Cine: Mucho ‘Terremoto’ y poca historia

Cine: Mucho ‘Terremoto’ y poca historia

Junio 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez l Especial para GACETA

‘Terremoto’ es una película floja llena de efectos, melodrama y, por supuesto, ninguna relevancia. Una manera directa de conseguir dinero gracias al morbo de los espectadores que llenan las salas ansiosos de ver destrucción sin relevancia.

No se le pueden pedir peras a los olmos.  Ni buenas tramas a películas que desde su nombre exhiben su anécdota, conflicto y final. Entonces ¿qué más podría esperarse de una película que lleva por nombre ‘Terremoto’ además de sacudidas, edificios caídos, destrucción y gente asustada? Tal vez mucho espectadores coincidan conmigo en que no estaría nada mal un poco de profundidad a asuntos que desde el mismo planteamiento de la historia se  muestran como una realidad. 

‘Terremoto, la falla de San Andrés’ está protagonizada por el taquillero Dwayne Johnson, especialista en películas del estilo, entre ellas ‘Rápido y furioso’, ‘Hércules’ y ‘El hada de los dientes’,  donde se exhibe como el héroe supremo que puede vencer todas las adversidades.  

En ‘Terremoto’ no es la excepción. Aquí encarna a Ray, un piloto especialista en rescates de alto riesgo que vive los sinsabores de un porcio, la lejanía de su hija adolescente y los alegres planes de su exmujer quien piensa organizarse de nuevo con un multimillonario constructor de rascacielos.  Con este ánimo lo encontramos en los primeros minutos de esta película, en los que pronto lo vemos en acción protagonizando un peligroso rescate en unas montañas californianas.   

Por supuesto nos movemos todo el tiempo entre Los Ángeles y San Francisco, sobre la falla de San Andrés, que además de ser una de las más grandes de su tipo, es una de las mayores obsesiones de los geólogos y productores de televisión.  Estos últimos, han gastado mucho dinero produciendo programas imaginando la magnitud de la desgracia que ocurrirá en un futuro que nadie sabe cuándo llegará.  Pues bien, a estos ahora se les une esta película dirigida por Brad Peyton, un nombre que ha estado ligado a producciones baratas como ‘Viaje al centro de la tierra’ y ‘Como perros y gatos’.

Por eso es fácil entender porqué esta película no ofrece ninguna novedad cinematográfica, a parte, claro está, de los esperados efectos con los que se muestran derrumbes, escombros, humaredas e inundaciones. Todo dentro de lo predecible, sin exigir nada del espectador, quien asiste tal vez con una mínima expectativa que queda lejos de satisfacerse. 

Así es, ‘Terremoto’ se basa en estas proyecciones apocalípticas sin ahondar en detalles científicos relevantes ni  imaginarse el tamaño real, me refiero a vidas no a estructuras, que podría tener el anunciado evento.  Pero está claro que   esta producción no se interesa en las tragedias humanas, lo que podría haberla convertido en una película coral con  diferentes protagonistas. Es decir, para ponerlo en términos de sus antecesoras, no estamos frente a  un ‘Titanic’ en el que conocemos, acompañamos y sufrimos con los diferentes personajes que hemos visto a lo largo de la película.  Porque en ‘Terremoto’ todo se reduce a un puñado de personajes, cinco en total, que intentan salir con vida de la destruida San Francisco.  Mientras Ray y su exmujer se unen para encontrar a su hija, ella se une a un par de hermanos con los que intenta mantenerse a salvo esperando ser rescatada.  Como quien dice, el resto de los habitantes de la ciudad no importa, al punto que ni siquiera oímos gritos ni lamentos entre los escombros.  

Esta es una tragedia bastante minimalista y orquestada y por lo mismo tampoco tiene el tono de ‘Lo imposible’ (2012), aquella que tenía en el tsunami ocurrido en Tailandia su inspiración, y en el que había sufrimiento, angustia aparente y un asomo de tensión.  Ante la ausencia de estos recursos, ‘Terremoto’ habría podido apostar por tener un tono apocalíptico y haberse regodeado con los miedos que despierta lo desconocido como lo hicieron ‘Armagedón’ (1998),  ‘Impacto profundo’ o ‘El día después mañana’ (2004), todas similares en su estructura y predecibles en su resolución, pero tampoco es eso. 

Esta película se queda a mitad del camino en una historia de pobreza dramática a la que no le interesa explorar a la humanidad ni a la tierra.  

Pero nada de sorprendernos en este tipo de películas, todas tan similares entre sí en las que el juego queda expuesto en las primeras secuencias y ‘Terremoto’ pronto aterriza en el escenario desde el que se nos narrará.  Entre el drama de la familia del rescatista y los hallazgos de la investigación realizada por un par de científicos que están a punto de encontrar la manera de predecir los sismos poco antes de que ocurran.   La amistad termina por cuenta del terremoto que se cobra la vida de uno de ellos, dejando al otro, Paul Giamatti (‘Sideways’, ‘American Splendor’) con la responsabilidad de darle a conocer al mundo su gran hallazgo. 

A partir de ese momento la película va  de sacudida en sacudida, sin siquiera lograr acrecentar la tensión dramática ni poner en peligro real a ninguno de sus protagonistas.  

Ante tanta inverosimilitud y ligereza,  la mejor actitud que se puede tener en  ‘Terremoto’ está en disfrutar de esta malsana obsesión de los gringos cineastas que adoran destruir sus construcciones, ya sea por cuenta de los extraterrestres, villanos o por la naturaleza.  Y ahora que ya se han  cansado de darle con todo a  New York, ahora arremeten contra San Francisco y con la famosa presa Hoover, que tampoco logra salir bien librada de la falla de San Andrés.   Ya veremos con cuál siguen después…

Claudia Rojas Arbeláez l @kayarojas
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad