Agua'elulo, farrear y foforro: Así hablamos según el Diccionario de Colombianismos

Agua'elulo, farrear y foforro: Así hablamos según el Diccionario de Colombianismos

Abril 24, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Isabel Peláez R. / Reportera de El País
Conversación Lenguaje

El nuevo Diccionario de Colombianismos se lanzará en la Feria del Libro de Bogotá.

Pexels

Foforro, merequetengue, gozadera, fundingue, parranda, parrando, parrandón, corraleja, agua’elulo, rumba, pellejo... Hay tantas maneras de llamar al festejo en Colombia, como tipos de bailes en cada región y formas de decir rumbear: farrear, emparrandarse y guachapear.

En este país del Sagrado Corazón un pavo no es solamente un ave que se sirve como menú navideño, también se le llama así a la mujer que se queda sentada en una fiesta, ya sea por decisión propia o porque no la sacan a bailar. Y quienes hablamos somos colombianos de pura cepa, o mejor, de pura letra.

Así que si usted está de visita por Colombia y le hablan de ir a un pellejo, no se asuste, no se trata de una práctica caníbal, este término se usa en el Pacífico para referirse a una fiesta en la que se baila a ritmo de chirimía en vivo.

Y si llega a Cali y lo invitan a un agua'elulo no piense mal y diga “sí”, porque lo están invitando a una fiesta que se programa en horas de la tarde y donde no se ingiere licor. Hace algunos años los jóvenes aprovechaban sus tardes libres para disfrutar de las llamadas agua’elulo, espacios de esparcimiento en los que se bailaba salsa y se tomaba agua de lulo o la popular lulada —bebida típica del Valle del Cauca a base de lulo macerado, sin licuar ni colar—. También se le decía Coca Cola bailable.

Lea también: 'Íngrid Betancourt, su vida 10 años después de volver a ser libre'.

Estas y otras palabras como zumbambico (niño fastidioso), zaperoco (alboroto o riña), viche o biche (bebida del Pacífico o persona inmadura), tatequieto (poner en su sitio a alguien) y mamona (plato típico, ternera), hacen parte del nuevo Diccionario de Colombianismos, que se lanzará en la Feria del Libro de Bogotá, mañana, en la Sala C de Corferias, a las 5:00 p.m., y que es fruto de una investigación sobre el patrimonio léxico colombiano realizada del año 2015 al 2017 por el Instituto Caro y Cuervo.

Este proyecto fue liderado por las investigadoras en el campo de la lingüística Nancy Rozo y María Clara Henríquez y contó con la financiación del Ministerio de Cultura para realizar la investigación.

En este diccionario se reunen voces propias del español de todas las regiones de Colombia, se recogieron cerca de 8000 definiciones y 4500 ejemplos. Se tuvieron en cuenta registros orales y escritos, se escuchó hablar a la gente en la calle, los radionoticieros, se vieron telenovelas, medios audiovisuales, se leyeron periódicos regionales y literatura costumbrista. También fueron materiales de insumo los avisos de eventos como la Feria de Cali, e incluso, citas de autor de novelas nacionales.

Cazadores de colombianismos

Para cazar los colombianismos se contó con corresponsales en diez regiones colombianas. Entre las curiosidades de esta investigación cabe resaltar que “la región Caribe es la que más contribuye con términos en este diccionario, el segundo lugar lo ocupa Antioquia. El mayor número de palabras proviene del léxico gastronómico, en especial en el Valle del Cauca, lo cual nos está hablando de la variedad de comidas de este país y de dicha región, de la creatividad para generar recetas nuevas que requieren nombres muy nuestros”, asegura Carmen Millán, directora del Instituto Caro y Cuervo. “Los vallecaucanos tenemos un acento y una forma de referirnos a las relaciones de parentesco y a las fiestas particular”, anota.

Ella dice que ya estaban en mora de crear un nuevo diccionario de colombianismos, ya que el último que publicó el Instituto fue en 1993.
“Ya teníamos suficientes cambios de léxico para otro, se hacía indispensable hacer la traducción simultánea de las regiones de nuestro país, para que quienes nos leen y escuchen nuestra música sepan a qué nos estamos refiriendo y para comunicarnos de región a región, para conocernos mejor. Este es un ejercicio de colombianidad”, agrega Millán.

Y usted, sí, usted, que está de visita en Colombia, si quiere más de lo que está probando, no dude en pedir “la ñapa”.

¿Sabe qué significan?

Descrestar:
Impresionar a una persona, despertar admiración. “Pero no, yo quería era descrestar con un nombre exótico con el que toditas terminaran viendo un chispero (frustración por un resultado fallido) porque ninguna sabe ni siquiera dónde queda”.

Amigovio:
Persona con la que se tiene una relación afectiva menos formal que el noviazgo. Ej: “Para aquellas personas que tienen una relación sin compromisos, hemos recopilado algunas frases para que compartas con tu amigovio”.

Viringo:
Adjetivo. Término referido a una persona desnuda, sin ropa alguna. Ejemplo: “Indignación porque taxista salió viringo a manejar una moto por las calles de Neiva”. Sinónimos: en bola, empeloto, peluncho.

Desguarambilado, da:
Referido a una persona descuidada en su forma de vestir. Ese primer día se veía tan desguarambilado, tan sin malicia, que no me importó que apestara a sudor, ni que tuviera mal aliento. Descachalandrado, desgualetado.

¡Ututuy!:
Expresión usada como piropo para referirse a alguien o a algo atractivo.
Ejemplo: “¡Ututuy! La belleza de la actriz salta a la vista de todos. Durante el concurso en televisión, ella debe cambiar su look. Todos quedan impresionados con su belleza”.

Kilele:

Término del Pacífico. Danza colectiva de origen africano donde los bailarines corean versos y se ubican en círculos dando pasos cortos hacia adelante y hacia atrás. “Todo el mundo está bailando kilele. / Yo también lo sé bailar, kilele”.

Zumbambico:
Expresión del Valle del Cauca. Niño fastidioso o molesto. Palabra propia de las abuelas enojadas, usada hoy por los padres y las madres. El sinónimo es “chinche”.

Sirirí:
Ave insectívora que hace un gran escándalo cuando anida. El lenguaje popular ha acuñado la expresión sirirí o sirilí para referirse a una cantaleta o persona insoportable.

Engallar:
Adornar un automóvil con muchos accesorios. Tapetes de colores, extintores pequeños y coloridos, espejos con figuras, rines de todas las marcas y estilos, entre otros, son posibles de encontrar para engallar el carro. También es meter en problemas.

Bambazú:
Malestar general que produce decaimiento. Baile sin coreografía definida, en el que los participantes, con movimientos enérgicos del cuerpo, simulan la enfermedad y su contagio al ritmo de cantos y del tambor. El bambazú es un baile del Chocó clasificado dentro de la danza teatro.

Foforro:
Fiesta muy animada en la que se ingieren bebidas alcohólicas. “Para celebrarle los 50 años le organizaron un foforro al que asistió toda la familia”. Gozadera. Sinónimo: Merequetengue. “¡Hoy es viernes de merequetengue!".

Cipotudo, da:

Caribe. Referido a una persona o cosa, muy grande. ¡Te mando un abrazo cipotudo!.

Guarapo:
Bebida fermentada hecha con el jugo de la caña de azúcar o con panela. Comen tortas de yuca y un fuerte guarapo de caña que Medina les alcanza en una bota. Jugo y bebida refrescante sin fermentar hechos con la caña de azúcar. Ron o aguardiente de mala calidad.

Insulso:
Término tolimense. Especie de natilla elaborada con maíz, leche y panela que se envuelve en hojas de plátano, en pequeñas porciones, y puede acompañar diferentes platos. Visitante que llegue a territorio tolimense no puede dejar de probar la lechona, plato que se acompaña de arepa e insulso.

Jaibaná:
En el Pacífico le llaman así al líder espiritual y médico tradicional de las comunidades indígenas.

Al alcance de todos

Tendrá dos presentaciones, una en tapa blanda, para el uso de todo el mundo y otra en tapa dura para el uso de bibliotecas, precisamente todas las pertenecientes a la Red de Bibliotecas Públicas van a tener un ejemplar. Después de la Feria del Libro de Bogotá se pueden hacer las solicitudes al Siglo del Hombre para que hagan llegar los libros a la biblioteca que así lo precise. Estará disponible en librerías por $50.000 y $70.000, según la tapa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad