Con Paola Turbay como madrina, la Fundación Circo para Todos será mundial

Con Paola Turbay como madrina, la Fundación Circo para Todos será mundial

Febrero 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo
Con Paola Turbay como madrina, la Fundación Circo para Todos será mundial

La exreina Paola Turbay asistió en diciembre pasado a la graduación de la más reciente promoción de profesionales de la Escuela Nacional Circo para Todos.

La Fundación Circo para Todos contará con Paola Turbay como productora y la agencia artística de la entidad buscará más oportunidades laborales.

Paola Turbay conoce el trabajo de la 'Fundación Circo para Todos' muy de cerca, tanto, que habla con mucha propiedad de los shows nacidos en la escuela de esta entidad que le apasionan: “Ay, a mí los Cobo me encantan, ellos estuvieron en ‘Colombia tiene talento’ (programa concurso donde ella fue jurado). Además de las acrobacias son muy payasos y la música y el vestuario que eligen siempre son muy llamativos. John Edward con sus pulsadas (ejercicios de alto nivel), es genial. Y Jeison y Alberto tienen un show de fuerza muy bonito y muy bien presentado”.Por eso la ex reina y actriz internacional asume con gran entusiasmo su nuevo reto: ser parte de esta fundación caleña con el fin de ayudar a que la escuela forme de manera mucho más profesional e integral a sus estudiantes; presente espectáculos de calidad excelsa y posteriormente, poder crear un gran circo que recorra los pueblos de Colombia (ver entrevista).Bien sabe que el talento para las artes circenses abunda en Cali y que ha sido muy bien canalizado por más de quince años por la Fundación Circo para Todos, entidad que nació de la motivación de dos artistas: la inglesa Felicity Simpson y el actor y zanquero bugueño Héctor Fabio Cobo. Él, vaya paradoja, murió el 14 de diciembre de 2001, día en que se graduaba la primera promoción de la escuela de circo que luego fundaron. Sí, estos amigos notaron cómo el mundo del circo ayudaba a niños y jóvenes de población vulnerable a desarmar sus espíritus y ver en éste, un proyecto de vida, un futuro.Fue así como después de incentivar a muchachos con talleres en los barrios y en instituciones de protección del Icbf como Marcelino, Hogar de la Luz y María Goretti, crearon la escuela de circo ‘El samán’. Así la quiso llamar Héctor. De esta manera lo rememora Annia Suárez Álvarez, directora de la Fundación, quien en 1998 llegó de su Cuba natal a la escuela para ser profesora de danza y expresión corporal. “Héctor quería que la escuela fuera como ese árbol (samán), de raíces muy fuertes, que cobijara a niños y jóvenes, que fuera muy poderosa. Tiempo después Felicity cambió el nombre por el de Escuela Nacional Circo para Todos”.Tuvo razón para el cambio, pues la escuela (cuya carpa sigue levantada en la Calle 69 con Avenida 4N, contigua al Parque del Amor) trascendió el nivel local y hoy es un centro a donde llegan jóvenes de diversos municipios del Valle y de otras ciudades como Bogotá y Medellín.Todo, porque, entre otras razones, es la única escuela de arte circense que tiene Colombia y “con vocación social”, como dice orgullosa su directora. Sus alumnos, todos becados, después de cuatro años de intensa formación con profesores nacionales e internacionales, reciben su título de Artistas Profesionales en Artes Circenses y Variedades. Han sido 101 estudiantes egresados, que, gracias a las artes del circo, transformaron el destino de sus vidas y hoy tienen una profesión que, aunque poco valorada en Colombia, en otros países es muy respetada y aplaudida.Frutos por granel“Los compañeros que han salido de esta escuela están viajando internacionalmente y están bien ubicados. Uno ve ese referente y dice, sí hay futuro, por eso le mete a todo más ganas”.Quien así se expresa es Carlos Andrés Alzate, un yumbeño de ancho tórax, recién egresado de la Escuela Nacional Circo para Todos. Él, de 24 años, junto a sus paisanos Andrés Martínez y Fredy Osorio conforman un trío acrobático que sueña con viajar por el mundo, ser contratado por un buen circo y llegar a ser famoso. Referentes tienen a granel. Allí está José Henry Caycedo, caleño, quien estuvo en el Hogar Bosconia Marcelino y en la actualidad viaja por el mundo con ‘Urban’, un alucinante espectáculo de adrenalina, saltos y más, cuyos protagonistas son, en su mayoría, exalumnos de la Escuela Nacional Circo para Todos y que es promovido por CirColombia, la agencia artística liderada por Felicity Simpson en Londres, que promociona internacionalmente a los egresados de la institución. Caycedo ha ganado entre otros galardones, la medalla de bronce en el Wuhan Acrobatic Art Festival 2010 de China, que es como haber triunfado en una especie de Juegos Olímpicos circenses. Son muchos los que como él, gracias a sus destrezas artísticas han podido viajar en importantes cruceros, trabajar en renombrados circos del mundo, ahorrar dinero y cumplir con su sueño de comprar casa para ellos o sus familias. Mientras Caycedo le compró una casa a su mamá, el acróbata y malabarista Jefferson Cortés también adquirió una. Así lo reveló este último a El País en febrero de 2006. Fruto de su trabajo en el exterior donde ganaba “US$3.000” a la semana ($6.800.000 en ese entonces) compró para él una vivienda en el barrio La Ceiba.Fundación recargadaPara que sueños como estos se sigan haciendo realidad y con el ánimo de que cada año un mayor número de jóvenes y sus familias se beneficien, la Fundación Circo para Todos se viene recargando. Está trabajando, por ejemplo, en la consecución de recursos a través de la cooperación y financiación no gubernamental. En retribución, dice Natalia Muñoz, del área de Desarrollo, respondemos con procesos sociales. “Con becas a los muchachos para su formación gratuita; les damos refrigerios y almuerzos e invertimos en la formación de maestros”. Otra de las fuentes de financiación es impulsando más la agencia artística para la venta de sus productos y ser más autosostenibles. Beatriz Hurtado, coordinadora de la agencia, explica que con esta, desean crear más oportunidades laborales para los egresados, por eso trabajan ya en perfeccionar los shows para comercializarlos. “Como agencia vendemos ‘números’, que pueden ser, por ejemplo, un número de malabares en solista, dúo o trío. O vendemos eventos, que son la suma de varios números y también ofrecemos espectáculos, que pueden ser a la medida, o sea cuando el cliente tiene una idea específica o pueden ser shows ya creados”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad