Caleños lideran grupo canadiense que fusiona cumbia con música gitana

Enero 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Caleños lideran grupo canadiense que fusiona cumbia con música gitana

Carmen Ruiz y Sebastián Mejía han realizado proyectos conjuntos en animación y mediación cultural utilizando el arte en procesos sociales dentro de una propuesta que ellos denominan ‘Arte en movimiento’.

Carmen Ruiz y Sebastián Mejía se encuentran de gira por Colombia.

Una explosión de música, danza, teatro y circo caracteriza la propuesta de Gypsy Cumbia Orchestra, agrupación canadiense que se encuentra de gira por Colombia y que realiza fusiones inspiradas en los ritmos y la percusión del caribe con fanfarria gitanas de Los Balcanes y Europa oriental.Liderada por dos caleños radicados en Montreal, la agrupación está conformada por trece músicos y tres bailarinas originarios de países como Colombia, Canadá, Francia, México y África, que desde finales del año pasado, y al más fiel estilo gitano, vienen recorriendo el país.Ya estuvieron en Cali, en el marco de la Feria, haciendo parte del Desfile de Cali Viejo y presentándose en espacios como Mikasa Bar y Domus Teatro. Luego emprendieron camino hasta Pasto, en donde se integraron al desfile de la Familia Castañeda en los patrimoniales Carnavales de Pasto al igual que en los de Ipiales, para luego dar el salto a Cartagena, Santa Marta y San Basilio de Palenque.Allí han dejado su sello, una propuesta escénica que hace de los Gypsy Kumbia, algo más que una orquesta que toca música. Ellos proponen un show que invita a los espectadores a sumarse a una fiesta que tiene en los sonidos de raíces africanas y balcánicas una fuerza inusitada y, que les valió el año pasado recibir el premio a la mejor agrupación de World Music de Montreal, donde se presentan una vez al mes ante audiencias que superan las 400 personas.Detrás de la propuesta están la coreógrafa y bailarina Carmen Ruiz y el percusionista Sebastián Mejía, ambos caleños y con una larga trayectoria artística. Desde hace tres años están radicados en Montreal, Canadá. Allí lograron reunir a un grupo intercultural e interdisciplinario, para su proyecto.La pareja ha trabajado desde hace un buen tiempo en torno a la investigación de la fusión musical y cultural entre el pueblo gitano y el Caribe, en tanto que, en su opinión, sus comunidades mantienen vivas sus tradiciones y expresan su deseo de libertad a través de la música y la danza. “Encontramos una afinidad personal con la cultura gitana por este modo de vida nómada, esa libertad individual y ese deseo de explorar el mundo. Son músicas contagiosas y ricas que dejan sentir la fuerza de su historia”,

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad