Ballet Estatal de San Petersburgo se presenta este lunes en Cali

Abril 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ballet Estatal de San Petersburgo se presenta este lunes en Cali

En lugar de las puntas de los pies, los bailarines sobre hielo lo hacen con patines de cuchillas, lo cual no afecta para nada la belleza del ballet. Es otra estética y otras las exigencias tanto físicas como artísticas.

No se pierda esta es la curiosa historia de una actividad que a la vez es artística y deportiva. Boletas desde $30.000 en el Teatro Jorge Isaacs.

Lo que comenzó como la solución a un obstáculo de la naturaleza, con el correr de los siglos terminó convertido en uno de los espectáculos más vistosos: el ballet y el patinaje artístico sobre el hielo.Desde tiempos muy antiguos, quizás desde la última glaciación, el hombre debió superar el obstáculo del hielo. Durante el invierno también debía salir a suplir sus necesidades y se ingenió la manera de cruzar lagos y ríos congelados sin riesgo de las peligrosas caídas que ocurren.Una de las referencias más antiguas se remonta al Siglo XII, cuando se habló de patinadores en Londres, lo cual sugiere que no se trataba de una habilidad nueva. Los holandeses también eran expertos en cruzar los canales congelados de los Países Bajos con patines de hueso atados a los zapatos, ayudándose con un bastón. Fue en Holanda donde al parecer inventaron los patines con cuchillas de hierro en el Siglo XV. Ello permitió desplazarse sin bastón y de esa manera apareció la elegancia sobre el hielo. Al surgir la estética, la actividad ya no fue solo funcional sino recreativa. En obras de arte de los siglos XVI y XVII se ve a patinadores divirtiéndose en lagos y canales helados, ya no simplemente cruzándolos. Ya se trataba de mostrar quién era más hábil, más rápido y, sobre todo, más elegante sobre las cuchillas. Entonces, patinar ya no fue solo actividad de los pobres de a pie. La caballerosa aristocracia de Holanda, en ese Siglo XVII empezó a hacer una especie de ballet sobre hielo, en demostraciones de elegancia y perfección, sincronizando pasos y saltos. Pero sin música.Del deporte al balletHabrían de transcurrir casi dos siglos, hacia 1819, aproximadamente, cuando a alguien se le ocurrió organizar una representación, el ballet ‘Der Maler oder die Wintervergnügen’, o sea ‘El pintor o los placeres invernales’. Lo más curioso es que como se trataba de una obra con acompañamiento de orquesta, había que hacerla en un teatro, de modo que los bailarines salieron en patines sobre ruedas simulando el patinaje sobre hielo. Faltaba mucho todavía para ser inventado el hielo artificial y las pistas heladas bajo techo.¿Interesante historia, no? Y apasionante, en verdad, porque a primer golpe de vista se podría imaginar que el ballet sobre hielo ha estado siempre ahí.Pues no. Y, en verdad, primero fue el patinaje artístico en su modalidad deportiva, que se transformó en modalidad coreográfica. Es uno de los pocos casos en que una actividad es simultáneamente competencia física y expresión estética.Por eso, los más destacados patinadores sobre hielo se desempeñan por igual en los Juegos Olímpicos y en los montajes de ballet.Es el caso de casi todos los bailarines del Ballet Estatal de San Petersburgo Sobre Hielo, que el próximo lunes representarán, completo, el ‘Lago de los cisnes’ de Chaikovski (ver recuadro), en el teatro ‘Jorge Isaacs’, a partir de las 8:00 p.m.Por eso, hacen parte de la compañía los múltiples campeones mundiales, actuales campeones de Europa y dobles campeones olímpicos Ludmila Beloussova y Protopopov Oleg. También el múltiple campeón mundial, de Europa y olímpico, Alexei Ulanov, lo mismo que Ludmila Smirnova, así como otros de los 40 bailarines.Y aunque todos ellos son considerados como deportistas de élite, también dominan los secretos de la danza clásica. Por algo provienen de una de las más reputadas tradiciones balletísticas del mundo, la rusa, en especial la de San Petersburgo.De hecho, este ballet fue fundado en 1967 por Konstantin Boyarsky, surgido de la escuela de ballet clásico de la capital imperial. Él fue uno de los primeros que entrevió la manera de elevar el patinaje artístico a la categoría de montaje coreográfico clásico.El actual director, Konstantin Rassadin, salió de las entrañas del Ballet Mariinsky, donde fue condiscípulo de Rudolf Nureiev y llegó a actuar con Mikhail Baryshnikov y Natalia Makarova.El Ballet de San Petersburgo fue la primera compañía sobre hielo que llevó a escena los ballets clásicos más famosos y lo hace con toda la producción del ballet en punta de pies, con los trajes originales decorados a mano.De esa manera, en los 46 años de actividad que lleva, ha hecho unas 5.000 presentaciones en más de 400 ciudades de todo el mundo. El lunes será el turno para Cali. Estos son los precios de las boletas para los interesados en asistir a esta cita con el hielo, el arte y la osadía: Para platea, $80.000; palco, $60.000; palco 2, $50.000; paraíso, $30.000.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad