Cartagena al ritmo de Marina Heredia

Enero 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Catalina Villa | Editora de GACETA
Cartagena al ritmo de Marina Heredia

Marina Heredia, una de las mejores representantes del flamenco, se presentó en Cartagena, en el IX Festival Internacional de Música.

La cantaora granadina se presentó en La Heróica en el IX Festival Internacional de Música.

No fue más que dejar sonar su endiablaba voz al ritmo de una bulería frente a un implacable público en su natal Granada para entender que ese, el cante, era el destino que la había estado esperando desde siempre. Tenía 12 años, montones de sueños y alma de gitana. Y hasta entonces habría jurado que el baile flamenco, ese de movimientos prodigiosos, de manos ensortijadas, sería su lugar en el mundo. Pero su padre, Jaime Heredia, conocido como ‘el Parrón’ -uno de los grandes del Flamenco en España- se encargaría de torcerle el destino. Ocurrió un día de 1992, que Marina Heredia recuerda con gracia y una sana dosis de autocompasión. “La verdad es que yo bailaba muy mal; bailaba fatal”, dice entre risas. “Y mi padre, que estaba preparando una presentación muy importante, no sabía cómo decirme, sin hacerme daño, que por favor no bailara”. Se trataba de la inauguración del Palacio de Congresos de Granada. No había lugar para el error.Pero al viejo, sabio por viejo y por llevar ese duende flamenco que tienen los gitanos, se le ocurrió decirle que mejor cantara porque “había muchas bailaoras y pocos cantaoras”. Entonces Marina cantó y nunca más quiso bailar. Esto lo recuerda sentada en una silla del Hotel Santa Clara en Cartagena, donde se hospedan los invitados al Festival Internacional de Música. Y ahí, vestida de impecable blanco, con sus ojos inmensos, con su sonrisa sincera, confiesa que nunca antes se había sentido tan cerca de esa conexión que la une con Suramérica.“No me preguntes por qué pero es una sensación muy fuerte que me une a ustedes. Quizás sea porque nos parecemos tanto. No fue sino bajarme del avión y ver el parecido impresionante de esta ciudad con Cádiz. Mi esposo y yo nos hemos quedado sorprendidos de tanta belleza y tanto parecido”, afirma. Autora de trabajos como ‘Me duele, me duele’, ‘La voz del agua’ y ‘A mi tempo’, que han calado hondo en los seguidores del género, y ganadora por segunda vez del Premio de la Crítica Nacional del Flamenco al mejor disco de cante, ofreció tres conciertos durante el Festival. Aquí, ella reconoce que el público la fue dejando entrar de a poco, raspando casi, hasta concluir en unos conciertos que fueron de menos a más.Marina ¿Cómo describiría sus conciertos en Cartagena? ¿Qué relación sintió con el público colombiano?La conexión con el público fue de menos a más. En cierto sentido los dos conciertos con la Orquesta Mahler fueron mucho más explosivos. Pero en mi concierto tuve que ir raspando. Y fue bonito, porque fue creciendo. Yo entiendo esto, porque el flamenco es muy complejo. Y de cierta manera también es nuevo para buena parte del público. Es comprensible que en el primer cante la gente se quede un poco extrañada y diga “uff, ¿cómo va esto?”. Es que el flamenco te da demasiada información para asimilar y, al principio, cuando no estás acostumbrado a escucharlo, te toma tiempo procesarlo.La ventaja es que nos une el idioma. Suele dar muchas giras por Europa. ¿Cómo es esa conexión con otro público que no habla español?Exacto. Con ustedes comparto el lenguaje y eso ya nos permite una conexión especial. Es más difícil conectarnos en un concierto en Alemania, por ejemplo. Y lo hemos hecho, pero es más difícil, porque no entienden lo que estamos diciendo. Ellos tienen que limitarse a lo que les trasmite la música, que es muchísimo, pero les cuesta más. Aquí, me he sentido muy bien.Su padre, Jaime Heredia, ‘el Parrón’, es en buena parte responsable de que se haya convertido en quién es hoy...Pues mira, haber crecido a su lado, y en general al lado de una familia dedicada a la música, no ha hecho más que facilitarme las cosas, porque lo tienes interiorizado todo desde que eres muy pequeña. Te crías en este ambiente y aprendes los trucos y ese arte desde niña. Mi padre me sacó de la cabeza de ser una bailaora fatal a ser lo que soy. ¿Qué sintió ese día, siendo un niña, frente a ese público inmenso?Canté por bulerías y sentí que lo que me daba el cante no me lo daría nada más. Tanto así que nunca más quise bailar. ¿Fue difícil ser el centro de atención desde tan joven?He tenido la suerte de tener a un padre que ha sabido aconsejarme y una madre no tiene nada que ver con el flamenco, ese contraste de genes me han ayudado a tener los pies en la tierra. Su más reciente espectáculo, ‘Tierra a la vista’ tiene un claro sabor latino. ¿De dónde surge esa idea?Allí no solo hago flamenco sino también intento hacer música suramericana. Hemos hecho chacarela, tango argentino, boleros y hasta algo de salsa. Hicimos un pequeño homenaje al Gran Combo de Puerto Rico. Hicimos, entre otros, ‘Se nos perdió el amor’.¿Dudó mucho para dar ese paso?Dudó más el público que yo, porque no estaba preparado para oírme en ese registro. Les causó desconcierto. Comentarios hay desde muy bueno hasta muy malo. Pero yo me sentí muy bien porque era algo que tenía ganas desde hace muchísimo tiempo. A finales de enero vamos a llevarlo a Córdoba y a la Bienal de Flamenco Amsterdam, veremos que pasa.¿Es un intento se acercar al flamenco a otros públicos?Es más un intento de hacer cosas que me atraen y me apasionan. Cuando se trata de flamenco estoy más cerca de las raíces que nunca. Soy de Albaicín, la cuna del flamenco. Cuando estoy en un proyecto, son horas, días, meses que no hago otra cosa que escuchar flamenco. Tanto me voy a las raíces que al final quedo quemada y no quiero escucharlo por un rato.Cantar a dúo“!Marc Anthony me gusta mucho. Y escucho música suramericana”. “Me gustaría hacer un dueto con Marc Anthony. Pero me gustaría mucho tener un acercamiento con Juan Luis Guerra. Es un artista y una persona que me llama mucho la atención. La verdad es me llaman más la atención los cantantes suramericanos que los europeos, estoy conectada con esta tierra, totalmente. En mi me mente recorro muchos países. Infortunadamente aún no la conozco como quisiera. Este es mi segundo viaje. Ya estuve en Uruguay donde descubrí el tango. Fui con ‘Amor brujo’”.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad