Así se hizo 'This is Gozar', de Herencia de Timbiquí, el nuevo ícono musical del Pacífico colombiano

Abril 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Ossiel Villada Trejos, jefe de Redacción Online de El País
Así se hizo 'This is Gozar', de Herencia de Timbiquí, el nuevo ícono musical del Pacífico colombiano

Herencia de Timbiquí lanzó su disco 'This is Gozar' el 11 de abril en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura, de Cali.

Herencia de Timbiquí acaba de lanzar en Cali una producción que dará mucho de que hablar en Colombia y el mundo. Estas son las claves para escucharlo, entenderlo y disfrutarlo.

Ocurrió hace apenas un mes en el Chocó profundo, mientras la Colombia urbana se embelesaba con unas elecciones malolientes. Un incendio voraz devoró los manglares vírgenes de la ciénaga de Unguía, sin que nadie se inmutara. Al sexto día apareció un helicóptero oficial. Y cuando los flamantes funcionarios de la Capital se dieron por enterados, ya no había mucho que hacer: 5.000 hectáreas de selva habían sido arrasadas por el fuego. En cualquier otro lugar del mundo, aún se estaría hablando de semejante desastre natural. Aquí ya quedó sepultado en el olvido.Esa es una de las mayores tragedias del Litoral Pacífico: ser parte de un país que le da la espalda y lo mira solo cuando le conviene. Como ahora, cuando los políticos se pasean por sus rincones empobrecidos buscando votos y prometiendo la luna.Por eso tiene un incalculable valor que alguien, desde la orilla del arte, alce su voz para gritar que el Pacífico sigue en pie, luchando con dignidad contra la violencia, el olvido y el abandono. Y es aún más valioso que no lo haga con el resquemor natural que uno esperaría en quien ha sido históricamente maltratado, sino con la alegría y el optimismo de quien se aferra a la belleza de sus tradiciones, de su cultura y de su folclor para seguir respirando.Eso es justamente lo que refleja ‘This is Gozar’, el nuevo disco de Herencia de Timbiquí, que fue presentado el pasado viernes con un concierto en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura.Ese día concluyeron cuatro años de profunda investigación y juicioso trabajo creativo en ese grupo, donde se mezclan maravillosamente la sabiduría ancestral de los folcloristas del Pacífico con el rigor de los músicos de la academia.‘This is Gozar’ no solo puede catalogarse desde ya como una de las mejores producciones del 2014. Me atrevo a afirmar que este disco va a ser recordado como uno de los íconos de la música colombiana en la historia moderna.Porque no solo es una maravillosa muestra de la inagotable riqueza sonora del Pacífico. Va mucho más allá. Es un portentoso ejercicio de lo que podríamos llamar ‘genética musical’.Escuchar sus trece cortes es como mirar a través de un microscopio y ver cómo se enlaza el ADN de nuestro folclor con el de otras culturas que creemos distantes y distintas.Quizá alguien proponga clasificarlo bajo el agotado rótulo de música fusión. Y sería un error. En este caso, como en muchos otros, esa manoseada palabra se queda corta. Porque ‘This is Gozar’, más que una fusión, refleja una visión. Es la visión que tienen sobre este mundo globalizado doce músicos que salieron de la oscura selva del Pacífico, y que el año pasado lograron llegar al oscuro vientre de África, la gran madre de todos los hombres y todas las músicas.“Nosotros viajamos por el mundo embarcados en nuestro folclor. Y todas las experiencias que vivimos por fuera las asociamos con lo que llevamos en esa nave, que es nuestra raíz”, sostiene Begner Vásquez, compositor principal de Herencia de Timbiquí, quien en este disco lleva su pluma a un grado de madurez y sensibilidad exquisito. ‘This is gozar’ abre con una poderosa mezcla de los aires de Currulao y Juga donde la marimba de chonta juega con una guitarra rockera. ‘Que’s que le coge’, su título, plasma un refrán que hizo carrera en las calles de Timbiquí el año pasado, y recrea conversaciones cotidianas del pueblo.‘Amanecé’, el segundo corte, es el tema que le valió a Herencia de Timbiquí una Gaviota de Plata en Viña del Mar. Pero esta hermosa canción, aire de Tamborito con Bambazú, no era la gran apuesta de los muchachos de Herencia para concursar en Chile. Le tenían más fe a ‘Tormenta’, un Bambuco viejo que decidieron mantener como folclor puro y natural. Pero Chile no pudo asimilarla fácilmente. Tal vez hay que estar en Cali, o en cualquier otro lugar del Pacífico colombiano, para captar su esencia rural.En el tercer corte del disco, titulado ‘Aprendí’, un aire de Currulao tradicional sumerge al oyente en los territorios del amor. Y a renglón seguido, Herencia suelta toda su esencia rumbera en ‘Fin de semana’, una pegajosa canción que refleja la vibración urbana de la Cali negra del Siglo 21.Si los programadores de la radio comercial difundieran este tema, estoy seguro que sería el disco oficial de la próxima Feria de Cali, tal como lo fue ‘La vamo a tumbá’, del inolvidable Saboreo.De ‘Sabrás’, el aire de Aguabajo son que se oye a continuación, hay poco por decir. Tal vez que las vendedoras de flores y los moteles de Cali van a tener en los próximos meses un incremento en su clientela por cuenta de esta bellísima declaración de amor.En ‘This is Gozar’, el tema que da nombre al disco, la banda se dio la libertad de viajar desde las calles de Timbiquí hasta las de Nueva Orleans. La batería y la poderosa cuerda de vientos de Herencia abren con un Levantapolvo que luego se transforma en un poderoso híbrido donde caben muchas músicas del Continente.Esta canción, además, explica esa maravillosa capacidad del negro del Pacífico para ‘pelar los dientes’ en medio de las circunstanacias más duras: “This is gozar, this is the Rhythm... Eso es lo que hay para la vida”.‘Ironía’, compuesta por el cantante William Angulo, tiene un bombo en ritmo de Andarele que se fusiona con un tambor batá. Esta divertida historia sobre géneros sexuales suena a Samba y también a Reggae.En su disco, Herencia hermana a los negros del Pacífico con los negros del Caribe. Lo hace a través de ‘I a kelé kandá’, un tema cantado en lengua Bantú y dedicado a San Basilio de Palenque, lugar en el que la banda actuó e investigó el folclor local durante una semana.El disco se parte en dos en ‘Parió la luna’, un bello romance que según el investigador Germán Patiño data del Siglo XV y que fue popularizado por Alfonso Córdoba Mosquera, ‘El Brujo’, leyenda del folclor del Pacífico.Después de ‘Tormenta’ llegan los tres temas más poderosos del disco, que cuentan además con la participación de invitados especiales.El DJ William Holland, más conocido como ‘Quantic’, fue el responsable de producir ‘A tu manera’, en el que un aire de Aguabajo se mezcla con Bunde y después con Reggae. Este hermoso tema, dedicado a la memoria de don Ricardo Salgado, uno de los hombres que más apoyo a Herencia de Timbiquí en sus orígenes, plasma también una bella declaración de principios: “Vive a tu manera, la vida es solo un camino hacia el final”.‘Negrito’ es lo que podría llamarse ‘currulao rockeao’. Ese arreglo contundente, basado en una rumba timbiquireña, sirve de marco para hacer un llamado a la armonía entre las diferentes etnias colombianas.El disco cierra en la cumbre más alta con ‘Afrika’, donde las armonías del Aguabajo y el Afrobeat se mezclan para dar paso al tema más internacional del disco. Esta canción nació accidentalmente durante la visita de Herencia a Zambia y Zimbawe. Fue en un mercado de pulgas donde se juntaron improvisadamente con una tribu local que tocaba la marímbula. Y allí, en medio del bullicio de la plaza, surgió el pegajoso coro que la identifica. Después, el guitarrista y compositor Ebo Taylor, oriundo de Ghana, fue invitado para darle el toque final.‘This is Gozar’, en síntesis, no es más que un delicioso viaje. Por el Pacífico, por el Caribe, por África, por la vida. Quienes lo oigan van a querer subirse una y otra vez en el barco de Herencia de Timbiquí. Buen viento y buena mar... ¡Eso es lo que hay!

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad