Confesiones con Philip Potdevin, invitado a la Feria del Libro de Manizales

Septiembre 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S. | Reportera de El País
Confesiones con Philip Potdevin, invitado a la Feria del Libro de Manizales

Philip Potdevin escribe una historia inspirada en un crimen pasional ocurrido en Cali, en los años 30. En los hechos, el asesino es defendido por Jorge Eliécer Gaitán, quien logra la libertad del acusado.

El escritor y columnista caleño Philip Potdevin, autor de ‘En esta borrasca formidable’, es el invitado a la VI Feria del Libro de Manizales que iniciará el martes.

De joven le inquietaba cómo una persona podía llegar a escribir 400 ó 500 páginas. Le parecía interesante ser escritor pero Philip Potdevin necesitaba algo más que gusto para lanzarse al ruedo literario. 

Escribir cuentos y  ganar concursos literarios lo hizo pensar seriamente en que sí tenía madera para las letras; y empezó a considerar la posibilidad de dejar su vida en el mundo empresarial y dedicarse a la literatura.

Su novela histórica ‘En esta borrasca formidable’,  lanzada el año pasado, ha calado en los gustos más exigentes. Por su trayectoria  es uno de los invitados a la VI Feria del Libro de Manizales. De sus pasiones, gustos y temores el autor habló con El País: 

¿Leer en su juventud a Cortázar, Cabrera Infante o Fuentes fue un gusto o una imposición?

Fue puro gusto. Cuando tenía 15 años por mi propia curiosidad descubrí a los autores del ‘Boom latinoamericano’, sentía una fascinación por ese universo. Me sumergí en  esa literatura porque además  yo no era un muchacho de andar con amigos.    

Si la literatura era su fascinación, ¿por qué terminó siendo abogado?  

(Risas) Por miedo a que en mi casa no me fueran a apoyar mi carrera literaria. Ese es un miedo muy natural cuando uno tiene 17 años. Noté que muchos de los autores que leía habían estudiado derecho y sentía que eso era un poquito cercano a lo que quería. Pero no tenía ni idea qué era el derecho. Lo ejercí   poco y  terminé en una carrera administrativa. 

¿Y cuándo se entregó a la literatura?

 Un poco tarde en mi vida, cuando ya tenía 32 años. Decidí que no podía pasarme la vida diciendo que quería ser escritor y no intentarlo. Empecé a escribir cuentos y a ganar premios. Eso me dio un gran impulso. Durante casi 30 años combiné los dos mundos, el ejecutivo y el literario. Y hace un año me dediqué a escribir mi obra y guiar en su proceso a nuevos autores. 

¿Su novela ‘En esta borrasca formidable’, la disfrutó o la padeció?

La padecí, fue  un proceso traumático, me tomé nueve años escribiéndola. Estaba atascada por distintas razones, entre ellas, combatir con el ego del escritor. Fue un proceso largo.

¿Que retos le impuso escribir una novela atravesada por la historia?

El primer reto fue equilibrar la ficción y la historia. Mi interés no es coger la historia y hacerla parecer una novela. Antes que historiador, soy novelista, soy narrador y mi interés principal es presentar una historia que apasione y atrape al lector. Sin embargo, en el proceso,  a veces   me enredaba en los vericuetos de la historia real. 

¿Cuál es el valor de las novelas históricas? 

Uno es recrear hechos que han sido ignorados o pasados por alto, no solo por los historiadores sino por las ciencias sociales y es volver a darle una mirada a hechos importantes que han sucedido y darles un aspecto de novela. También creo que es posible decir cosas que los mismos historiadores no se atreven a decir porque a veces la verdadera historia es silenciada por la historia oficial. 

¿Los cuentos, que fueron su punto de partida, qué lugar ocupan actualmente en su vida?

Uno muy importante. Muchos son de carácter erótico y hoy sigo escribiendo mi literatura con un ingrediente de intenso  erotismo, pero muy refinado, nada burdo.  Creo que el erotismo es esencial en la literatura y los cuentos que marcaron el inicio de mi carrera están llenos de erotismo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad