Autor sale en defensa de las “malas palabras” en libro ‘Palabralogía’

Septiembre 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Autor sale en defensa de las “malas palabras” en libro ‘Palabralogía’

Virgilio Ortega advierte que el conocimiento de la palabra es un estudio que nunca acaba, lo cual, para él, lo hace más apasionante, por lo que siempre está camino a un nuevo hallazgo.

Virgilio Ortega, el autor de ‘Palabralogía’, dice que las malas palabras a veces son necesarias pero hay que saberlas usar.

Hace once años el fallecido escritor y caricaturista argentino Roberto Fontanarrosa, se atrevió hablar de las malas palabras en pleno Congreso de la Lengua, pero además, salió a la defensa de ellas: “Tal vez sean como los villanos de las viejas películas que en principio eran buenos, pero que la sociedad los hizo malos”. 

Ahora Virgilio Ortega hizo lo propio en ‘Palabralogía’, un libro en el que revela el origen curioso de muchas palabras de uso cotidiano, una perfecta plataforma para salir en defensa de las tachadas como “malas palabras”, muchas de ellas de dudosa moral pero que son usadas, a veces, mucho más que las buenas. 

Este estudioso del idioma fue  uno de los invitados especiales a la edición 2015 del Festival de la Palabra, organizado por el Instituto Caro & Cuervo la semana pasada en  Bogotá. 

Hablar del origen de las palabras para muchos puede ser algo  aburrido, pero no cuando lo hace Virgilio Ortega, especialista en el castellano, quien no dirige una charla cada vez que habla de dónde vienen las palabras sino que propone un apasionante viaje a su origen. 

La transformación de muchas palabras no ha sido poca, como el término Pontífice, que hoy en día identifica al obispo o arzobispo de una diócesis, pero que en la antigüedad se refería a aquel que cuida el puente; o que los ministros en el Imperio Romano era el nombre que le daban al esclavo de menor categoría, o afirmar que “por uebos” no está mal escrito. Con la alegría que le da hablar de estos temas, explica que “por uebos” viene desde el ‘Mio Cid’, del latín, y que traduce “por necesidad”, “y en esa época no sonaba nada mal”, comentó.  

“Las palabras se van transformando según la sociedad en la que se utilice, por su región geográfica o algún momento histórico”, comentó. 

Para Ortega, ese es el camino que ha recorrido algunas de las malas palabras. “Una mala palabra es mala, depende de cómo la dice quien la pronuncia, pero también cómo la interpreta quien la escucha, y eso lo tienen muy claro los jóvenes. En Andalucía es común que entre hermanos se digan ‘hijoputa’, pero no se toma como un insulto, porque quien lo pronuncia es hijo de la misma madre, al contrario, llega a ser afectuoso. Si la llevas a otro contexto y en otro tono, la cosa es diferente”. 

Y ocurre mucho entre los países. “Ya sé que ‘coño’ no lo puedo pronunciar en Argentina aunque sea de muy habitual uso en España. Igual pasa con coger, que en España puedes coger un autobús, pero en Argentina es imposible, a menos que lo hagas por el tubo de escape”, dijo entre risas. 

Para Virgilio, caca, pito, culo y puta, son las primeras palabras que los niños buscan en el diccionario, “yo lo hacía en el viejo diccionario de mi casa hace 60 años, ahora lo hacen por Internet. Porque los padres le han dicho que no la digan, pero justo lo prohibido es lo que los invita a saber por qué no deben decirlas”. 

Según el autor, las llamadas malas palabras deben ser utilizadas pero sin abusar de ellas. Usarlas en el momento adecuado en la situación adecuada. “Si haces una novela de los barrios bajos de Madrid, los personajes no hablarán como los miembros de la Real Academia de la Lengua y  las malas palabras son necesarias”. 

Así como defiende en muchas ocasiones el uso que los jóvenes que le dan al lenguaje, también es claro que deben enriquecer su léxico. “Solo usan 500 palabras, mientras que lo normal son 2.500 en uso y reconocer cinco mil. Una persona culta usa cinco mil y reconoce diez mil.  Cervantes usaba más de 20 mil”.

 ‘Palabralogía’ Género: lingüística española  Autor: Virgilio Ortega(316 páginas) Crítica.Un viaje por el origen de las palabras. Palabralogía es una forma amena de descubrir cómo ha evolucionado el lenguaje desde Egipto, Grecia y Roma, pasando por la Edad Media, hasta nuestros días, al mismo tiempo que se nos retrata las formas de vida de estas civilizaciones. Un apasionante recorrido por la histo ria de las palabras, su formación y sus cambios de signifi cado que nos ayudará a entender por qué unas palabras han sobrevivido a lo largo de los siglos mientras que otras cayeron en desuso. Un libro  para entender cómo se ha formado el castellano y cómo la historia está también escrita en nuestras palabras.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad