Con el dueto Malí, África sonó en Cali

Con el dueto Malí, África sonó en Cali

Noviembre 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Ricado Moncada Esquivel Redactor de GACETA
Con el dueto Malí, África sonó en Cali

El dueto ha sido producido por figuras como Manu Chao y Damon Albarn.

Ecos de lo que fue la presentación del dueto Malí, Amadou & Mariam, en el Teatro al Aire Libre Los Cristales en Cali. Aclamados en Europa y Estados Unidos gracias a su propuesta en la que mezclan los sonidos tradicionales de su cultura con música contemporánea.

No es gratuito que a la República de Mali se le llame ‘La Cuba africana’, por la riqueza y multicultural de sus sonidos ancestrales que retumban en los oídos, con ritmos acompasados de melodías contagiosas, adornadas de armonías y dulces sonidos vocales.De estas tierras han salido grandes talentos como Toumani Diabaté y Mamadou Diabaté, intérpretes de kora, instrumento ancestral; el guitarrista, Ali Farka Touré, quien combinaba música tradicional de Mali con blues y, por supuesto, el dueto Amadou & Mariam.Con su propuesta, que mezcla sonidos tradicionales con géneros como blues, rock y electrónica, esta pareja de músicos en situación de discapacidad visual ha conquistado la escena musical de su continente así como de Europa y Estados Unidos, donde han sido aclamados con el mismo fervor de las grandes estrellas del pop.Canciones somo ‘Ce n'est pas bon’, ‘Je pense a toi’, ‘Mon amour’, ‘Je te kiffe’, ‘Djanfa’, o ‘Sabalí’, han cautivado a millares de personas gracias a sus refrescantes y auténticas melodías de letras alegres, esperanzadoras, pero también, que hacen críticas a la realidades sociales y políticas.Creado en la década de 1980, Amadou & Mariam, (están casados), han logrado llamar la atención de grandes músicos como el franco español Manu Chao quien en 2005 les produjo el álbum ‘Dimanche à Bamako’, reseñado entre los cien mejores de la década por la revista Times. También el inglés Damon Albarn, integrante de la agrupación Blur y uno de los fundadores de la banda virtual ‘Gorilaz’, grabó con ellos la canción ‘Sabalí’, del álbum ‘Welcome to Malí’, postulado a los Premios Grammy 2010. La agrupación lanzó este año el álbum ‘Folila’, que en lengua bambara de su país natal, significa ‘Música’. En este trabajo, que fue grabado entre Nueva York, París y Bamako, la capital Mali, figuran grandes exponentes de la música alternativa y del ‘Word Music’, de África, Europa y Estados Unidos. Los caleños pudieron conocer de forma directa el poder sonoro de este dueto musical. Amadou & Mariam, ofrecieron un concierto el 7 de noviembre en el Teatro al Aire Libre Los Cristales, invitados por la Alianza Francesa, el Centro Cultural Comfandi, el Liceo Francés Paul Valéry y la Secretaría de Cultura de Cali. GACETA dialogó con Amadou Bagayoko, líder del grupo, sobre la trayectoria del dúo y las expectativas de su visita a Cali.Su propuesta esta nutrida de diversos sonidos del mundo ¿cuál era la música que escuchaban cuando eran niños y jóvenes? Cuando éramos adolescentes y jóvenes comenzamos por la música cubana y luego de esta música empezamos con el blues, la música francesa. Luego vinieron el rock y la electrónica, pero como en Mali no había ninguna industria discográfica, nosotros sólo escuchábamos la música de afuera, todo tipo de música. Fusionar ritmos tradicionales con sonidos contemporáneos puede provocar críticas de quienes son más ortodoxos ¿fue ese el caso de ustedes?Claro que tuvimos detractores, pero ellos no conocían nuestra música. Algunos decían que habíamos roto la tradición, que nos habíamos modernizado. No hacemos música tradicional pura, siempre hemos hecho una música tradicional-moderna, pero es normal, tenían que conocernos. Cuando la gente escucha nuestra música y una pieza no les gusta, de todas formas van a ir encontrando en nosotros algo de su perfil musical, pues no tenemos sólo un estilo, ¡sino muchos! Es música africana, pero con influencias del blues y del rock, entonces eso funciona bien. Ustedes se conocieron en el instituto de invidentes de su país, ¿qué papel juega la música en esta entidad y cómo influyó en su proyecto artístico?Mucho, mucho, mucho, porque allí la música ocupaba un espacio muy importante, pues en la mañana teníamos los cursos normales, el curso de francés, de escritura y todo eso, pero las tardes estaban reservadas para la música, el teatro y todas las actividades recreativas. Entonces sí, la música tiene un gran rol en la educación de las personas invidentes y eso también nos permitió a nosotros y a la población general conocer la institución y sentir simpatía por ella; gracias a nuestra música todo el mundo quería venir al instituto, todo el mundo quería venir a enseñar, generando un buen ambiente de simpatía y solidaridad. La historia del dueto no es sólo una historia musical, también una historia de amor, ¿cómo han logrado complementarse musicalmente? Tenemos roles definidos, porque básicamente yo soy guitarrista y cantante y he hecho mucho de orquesta. Enseñé en el instituto todo lo que es la orquesta francesa, solfeo y todo lo relacionado. Mariam es cantante, pero no es instrumentista, entonces nos complementamos en ese sentido, sin embargo, cada uno compone sus canciones y luego nos reunimos para trabajarlas juntos, pues ambos componemos. ¿Cómo fue trabajar con Manu Chao qué les aportó esa experiencia en lo humano y en lo musical?Fue un encuentro que nos trajo muchas cosas porque hicimos una mezcla de la música de Manu Chao y la nuestra, entonces fue un encuentro de dos músicas. Fue muy enriquecedor, pues aprendimos a hacer piezas cortas, de tres o cuatro minutos… y sobretodo porque al final ese fue el álbum que nos dio reconocimiento a nivel internacional. Igualmente la huella de Damon Albarn se siente en su sencillo Sabalí, ¿cómo fue el encuentro creativo con el músico inglés?Todo aquello surgió del Festival African Express organizado por Damon Albarn, logrando que los artistas africanos se encontraran con los artistas occidentales y americanos, todos unidos en la misma escena, y así nos conocimos. Después, nosotros fuimos a Inglaterra y él luego fue a Mali y así comenzó a haber mucha familiaridad entre nosotros. Luego, cuando quisimos grabar juntos, él vino y tocó el teclado en algunas piezas y después programamos musicalmente con él un sencillo, que es ‘Sabali’. ¿Qué significa para ustedes trabajar como embajadores musicales y apoyar sociales? Somos embajadores del Programa Mundial de Alimentos… trabajamos como embajadores de varias campañas, pero la más grande es ésta. Lo que hacemos es tratar de luchar contra el hambre y sensibilizar a las personas sobre ello, incluso fuimos a Haití con el programa, fuimos a Roma y Bruselas donde organizamos unas veladas de concierto. En este momento estamos en la organización de un festival que se llama Africa, mon Afrique, con el objetivo de recolectar fondos y ayudar a Mali. Es algo que hacemos hace mucho tiempo.¿Qué expectativas tenían del encuentro que tendrán con el público caleño y colombiano?Esperábamos un buen contacto, una buena relación, pues para nosotros todo esto es un descubrimiento... Nunca habíamos estado en Colombia, aunque hemos oído hablar mucho del país y hemos conocido algunos colombianos… pero de todas formas es la primera vez que estamos aaqui.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad