César Biojó: el artista caleño que se tomó Barcelona

César Biojó: el artista caleño que se tomó Barcelona

Marzo 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
César Biojó: el artista caleño que se tomó Barcelona

El artista caleño, César Biojó.

Este artista caleño, radicado en España, está empeñado en sacar adelante un curioso proyecto: pintar a los jugadores del Fútbol Club Barcelona y subastar los cuadros firmados por ellos, para reunir recursos para la Fundación Pies Descalzos.

César, ¿cómo llegó al mundo del arte, de la pintura?El primer recuerdo que tengo desde niño era mi gusto por dibujar. Todo el tiempo lo hacía, en la casa, en el colegio. Tanto era mi gusto por dibujar que, cuando me castigaban, no me dejaban pintar. Entonces yo me encerraba en el baño con papel y lápices de colores para poder seguir sin que nadie me viera.¿Qué dibujaba en ese entonces?Cómics, sobre todo. Era un afiebrado de Batman.¿De ahí su búsqueda por el arte a través del cómic?Sí, estando en el colegio viajé a un intercambio y entré a un curso y me dediqué a hacer cómics. Vivía en Nueva York y un día cualquiera, caminando por ahí, me topé con el Metropolitan. Ver esas exposiciones, esos cuadros, me llenó de curiosidad por el arte, y se me volvió como una obsesión. Así que empecé a investigar y decidí que lo mío era la pintura. De hecho, por algún momento de duda —tenía apenas 17 años— empecé a estudiar diseño gráfico y rápidamente me di cuenta de que eso no era lo mío y empecé a estudiar bellas artes e historia del arte en La Florida, en Estados Unidos.Ahora usted está radicado en Barcelona, en donde acaba de exponer de manera individual su más reciente obra: unas figuras humanas, desfiguradas, o destruidas, pero dejando un rastro, muy similar a Jenny Saville. Háblenos de ese trabajo. Este trabajo lo empecé a hacer en un momento en que, después de indagar por el arte conceptual, quise volver a lo figurativo. Ahora estoy adelantando un doctorado en donde intento analizar eventos y filosofías de finales del Siglo XIX y los primeros años del Siglo XX, que han llevado al cambio de la modernidad a la posmodernidad, y cómo se manifiesta esto en el arte, particularmente en la obra de Francis Bacon, Lucien Freud, Jenny Saville, Damien Hirst y Gerhard Richter. Todo esto influyó en la propuesta que acabo de presentar y que consiste en cuerpos humanos que se desdibujan. El título de la obra es ‘Los come uñas’. Está basado en una obra anterior que se llama ‘Ejercicios de desaparición’ y la siguiente, ‘Desapariciones’. ‘Los come uñas’ fue una exposición conjunta con una chica de Barcelona y me interesaba ese comportamiento compulsivo, casi masturbatorio, de autoplacer, que genera una ansiedad o una inseguridad o una emoción personal, que lleva a un comportamiento repetitivo como este. También expuso allí obras anteriores como ‘Mirada tiempo’...Sí. Eso surgió de una frase que le leí alguna vez a Jean Paul Sartre, que decía que la mirada de los otros lo hacían a uno consciente de uno mismo. Cuando los otros lo miran a uno, uno se posiciona en un espacio-tiempo. Estos retratos eran de 1.50 por 1.50, provocaban esa sensación en el espectador de ser observados, era una relación interesante, hay una entrada a la intimidad, como la conciencia de ser observado. Y me pasó algo curioso, yo mismo, al pintarlos, me sentía incómodo, vigilado, un poco intimidado. Resulta curioso que un artista tan joven como usted, formado en Europa, esté trabajando formatos relativamente tradicionales, y no instalaciones, por ejemplo...Yo prefiero que mi obra esté dentro de los lenguajes que la gente entiende. Soy bastante tradicional y sigo muy unido a lo figurativo.¿En qué consiste el proyecto con el Barça? Surgió de un encuentro con la gente del equipo. Consiste en pintar a los jugadores y que ellos firmen esos cuadros para luego subastarlos y recoger fondos para los niños de Colombia. Se prevé que podríamos tenerlo listo para el 2015.Usted lleva 14 años viviendo en el exterior. ¿Qué tan cercano o distante se siente del arte colombiano? Tengo muchos referentes, como Alejandro Obregón y Luis Caballero, que ha sido una gran influencia. Además, Oscar Muñoz, a quien he seguido mucho siempre. Pero no quisiera ser considerado como un artista que hace arte colombiano. Amo mi tierra. Pero me interesa ser un pintor que habla sobre el ser humano.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad