autónoma de Occidente

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad