‘Alias’, el libro que narra la historia del impostor Juan Carlos Guzmán

Julio 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA

El periodista caleño Andrés Pachón convirtió en un libro, ‘Alias’, el testimonio de Juan Carlos Guzmán, el impostor colombiano más perseguido por las autoridades de Europa y Estados Unidos. GACETA conversó con el autor.

Usted ya había publicado un primer libro sobre Juan Carlos Guzmán, ‘El suplantador’...Sí. Desde 2005 comencé a recopilar información sobre este personaje, lo que me permitió tener un perfil. Yo no quería publicar nada si él no me hablaba, pero ya en el 2010 era tanta la información que pensé que no valía la pena dejar perder ese material. Así surgió ‘El suplantador’, una especie de gran reportaje sobre su vida a través de diversos testimonios de personas que lo conocieron y lo persiguieron por el mundo. ¿Por qué decidió escribir otro libro sobre el mismo personaje?Todo fue circunstancial. Después de publicar ‘El suplantador’, en julio del 2011 pensaba desarrollar otros proyectos. Hasta que en marzo del 2012 una mujer me llamó para decirme que Guzmán estaba interesado en hablar conmigo. No era mi intención convertirme en su biógrafo ni en volver a escribir otra historia sobre él. Pero sí había pensado que si él aparecía y quería contar su historia de su propia boca pues debía estar dispuesto a escucharlo porque si había errores o vacíos en ‘El Suplantador’ consideraba que era yo quien debía tener esa información y no otro.¿Por qué razón lo busca a usted?Yo le hice la misma pregunta pues había publicaciones como Rolling Stone y Semana, canales como Discovery Channel y programas como Séptimo Día que estaban detrás de él. Entonces me dijo que supo que yo había podido reunir fuentes que otros medios no tenían, pero que había vacíos que quería completar.¿Guzmán entonces leyó ‘El suplantador’?Él leyó el libro estando en prisión de un modo indirecto, pues no le permitieron acceder a él por razones de seguridad. Entonces otro preso lo leía y le iba contando qué decía cada capítulo noche tras noche. Luego de que estuvo en libertad, fue que decidió buscarme. Él acusa a la Policía internacional de haberle creado esa imagen de truhán. Yo no creo que sea así, incluso se lo dije. Pero él se aferra a esa idea. Me dijo que no buscaba limpiar su imagen sino contar su versión. Pero, ¿por qué un personaje de este tipo resulta tan interesante como para contar su vida?Es un personaje cuyos actos si bien no son lícitos, por su comportamiento, su actitud y sus finas maneras hay que admitirlo, cae bien. Ahora, el libro no es una apología. De hecho se narran las condenas que ha recibido. Pero su vida resulta atractiva porque lleva al lector a recorrer países y conocer sus culturas; siento que Guzmán es como un guía turístico que te lleva a lugares como prisiones o sitios insospechados. Y, sobre todo, en él encuentras a un personaje que no es violento, sino alguien con mucha cultura y que refleja su personalidad mitómana. ¿Cómo fue el proceso de hacer ‘Alias’?Después de la primera llamada hubo varios intentos de acercamiento hasta que en abril del 2012 programamos una serie de citas. Fueron cerca de 15 a 20 entrevistas que hicimos en días seguidos de 7:00 a.m. a 10:00 a.m. En total fueron unas 40 horas de grabación y unas 300 páginas transcritas. Luego escribí el libro entre julio del 2012 y julio del 2013. ¿Y cómo hizo para filtrar la información que él le suministraba?Entrevistarlo fue todo un reto porque uno sabe que muchas de sus versiones son falsas; hay otras que puedes comprobar con otros testimonios y los expedientes y otras no tienes cómo comprobar si son ciertas o no. Todo esto aparece reflejado en el libro. Sólo así uno se puede aproximar a su personalidad.¿Qué dicen las fuentes policiales sobre su personalidad delictiva?Kirk Sullivan un detective de crímenes hoteleros y turísticos de Las Vegas que ya está retirado, le chocaba que a Guzmán lo compararan con el célebre estafador Frank Abagnale Jr, el de la película ‘Atrápame si puedes’, pero reconoció que fue el ladrón más astuto con que le tocó lidiar. Otro me decía que Guzmán es un tipo encantador y que si no es por los videos y registros policiales nadie puede creer que él sea el autor de los delitos que cometió.¿Qué pudo impulsar a Guzmán a convertirse en un timador de alto vuelo?Los testigos que consulto no encuentran una explicación. Él culpa a la Policía que lo encerró muy joven dejándolo vetado para laborar, así que el único camino que le quedó fue el pillaje y el robo. Pero él denomina lo que hace como “trabajo” y a sus víctimas -gente adinerada- como “clientes”. Si comenzamos por ahí, vemos que tiene conceptos muy particulares de lo que está bien y está mal.¿Guzmán le impuso condiciones?Básicamente pidió que no se nombrara a su familia o que se cambiaran sus nombres. Era muy celoso en ese sentido. Se puede encontrar información del libro en www.pachonandres.com

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad