'Amor' la nueva cinta de Michael Haneken, de puertas para adentro

'Amor' la nueva cinta de Michael Haneken, de puertas para adentro

Febrero 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Por: Claudia Rojas ? Especial GACETA
'Amor' la nueva cinta de Michael Haneken, de puertas para adentro

'Amour', una cinta de Michael Haneke, en el que el amor entre Georges y Anne se pone a prueba tras varios años de matromonio.

La profundidad temática es una preocupación real en la cinematografía del director alemán Michael Haneken. Eso queda demostrado una vez más con 'Amor', su más reciente producción, una hermosa e inquietante historia que tiene como gran protagonista la tercera edad.

Una película es una gran partitura musical en la que escritor y director componen con imágenes y sonidos, una historia. Es por esto que en el cine, al igual que en la música, los silencios son tan importantes como las notas, no solo porque generan sensaciones y reflexiones, sino también porque sostienen la estructura narrativa. Los silencios bien elaborados envuelven al espectador obligándolo a padecer una vida ajena de la que muchas veces no logra desprenderse ni siquiera cuando la película termina.Esta sensación nos resulta familiar y podemos reconocerla cuando el espectador sigue pensando qué habrá pasado con aquel personaje que acompañó durante hora y media. Una imaginaria vida paralela se teje en la mente del espectador inteligente que intenta pensar que hizo con su vida después de que corrieron los créditos finales. Adorar una película es un hecho que va más allá de la sensación orgánica y el mero gusto estético. Es algo que tiene que ver también con la afinidad, o no, que nos despierte el conflicto que se nos presente. Esto puede llevarnos, entre otras cosas, a comprender las razones que llevaron a que la película fuera esto y no lo otro.Una cosa es cierta, que una película nos inquiete o incomode no le quita el mérito de lo buena que ésta puede ser. Es importante hacer esta aclaración para poder comprender cómo la última película del director Michael Haneken,'Amor', es lo que es. Esta producción, que ha ganado toda suerte de premios, incluida la Palma de Oro de Cannes, no puede pasar inadvertida en ninguno de sus espectadores. Así que si usted es de los que se impresiona por las historias dramáticas y sufre por montones, mejor prepárese. Pero no se haga el mal de no verla. Esta es una película que vale la pena ver y sufrir.La historia nada sencilla nos muestra la etapa final de George y Ana, quienes han pasado toda la vida juntos y ahora, en sus ochenta y tantos años, debenenfrentar su prueba más difícil. Tras compartir la vida entre partituras, música y enseñanza, la pareja vive una vejez apacible que se altera cuando la enfermedad aparece. Su desarrollo y desenlace son la trama misma, que embargando hasta los huesos de quien la observa, dejándolo imposibilitado a reaccionar de una manera diferente al dolor, la pena y la compasión. ¡Vaya ejercicio de emociones!El tema bien podría ser la muerte pero no en vano la película se llama 'Amor', porque es eso lo que termina siendo: una gran historia de amor, en la que la muerte es un obstáculo más a superar. Durante toda la trama vemos una batalla entre la resignación y la negación, entre el amor y lo inevitable. Haneken es valiente, asume el tema de frente y sin consideraciones. No se detiene en contemplaciones tiernas ni en escenas bondadosas aunque no por esto deja de lado las secuencias simbólicas y poéticas. Silenciosas y reflexivas.Por eso lo reconocemos, por su estilo intimo, de puertas para adentro, de secretos bien guardados, de complicidades invisibles y elipsis narrativas que resumen explicaciones y repetición de información. Entre sus películas podríamos recordar a 'La pianista' (2001) y 'La cinta blanca' (2009), que le merecieron convertirse en miradas del medio cinematográfico además de los más importantes galardones. Sin embargo, lo que en realidad lo convierte en el director que es, es su espíritu inquieto y su instinto narrativo, siempre ávido de encontrar un tema diferente y nada cómodo.Es por esto que en su obra cinematográfica, sus conflictos y personajes son relevantes y poco comunes. Los primeros directos, agudos e incómodos, capaces de plantear hipótesis y poner el dedo en la herida. Valdría la pena recordar lo ocurrido con ‘La cinta blanca’, donde se plantea el germen del nazismo alemán y la misma ‘Amor’ donde se expone de manera directa la eutanasia. Una vez el director lo expresó de manera franca y admitió que su tarea era plantear preguntas y dejar que el espectador buscara sus propias respuestas. De ahí que actúe sin vacilaciones ni tibiezas. Que sacuda, conmueva y obligueal espectador involucrarse, a reflexionar y pensar siempre en ese más allá.Los personajes, por su parte, son profundos, reflexivos, inesperados, vivos pero de escasas transformaciones. Eso sí están representados siempre por grandes actores dramáticos. Resulta imposible observar sus películas y salir ileso. Mucho más con ‘Amor’, que ofrece una mirada íntima a la vejez y a la muerte, a la despedida y al pánico a la soledad. Una película pausada en narraciones, contenida en diálogos y natural en sus relaciones. Una película que no ofrece tranquilidad ni sosiego, pero que demuestra que la belleza y el dolor pueden llegar a estar separados solo por un delgado margen.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad