Alcaldía quiere que caleños le den ‘clave’ para apoyar la salsa

Alcaldía quiere que caleños le den ‘clave’ para apoyar la salsa

Abril 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Alcaldía quiere que caleños le den  ‘clave’ para apoyar la salsa

Cali cuenta con más de 150 escuelas de baile y casi un centenar de orquestas que producen Salsa. Una gran cantidad de empresas dependen de este producto cultural.

Se creará mesa de concertación para canalizar diálogo, definir el futuro de eventos y crear una política pública.

Los caleños amantes de la Salsa, así como todos los gremios y grupos ciudadanos que dependen económicamente de ella, podrán ayudarle al Gobierno Municipal a tomar decisiones para preservar y potenciar la cultura salsera de la ciudad.Investigadores, músicos, melómanos, bailarines, artesanos, entre otros, podrán opinar sobre el rumbo que se le debe dar a eventos emblemáticos como el Festival Mundial de la Salsa, el Salsódromo, el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas y las audiciones en plazas públicas, entre otros. Pero además, podrán aportar sus ideas para que la Salsa pueda tener una política pública que esté incluida en el Plan Decenal de Cultura de la Ciudad y el Plan de Desarrollo del Municipio, de tal manera que las expresiones culturales salseras tengan un rumbo asegurado en los próximos años.Ese fue el principal resultado del proceso de diálogo que se dio esta semana entre la Administración Municipal y el Colectivo de Defensores y Promotores de la Cultura Salsera, para poner fin a la polémica que surgió en torno a la pregunta de cuál será el apoyo que la Salsa recibirá durante el Gobierno del alcalde Rodrigo Guerrero.Según un comunicado entregado por la Secretaría de Cultura y Turismo, en las próximas dos semanas se creará la Mesa de Concertación sobre la Cultura Salsera de Cali, un espacio que encauzará todo el debate y la interlocución de los ciudadanos con la Administración para tomar decisiones sobre la Salsa.En dicha mesa tendrán asiento, además de la Secretaria de Cultura y Turismo, representantes de las orquestas, las escuelas de salsa, las salsotecas, los melómanos, los bailarines, los empresarios y demás sectores que participan de la actividad salsera de Cali en diferentes ámbitos sociales y económicos. También se buscará la participación de la Secretaría de Educación, Corfecali y la Unidad Asesora de Fomento Económico y Competitividad del Municipio.La secretaria de Cultura, Sandra de las Lajas Torres, señaló que “este proceso de diálogo ha servido para demostrar que la Administración Municipal no desconoce la importancia de la cultura salsera para la ciudad, y sí cuenta con propuestas y acciones concretas para trabajar por ella”.Por su parte, el escritor e investigador Alejandro Ulloa, vocero del Colectivo de Defensores y Promotores de la Cultura Salsera, resaltó la importancia de que el Gobierno Municipal “haya atendido las reflexiones y argumentos válidos de ciudadanos que durante varias décadas han aportado para que Cali sea reconocida como Capital Mundial de la Salsa”.El proceso de diálogo, sin embargo, enfrentará en las próximas semanas puntos críticos de la discusión sobre los que aún no hay respuestas concretas, entre ellos el relacionado con el presupuesto que se destinará este año a eventos como el Festival Mundial de Salsa, y el futuro de otros que han sido gestionados tradicionalmente por Corfecali, como el Salsódromo y el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas.Al respecto, el consenso de los asistentes al diálogo con la Secretaria de Cultura fue que existe una percepción errada sobre el real apoyo que se le ha dado a la cultura salsera en los últimos años en Cali, más allá de esos eventos.Luz Aydé Moncayo, directora de la Fundación y Academia de Baile Son de Luz, señaló que no es cierto que el segmento de los bailarines haya acaparado todos los recursos, como se cree. Ya esta posición había sido expuesta por la directora de la Fundación Delirio, Andrea Buenaventura, quien dijo que en los últimos años se creó la sensación mediática de que a las escuelas de baile se les entregaba mucha plata por participar en el Salsódromo.La realidad es que, sacadas las cuentas, un bailarín sólo recibía menos de $400.000 por un trabajo al que se dedicó todo el año, señaló.Sobre el tema de los recursos, el único anticipo que hizo la Secretaria de Cultura fue que ya se adelantaron gestiones para buscar recursos de cooperación internacional para financiar diversas manifestaciones culturales de Cali.De hecho, la funcionaria dijo que ya tiene una carta de intención de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid, en la que se manifiesta la intención de aportar recursos para manifestaciones culturales afro como los eventos de la cultura salsera y el folclor del Litoral Pacífico.Por ahora, la polémica dará paso a la concertación entre la Administración y los amantes de la salsa. Pero los interrogantes sobre el apoyo económico a la cultura salsera en Cali siguen vigentes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad