Chick Corea, el gran genio del jazz que visita este Ajazzgo 2014

Chick Corea, el gran genio del jazz que visita este Ajazzgo 2014

Agosto 31, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diego Pombo | Especial para GACETA
Chick Corea, el gran genio del jazz que visita este Ajazzgo 2014

Con la agrupación Chick Corea & The Vigil, Corea quiso darle un aire nuevo y joven a su música. Sin duda lo logró. Corea sigue siendo un fenómeno del jazz en el mundo.

20 Premios Grammy, 59 nominaciones, más de 200 discos e infinidad de giras y conciertos en los cinco continentes, con una producción siempre brillante e innovadora, lo ratifican como el más influyente artista del jazz en los últimos 35 años y aseguran su privilegiado puesto en la historia musical de la humanidad. Invitado de honor al Ajazzgo.

El primer piano que Chick Corea tuvo entre sus manos le llegó del cielo. Venía sobrevolando los techos de su vecindario, entró por la ventana y se posó en la sala de la casa, en el tercer piso de un viejo edificio en Chelsea, en Massachusetts.No era un anuncio divino, ni un regalo de los ángeles, como les gustaría creer a muchos cuentistas. El viejo piano vertical lo había comprado su mamá por 30 dólares en una venta de garaje. Pero como no cabía por las estrechas escaleras y pasillos del lugar, la madre de Corea contrató una grúa gigantesca para llevarlo a casa. Había decidido que ese sería el regalo para el pequeño, próximo a cumplir apenas cuatro años.Después de la medianoche, para molestia de los vecinos, el viejo piano se convertía casi siempre en el centro de extensas charlas musicales por cuenta de su padre, trompetista de una banda de jazz. El viejo músico y sus compañeros llegaban a esas horas a cenar, y la velada con los detalles de la jornada se extendía hasta la madrugada. El pequeño despertaba y presenciaba aquellos diálogos sin saber que en ellos se marcaba la ruta de su destino.La vida de Armando Anthony Corea, como le habían bautizado, discurría así, de manera natural entre la música. Y así se mantuvo hasta inicios de los años 60, cuando este hijo de emigrantes italianos decidió partir a Nueva York para encontrar allí su identidad musical.Con escasos 19 años y tras un corto periodo en la prestigiosa Juilliard School of Music, desertó de sus estudios para hacerse profesional al lado de Cab Calloway. En 1963 ya actuaba como pianista de Mongo Santamaría, pasando luego a los grupos de Willie Bobo, Cal Tjader, Herbie Man y posteriormente Stan Getz, experiencias que debieron incidir en su marcado gusto por los ritmos sudamericanos y afro-caribeños que en adelante seguirían permeando su obra, al punto de que en algún momento de aquella época pensó dejar el piano para dedicarse a la batería.En 1968, este ‘camaleón’ de las sonoridades, que introdujo por primera vez el piano eléctrico en una banda de jazz y que encarna como ninguno los conceptos de versatilidad, aventura creativa y cambio de formato, decidió romper el cordón umbilical y abandonar la banda del gran trompetista Miles Davis, con la que ya había grabado, entre otros siete, los emblemáticos discos ‘In a silent way’ y ‘Bitches Brew’. Después de algunas colaboraciones con antiguos miembros del grupo y un par de trabajos con magníficas improvisaciones de piano solo, fundó el grupo ‘Circle’, con el que permaneció por cerca de dos años antes de formar en 1972 el mítico Return to Forever, en el que aparecía acompañado por el bajista Stanley Clark, el saxofonista y flautista Joe Farrel, el percusionista brasilero Airto Moreira y su pareja, la cantante Flora Purim.Fue esa formación la que lo llevó a la consagración definitiva a nivel mundial, convirtiendo algunos de sus temas, como ‘La fiesta’ y ‘Spain’ en standards del repertorio jazzístico y referentes obligado de varias generaciones de músicos de todo el mundo. Otros discos memorables con Return to Forever fueron ‘Music Magic’, ‘Himno de la Séptima Galaxia’ , ‘Romantic Warrior’ y ‘No Mistery’.Por un periodo de más de diez años Corea mantuvo este grupo como base para experimentar con una amplia nómina de colaboradores que incluyó al guitarrista Al di Meola, Eddie Gómez, Steve Gadd Michael Brecker, Gary Peacok, Fredy Hubbard e, incluso, al español Paco de Lucía. Con ellos produjo álbumes históricos como ‘Light as a Feather’, ‘The Leprechaun’, ‘My Spanish Heart’ y ‘The Mad Hatter’. En este último hace un acercamiento a la obra de Béla Bartók. Por esta misma época realizó de manera simultánea una serie de proyectos a dúo con músicos de la talla de Gary Burton, Keith Jarrett y John Mc Laughlin, además de tríos y cuartetos con infinidad de invitados.En 1985 creó una nueva ‘banda eléctrica’ con elementos de Return To Forever, pero con un grupo de jóvenes virtuosos en formato de quinteto: Dave Weckl, en la batería, John Patitucci en el bajo, Frank Gamble en la guitarra, Erick Marienthal en el saxo y el propio Corea en piano y teclados. Esta formación, con la que mantuvo una incesante actividad en aquellos años, fue la base para crear La Banda Acústica que incluyó a Weckl y Patitucci en batería y bajo respectivamente, en la que regresó a las raíces del jazz más puro, alternando giras con la ‘banda eléctrica’ y algunos conciertos de piano solo. Corea, quien está casado con la cantante lírica Gayle Moran y es miembro destacado de la iglesia de la Cienciología, ha mantenido paralelamente una relación permanente con la música clásica. A comienzos de los años 70 grabó un concierto para dos pianos y orquesta de Mozart con Herbie Hancock y estrenó un concierto para piano y orquesta en tres movimientos de su autoría. También, en el 2004 estrenó un cuarteto para cuerdas escrito especialmente para el famoso cuarteto Orión. Y más recientemente, en el 2012, obtuvo dos premios Grammy con el trabajo a dúo con Gary Burton titulado ‘Mozart goes Dancing’: uno a mejor solo de jazz y otro a mejor composición instrumental.En la última década ha mantenido varios proyectos simultáneos que incluyen dúos con Stanley Clark, Bobby Mc Ferrin, Bela Fleck, John Mc Laughlin y por supuesto, Gary Burton, con quien lleva más de 35 años de creativa asociación. Además, hizo dos álbumes de piano solo y media docena de nuevos discos en los que evidencia una vez más su fascinación por la música española y afro caribeña.Corea es un pianista profundamente temperamental, capaz de hacernos sentir dentro de un mismo pasaje musical desde sutiles atmósferas de placidez y éxtasis, hasta violentos acentos y contrastes armónicos entre ráfagas de notas y sinuosas formulas rítmicas. Mozart, Debussy, Monk, Coltrane y Cal Tjader deambulan con holgura y deleite por el universo mágico de su música, salpicada siempre por chispas de humor y picardía que evidencian sus raíces latinas y españolas.Su sonoridad impecable y su depurada técnica hacen de él un músico virtuoso y limpio pero su sentido rítmico lo convierte en un intérprete apasionado e impetuoso, que viaja de lo clásico a lo latino o del samba al rock. La imaginación desbordante de este genio y su capacidad para hablar los más diversos lenguajes musicales lo han convertido en uno de los más prolíficos artistas vivos: 20 Premios Grammy, 59 nominaciones, más de 200 discos e infinidad de giras y conciertos en los cinco continentes, con una producción siempre brillante e innovadora, lo ratifican como el más influyente artista del jazz en los últimos 35 años y aseguran su privilegiado puesto en la historia musical de la humanidad. Al igual que Miles Davis y Art Blakey, Chic Corea ha sido un atento vigía descubridor de talentos. Y su banda, una cantera por la cual han pasado los músicos más destacados de la actual escena del jazz en el mundo.Su más reciente proyecto, el sexteto ‘The Vigil’, con el cual estará en el Ajazzgo 2014, es una alineación en la que de nuevo se reinventa con un elenco de jóvenes virtuosos: Marcus Gilmore en la batería, Charles Altura en la guitarra, el venezolano Luisito Quintero en la percusión, el cubano Carlos del Puerto en el bajo y el británico Tim Garland en el saxofón y la flauta.Se trata de un proyecto en el que Corea hace un repaso por todas las etapas de su carrera, llevándonos por temas que evocan a veces los ‘riffs’ electrónicos de Return to forever, los pasajes románticos de ‘La Banda Acústica’ o los sincopados fraseos de su mejor inspiración latina.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad