Batallón de artistas colombianos 'marcha' en la Feria Arco 2015 de Madrid

Febrero 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Medrano Araújo | Corresponsal de El País en Madrid
Batallón de artistas colombianos 'marcha' en la Feria Arco 2015 de Madrid

El cotizado artista Óscar Murillo presentó su nueva instalación, ‘De marcha ¿una rumba?. Murillo utiliza cabezas de maniquíes de mujeres con pelucas, una pasarela, cercas callejeras y lienzos boca abajo, a manera de pancartas, para hacer un juego de significados entre las marchas de protestas, en Colombia y la marcha (rumba) madrileña

Colombia, país invitado a la feria Arco 2015. Participan diez galerías nacionales y una caleña: la de Jenny Vilá. Los tres museos más importantes de Madrid y varios centros culturales organizan 28 exposiciones con artistas colombianos.

Un batallón de artistas colombianos marcha por Madrid. Nunca antes tanto arte colombiano se había concentrado por fuera del país. La razón es que nuestro país es el invitado en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo Arco 2015, una de las más importantes del mundo, que abrió sus puertas ayer y hasta el 1 de marzo.Cómo será, que hay un mapa de sitios estratégicos para visitar, y un bus rojo hará un circuito gratuito - durante quince días- para llevar a madrileños y turistas a los museos, salas y nueve galerías de la capital española donde se han montado veintiocho exposiciones y 50 eventos con talento ‘made in Colombia’. Paralelo al arte de cinco continentes que se ve en el recinto ferial Ifema, a las diez galerías nacionales participantes y al stand institucional, está el programa expositivo ‘ArcoColombia’, que tiene ‘tomada’ la ciudad.En las 34 ediciones de esta feria de galerías sólo dos países latinoamericanos, México y Brasil, han sido invitados de honor. “Nunca un país invitado había tenido una presencia tan fuerte en Arco, dijo el director del Museo Thyssen Bornemisza, Evelino Acevedo.Los creadores están contentos. “Es lo máximo estar aquí, es muy generoso”, dice la paisa Susana Mejía, que expone ‘Color Amazonas’ junto a otros quince artistas en el Centro Cultural Conde Duque. La exposición ‘Tejedores de agua: el río en la cultura visual y material contemporánea en Colombia’ incluye textiles, cerámica, diseño gráfico, mobiliario, video e instalaciones relacionados con siete ríos, sus habitantes y sus conflictos. Esta exposición estuvo en Nueva York y luego de Madrid llegará al Museo de las Américas en Washington.“Estoy feliz, es la primera vez que expongo en solitario en el exterior”, cuenta la caleña Mónica Restrepo, quien expone en el stand de la galería Jenny Vilá su instalación ‘Estatuas: ya volverá en cualquier momento’, una serie de cabezas de cerámica (elaboradas con técnicas precolombinas del Darién) de mujeres aguerridas que jamás cambiaron de peinado. Es como si Imelda Marcos, Rigoberta Menchú, Simone de Beauvoir y Marta Traba conversaran entre ellas.El arte colombiano se ve también en la calle. En la madrileña Plaza Callao, sobre la pantalla de LED de alta resolución más grande de Europa, se ven cuatro piezas de videoarte colombiano. La performer bogotana María José Arjona camina por Caixa Forum con arena en sus manos, dejando una sutil huella en el piso en ‘Construcción de un tiempo’. Mientras, las obras del pionero del arte conceptual en Colombia, Antonio Caro, están en el Mercado de San Antón. Para Arco hizo la obra: ‘En Madrid todo está muy Caro’.El payanés Óscar Muñoz expone en el centro cultural Tabacalera ‘Atramentos’, una nueva reflexión del artista sobre la memoria, lo etéreo y la tensión entre la palabra y la imagen. En otra sala de Tabacalera alberga la exposición ‘Acorazado patacón’, con obras del caleño Herlyng Ferla, Felipe Arturo, Éricka Florez y Bernardo Ortiz, entre otros. Por otra parte, el Museo Casa Lope de Vega alberga la instalación ‘Tapete’, una curiosa alfombra hecha de barro de varios colores, del caleño Adrián Gaitán.Sobre la Calle Alcalá, el prestigioso Instituto Cervantes acoge ‘Auto retrato disfrazado de artista’, una muestra de once fotógrafos de los años 70, en la que se destacan dos fotografías de Fernell Franco, ‘Interior 1 y 2’.Pero hay más. Hasta un puñado de tierra de la casa natal de Gabo en Aracataca se volvió protagonista en Madrid. La ministra de cultura Mariana Garcés entregó el martes a las directivas del Cervantes este ‘souvenir literario’, que fue depositado en la Caja de las Letras, que guarda curiosidades del mundo de la literatura en español.Por estos días circulan por Madrid unos 200 artistas nacionales, galeristas, curadores, coleccionistas editores de arte, expertos y representantes de instituciones artísticas, espacios y museos, entre otros. “Es un momento de gran visibilidad internacional para el arte contemporáneo colombiano”, apunta el embajador de Colombia Fernando Carrillo, y también es una oportunidad para mostrarle a España y al mundo su diversidad. Porque no todo son gordas de Botero.La marcha de Óscar MurilloEl cotizado artista Óscar Murillo presentó su nueva instalación, ‘De marcha ¿una rumba? No, solo un desfile con ética y estética’, para inaugurar el Centro Cultural Daoíz y Velarde de Madrid. Murillo utiliza cabezas de maniquíes de mujeres con pelucas, una pasarela, cercas callejeras y lienzos boca abajo, a manera de pancartas, para hacer un juego de significados entre las marchas de protestas, en Colombia y la marcha (rumba) madrileña. Mientras, se oye el relato de su padre, cuando pidió asilo político.Murillo quería hacer un performance con gente marchando, pero la alcaldía de Madrid no lo autorizó. Sin embargo, la noche de la inauguración, un grupo de vecinos protestó por los millones invertidos en ese centro cultural en vísperas de elecciones. Murillo no dudó en entrar la pancarta ciudadana y hacerla parte de la obra. Cosas del arte, que es tan vital.¿Hay un ‘boom’?Se dice que hay un ‘boom’ del arte colombiano, por el crecimiento de artistas que llaman hoy la atención en el mercado, el número de galerías nuevas, exposiciones, espacios abiertos, curadores, los salones nacionales y regionales, la feria ArtBo. Pero, ¿existe verdaderamente? El galerista Fernando Pradillo (que tiene su galería en la calle Claudio Coello de Madrid, además de la galería El Museo, en Bogotá) aterriza tanta euforia. “Es cierto que hay mucha actividad artística en Colombia, se está surgiendo a nivel comercial, nuestros artistas son protagonistas a escala internacional, todo esto es maravilloso, pero nos falta mucho para un ‘boom’”. El experto dice que el arte nacional vive un proceso y hay que esperara que se consolide.Los ‘colados’ creativosLos artistas de Popayán, Edison Quiñones y John Castañeda, se han ‘colado’ por los pasillos de Arco y en varias salas de exposiciones para llamar la atención a través de la intervención artística ‘Trabajo informal colombiano’. Se les ve deambular con petos fluorescentes para hacer una protesta metafórica y hablar con la gente sobre el posconflicto en Colombia. Ayer en Arco lograron ‘apropiarse’ de una señal de extintores para colgar una matrícula de carro que dice N-ArcoColombia. Detrás de una cortina, este par de osados artistas plásticos de la Universidad del Cauca colgaron nueve pendones similares a los de venta callejera de minutos. Se vende vicio, marihuana a $2000, basuco a $1000, perico a $5000…“Queremos demostrar que no sólo existe el arte elitista y con el visto bueno del gobierno. Hay gente que hace arte en la calle y ni siquiera lo sabe”, explican. Estos dos artistas patojos hicieron vaca para viajar a Madrid y pretenden ser “el lunar de las exposiciones”. “Es imposible que no nos vean”, dicen orgullosos. Y ya empiezan a despertar curiosidad. Varias personas los descubren y les toman fotos, e incluso Misha, un rubio coleccionista alemán, se mostró interesado: “Es picante, sencillo, tiene mucho humor”. ¿Y si vendieran esta obra? “Tenemos que echar calculadora, pero nos vendría bien venderla”.Tres grandes, en grandes museosEn el Museo Thyssen-Bornemisza, muy cerca de un Picasso, y rodeado de piezas de Klee, Ernest y collages de Schwiiters, hay una instalación de Doris Salcedo de camisas blancas enyesadas y atrasadas por varas de acero, una reflexión sobre una masacre en Urabá y una metáfora de los ausentes. La obra ‘Sin título’, “dolorosamente colombiana”, pertenece a la colección del Banco de la República. Salcedo, un referentes del arte en Colombia no está en Madrid. Se encuentra en Chicago, en una retrospectiva sobre su obra en el Museo de Arte Contemporáneo.El cineasta caleño Luis Ospina tiene silla en el museo Reina Sofía: allí se proyectarán películas como ‘Agarrando pueblo’, ‘Pura Sangre’ o el falso documental ‘El tigre de papel’. La custodia barroca La Lechuga (1707), conocida así por el verde de sus 1.485 esmeraldas y que pertenece a la iglesia de San Ignacio de Bogotá, se exhibirá del 3 de marzo al 31de mayo en uno de los principales museos del mundo, El Prado. Esta obra del orfebre José Galaz es una de las joyas religiosas más ricas y hermosas de Hispanoamérica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad