Caleños que le dan la vuelta a la manzana

Diciembre 06, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
Caleños que le dan la vuelta a la manzana

Las calles de San Antonio fueron la ‘patria’ de muchos niños. Ellas guardan la memoria colectiva de muchas generaciones.

Dicen que la infancia es la patria. Nada más cierto. O acaso ¿cómo olvidar los juegos de lleva con los amigos de la cuadra? ¿Cómo olvidar la tienda de la esquina, el olor de las cadmias, los carritos de balineras, el beso al primer amor? De eso se trata ‘La vuelta a la manzana’, una bella recopilación de textos en los que reconocidos escritores y artistas evocan sus años de niñez en barrios caleños.

No importa si usted creció en el barrio El Peñón o en el Obrero o en el Bretaña. Tampoco si su niñez transcurrió en las calles de San Antonio, Santa Isabel o Granada. Sea cual sea la calle que fue testigo de sus andanzas de niñez, este libro le dejará una certera sensación: la infancia es la patria. Y es justamente con ese espíritu, el de evocar esos años maravillosos en los que montamos bicicleta por primera vez y comimos mango viche con sal en los andenes de nuestras casas, que el próximo jueves se presenta en Cali en libro ‘La vuelta a la manzana’, una recopilación de textos realizados por 29 escritores y artistas, quienes desempolvaron sus recuerdos para contarnos con nostalgia lo que vivieron en esas “células urbanas conformadas por casas, de cuyas uniones nacieron las cuadras, de la suma de las cuatro adyacentes surgieron las manzanas y, con ellas, los barrios”. Así, pues, resulta un lío no dejarse seducir por las historias en las que los chicos solían competir en carritos de balineras, a riesgo de sufrir graves accidentes en las empinadas colinas de Santa Isabel, o no reconocerse en esos jardines de antaño, inmensos, inundados con olor a jazmín, en El Peñón.Escoja, pues, una página al azar, y de seguro allí algún ingrediente de su infancia encontrará: el paradero del bus en la Avenida Estación, frente a Sears; los sonidos del Pacífico que retumbaban en el barrio Alameda; los gritos de gol en el Veinte de Julio... o, cómo no, esas inolvidables tardes de juego, como bien las evoca el maestro Fernando Cruz Kronfly : “En las tardes jugaba a la rayuela, en ocasiones a las damas chinas en el zaguán de mi casa, tirado en el piso entre el portón y el contraportón de vidrios de colores, hasta donde los rayos del sol bajaban en pedazos”.El libro Esta publicación es la primera que edita el Fondo de Publicaciones de la Red de Bibliotecas Públicas de Cali en su colección Patrimonio, con el ánimo de construir una memoria colectiva de la ciudad. Se trata de un proyecto editorial que contó con el apoyo del Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Santiago de Cali, la Fundación Carvajal y la Red de Bibliotecas Públicas Comunitarias de Cali, y en el que se encuentran los textos de Pedro Alcántara, Jotamario Arbeláez, Medardo Arias Satizábal, Fernando Cruz Kronfly, Germán Cuervo, Kevin Alexis García, Álvaro Gartner, Darío Henao Restrepo, Orlando López Valencia, Julián Malatesta, Fabio Martínez, Juan Fernando Merino, Juan Sebastián Murillas, Carmiña Navia, Omar Ortiz, León Octavio Osorno, Ana Milena Puerta, Elvira Alejandra Quintero, Mario Rey, Ruth Rivas, Sandro Romero Rey, Amparo Sinisterra de Carvajal, Javier Tafur González, Ángela Tello, Hernán Toro, Hernando Urriago Benítez, Umberto Valverde, Fernando Vidal Medina y José Zuleta Ortiz. La compilación corrió por cuenta de Álvaro Suescún, Aníbal Tobón y Eduardo Márceles.Los autores:*Fernando Cruz Kronfly:‘La casa del comienzo del mundo’ se titula su relato sobre sus días en el barrio Granada. Fue allí, en esas calles al norte de la ciudad, donde libró batallas contra tarántulas y alacranes y jugó rayuela y damas chinas hasta el atardecer.*Sandro Romero Rey:’Recuerdos centenarios’ no es más que un canto de nostalgia a esas calles perfumadas a Cadmia mientras la brisa levantaba las faldas de las colegialas; un viaje por la Avenida Segunda Norte de los años sesenta que ya nunca será lo que fue.*Juan Fernando Merino:‘La manzana del Águila’ es, a la una, a las dos, y a las tres, un recuento de la niñez vivida desde la velocidad de los carritos de balineras. Es, también, el recuerdo de esos amigos a los que les perdimos la pista, pero que permanecen intactos en nuestra memoria.*José Zuleta:En los años sesenta, pocos tuvieron la oportunidad de crecer en un ambiente rural. José Zuleta fue uno de ellos. Así, a través de ‘Alí babá’, rememora sus días en La Buitrera, en los que un caballo no respetaba las jerarquías de las yeguas ‘pura sangre’.*Carmiña Navia:A través de ‘La vida entre la hacienda y la invasión’, la célebre escritora caleña narra su infancia en el barrio Meléndez, ese que se debatía entro lo urbano y lo rural. Un lugar mágico “con sabor y con olor a campo, a vacas y caballos, a río, a caña dulce del azúcar”.*Kevin Alexis García:Perteneciente a una generación más reciente, García le apostó a la Avenida Sexta, la que fuera durante décadas símbolo de nuestra ciudad. Fue ese el cinturón de asfalto que le dio la bienvenida al llegar del campo a la ciudad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad