Benjamín Barney dictará seminario sobre la obra de Rogelio Salmona

Benjamín Barney dictará seminario sobre la obra de Rogelio Salmona

Noviembre 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
Benjamín Barney dictará seminario sobre la obra de Rogelio Salmona

Benjamín Barney, reconocido arquitecto.

Pocos colombianos como Rogelio Salmona han logrado integrar su arquitectura al paisaje, al clima y a las tradiciones urbanas de nuestras ciudades. Para conocer las claves de su obra, en La Tertulia se dictará un seminario a cargo de Benjamín Barney.

Benjamín, usted está retirado de la academia. ¿Qué lo hace volver a dar cátedra?En las universidades de aquí ya no doy clase, pero en Panamá sí. En una escuela independiente que funciona en La ciudad del Saber dicto un curso sobre introducción a la arquitectura, que también dicté aquí en La Tertulia. Yo desde hace muchos años he estudiado la obra de Salmona; de hecho, escribí un documento muy completo sobre su trabajo con la idea de hacer un libro. Cuando surgió la posibilidad de hacer seminarios en La Tertulia me pareció que uno sobre Rogelio Salmona sería muy interesante. ¿Por qué es importante estudiar la obra de Salmona? Principalmente porque, al contrario de lo que hacen la mayoría de los arquitectos: monumentos a su ego, él sí se ocupa de la ciudad. Dentro de esa preocupación por la ciudad ¿cuáles son los ejes sobre los cuales gira esa propuesta arquitectónica?Me remito a algo que dijo Le Corbusier sobre una casa que diseñó en el norte de África -que infortunadamente no se construyó-. Dijo que había que lograr un acuerdo entre el clima, el paisaje y las tradiciones. Aquí en Colombia habría que agregarle el tema del relieve, porque nuestras ciudades están pegadas a enormes cordilleras en valles interandinos.Germán Tellez se burlaba de mí porque decía que Le Corbusier nunca aplicó eso, lo cual no es del todo cierto. Pero Salmona sí. Él se preocupó del problema del clima, del problema del relieve, del problema del paisaje. Y sus edificios todos tienen que ver con las tradiciones urbanas de las ciudades, a veces con mayor o con menor fortuna, pero siempre con esos cuatro ejes en su mente. De ahí que casi todos sus edificios, o al menos los más importantes, le aportan algo a la ciudad. Y eso hoy, cuando estamos destruyendo todo, cobra una importancia enorme. ¿El seminario está dirigido solo a arquitectos?Al contrario. Está dirigido a todos: hombres, mujeres, viejos, jóvenes, estudiantes, ingenieros… a todos. Porque como dice Sylvia Patiño, todos somos unos arquitectos en potencia, o mejor, arquitectos frustrados. ¿Cuál será la metodología?Vamos a conocer los ejemplos in situ. Es increíble que en muchas escuelas de arquitectura están encerrados estudiando la teoría -que es importante también- pero no ven la ciudad, no la recorren, ni ven los ejemplos que estudian. Así que vamos a visitar en Cali el edificio de la antigua FES, que es un gran aporte para la ciudad, y el edificio Mejía, sobre la Avenida Sexta, una de las primeras obras de Salmona. En Armenia visitaremos una casa, y en Bogotá Las Torres del Parque, el Centro Cultural García Márquez y la Biblioteca Virgilio Barco. La última, para quienes puedan ir, será una casa en Cartagena.¿Qué tanto se estudia la obra de Salmona en Colombia?Paradójicamente no se estudia. En los Andes hay un curso que dicta una profesora de la Nacional, Tatiana Urrea. Nada más. De las universidades que yo conozco, no hay una cátedra específica que se dedique a estudiar su obra. Ni en las tres facultades de arquitectura de Cali.¿A qué se debe eso?Somos una cultura acomplejada. Solamente nos interesa lo de afuera, así de sencillo. También porque lo ven como “la cátedra de…”, cuando resulta que lo importante no es el personaje sino su obra, y cómo su arquitectura se ha preocupado desde siempre por la ciudad. Lo triste es que él no pudo dejar una escuela, gente que siguiera su camino. De ahí la importancia de dar a conocer su trabajo.¿Cuál es el estado actual de la arquitectura en Cali?Pésimo. Justamente porque está completamente alejado del clima, del relieve, de las tradiciones, del paisaje. Hay unas cuántas cosas muy buenas, de caleños, a las que se les debería dar importancia. Pero Camacol nos trae, mientras tanto, a unos descrestadores de Europa a que nos hablen de edificios que se me mueven, y la Bienal premia edificios que nunca se han debido hacer. Es un descontrol total.¿Cuándo es la cita?Del 22 de noviembre al 5 de diciembre. Habrá charlas en La Tertulia y visitas a sus obras en Cali, Armenia, Bogotá y Cartagena.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad